Advertisement

Our coronavirus coverage is free for the first 24 hours. Find the latest information at tampabay.com/coronavirus. Please consider subscribing or donating.

  1. CENTRO

John Jonchuck es culpable de asesinato por la muerte de su hija Phoebe

LARGO - John Jonchuck es culpable de asesinato en primer grado, fue juzgado por un jurado el martes, y debería pasar el resto de su vida en prisión por dejar a su hija, Phoebe, en un puente en las a

LARGO - John Jonchuck es culpable de asesinato en primer grado, fue juzgado por un jurado el martes, y debería pasar el resto de su vida en prisión por dejar a su hija, Phoebe, en un puente en las aguas frías y oscuras de la Bahía de Tampa.

No se enfrentaba a la pena de muerte.

Durante más de cuatro semanas, los jurados escucharon una narración enmarañada de la historia mental de Jonchuck. Sus defensores públicos argumentaron que estaba loco en el momento del asesinato, impulsado por voces y delirios imaginarios, sin saber que lo que estaba haciendo estaba mal. Su caso se basó en el recuerdo de Jonchuck de haber escuchado los golpes de una vieja Biblia sueca, de escuchar a Phoebe cantar cuando la tocaba, de pensar que estaba poseída y que él era el Papa o Dios.

Sus afirmaciones no afectaron al jurado, que finalmente decidió que Jonchuck, ahora de 29 años, sabía que matar a Phoebe, de 5 años, estaba mal. Los fiscales dijeron que estaba actuando por venganza, matando a Phoebe para que su madre nunca pudiera obtener la custodia de ella y porque estaba amargado de que su propia madre amara a la niña con afecto que ella nunca mostró por él.

La madre y el tío de Jonchuck dijeron que, si no estaba loco, debería "pudrirse en el infierno" por lo que le hizo a Phoebe.

"Quiero decirle que lo amo, porque es mi hijo", dijo Michele Jonchuck entre lágrimas en una entrevista telefónica después del veredicto del martes. "Pero cuando se trata de lo que ha hecho, lo odio. Me quitó el sol.

El veredicto se produce cuatro años después de la horrible mañana del 8 de enero de 2015, cuando la región despertó con la noticia inconcebible de que un padre había dejado a su hija en el puente Dick Misener, al acercarse al histórico Sunshine Skyway.

Phoebe amaba el color rosa, los ángeles y las mariposas. Su rostro sonriente fue quemado en la conciencia colectiva del área. Un memorial improvisado persiste en el borde del puente.

Desde su muerte, la pregunta prevaleciente ha quedado sin respuesta: ¿por qué?

Al emitir un veredicto, los jurados dieron su supuesta respuesta: el mal.

"Estoy satisfecho de que se hizo justicia", dijo Bernie McCabe, fiscal estatal de Pinellas-Pasco. "Mi reacción inmediata es que matar niños no hace que uno sea un personaje muy simpático".

El defensor público de Pinellas-Pasco, Bob Dillinger, no devolvió una llamada para hacer comentarios, aunque es probable que su oficina apele. Craig Whisenhunt, un ex defensor público convertido en abogado privado que consultó sobre el caso dijo que cuando se leyó el veredicto, Jonchuck estaba con dos de sus defensores públicos, Jessica Manuele y Jane McNeill.

Cuando se abrazaron en la sala del tribunal, "John le dijo a sus abogados que se cuidaran mutuamente".

Un joven con problemas.

Nadie sabe lo que pasaba por la mente de Jonchuck cuando corrió hacia la parte superior del puente, sacó a su hija del asiento trasero, le gritó a un oficial de policía y la dejó caer en la Bahía de Tampa.

Doce personas, siete hombres y cinco mujeres, tuvieron que decidir. Ellos deliberaron durante 6 horas y media.

Después de que se leyó el veredicto, los agentes llevaron a los miembros del jurado por una puerta lateral del juzgado. Minutos después, en el estacionamiento, cinco declinaron comentar sobre su decisión.

No culpables por causa de locura son muy raros. Los números del estado muestran que entre 2004 y 2018, hubo 5,998 juicios por asesinato que fueron a jurados en Florida. De ellos, 111 terminaron con una declaración de no culpabilidad por causa de la locura, menos del 2 por ciento.

Los jurados de Jonchuck escucharon a oficiales de la ley y expertos en salud mental, familiares y psiquiatras forenses. Miraron fotos de autopsias y vieron videos de interrogaciones. Se perdieron un mes de trabajo, de leer las noticias y estar en las redes sociales.

Aprendieron sobre toda una vida de lucha, intrigas y violencia. Y una niña de kinder que no sabía nadar. Quien le rogó que se quedara con su papá, la noche antes de que él la matara.

Jonchuck siempre había estado preocupado y era temperamental, desesperado por recibir atención y propenso a los arrebatos violentos, dijeron sus amigos y familiares. Sus padres se separaron cuando él era joven, y pasó su infancia saltando entre las casas de su padre y de sus tíos. Su madre, que consumía cocaína y pasaba un tiempo en la cárcel, estaba ausente.

Durante el juicio, los psicólogos dijeron que el abandono dejó a Jonchuck enojado y sufriendo problemas de apego.

Jonchuck nunca tomó el puesto. Los jurados nunca escucharon su voz. Excepto en los videos que vieron.

En uno, Lazarou le pregunta cómo se siente. "Estoy un poco triste", dice Jonchuck lentamente, su discurso ligeramente confuso. ¿Qué te hace sentir triste? pregunta el psiquiatra.

En el video, Jonchuck vacila. Él dice sollozando: "Porque yo era su padre y ella me quería mucho y siempre le dije que nunca dejaría que nada le pasara.

"Y lo hice."

***

MÁS NOTICIAS: https://www.centrotampa.com/

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement