Advertisement
  1. CENTRO

La vida y obra del artista Fernando Botero a través del lente familiar

ST PETERSBURG- Una hora y 22 minutos de duración tiene el documental que la familia del pintor y escultor colombiano Fernando Botero le quiere dar a conocer al mundo entero, donde su único objetivo

ST PETERSBURG- Una hora y 22 minutos de duración tiene el documental que la familia del pintor y escultor colombiano Fernando Botero le quiere dar a conocer al mundo entero, donde su único objetivo es mostrar la trayectoria y el trabajo de este artista reconocido a nivel mundial por sus obras con volumen.

El filme fue creado y producido por la hija del pintor, Lina Botero, y contó con la dirección del cineasta canadiense Don Millar. Fueron 19 meses de grabación en diez lugares del mundo entre los que se destacan Medellín, Bogotá, París, Pekín y Nueva York, entre otros.

El área de la Bahía de Tampa tuvo el honor de estrenarlo durante el Sunscreen Film Festival llevado a cabo en St. Petersburg, con la presencia de uno de los hijos del maestro colombiano, Juan Carlos Botero.

"Ese fue el objetivo, que la familia se involucrara, que contribuyera a contar la historia de Fernando Botero", explicó a CENTRO TAMPA el menor de los hijos.

"Como ves no hay un narrador, sino que las diferentes voces, los diferentes testigos lo hicieron, ellos van contando la historia y ese era un aspecto fundamental, que la familia lo contara", agregó Juan Carlos Botero.

El documental recoge la esencia del pintor y escultor nacido en Medellín, Colombia, y quien al inicio del proyecto decía no creer en la apuesta audiovisual, temiendo que no fuera un reflejo fidedigno de lo que ha sido su trayectoria.

"Son 87 años de vida y 70 de creación artística. Mi padre inició con todo esto a los 17 años de edad, pero al final estaba muy emocionado, incluso le escribió una carta al director de la cinta Don (Millar), pidiéndole disculpas por las dudas iniciales y sintió que estaba bien plasmada su obra y su vida", dijo en uno de los apartes del filme Lina Botero, la hija del pintor.

Para la familia Botero fue complejo condensar en casi una hora y media todas las experiencias del artista colombiano, a la vez que trataban que su padre se soltara frente a las cámaras.

"El arte de Botero goza de aceptación en todas partes del mundo, es un arte realmente universal, se demostró durante su exposición en la China, y el documental que va a girar por todo el mundo, de seguro engrandecerá aún más la obra de mi padre", resaltó Juan Carlos Botero.

Como anécdota curiosa, Fernando Botero inauguró su primera muestra individual en el Museo Nacional de China en 2015, nunca lo había hecho, y fue uno de los cuatro edificios de la Plaza Tiananmen en Pekín, con cinco veces más área de suelo que el National Gallery de Londres, el primero que lo recibió.

Se trataba de una retrospectiva de 96 pinturas y dibujos de su colección personal. La exposición estuvo allí 45 días y luego se trasladó al Museo de Arte de China, en Shanghái, donde se le sumaron 10 esculturas monumentales, 10 de mediano formato, y 40 pinturas y dibujos más. En total un 1'500,000 espectadores vieron su obra.

La muerte de su hijo Pedro

El documental narra hechos tan íntimos como la muerte de uno de los hijos del maestro, Pedro Botero. Corría el año de 1974 y la familia se dirigía a Sevilla en España después de unas vacaciones.

En el trayecto ocurre un fatal accidente de tránsito en el cual su hijo Pedro, que para entonces contaba con cuatro años, muere. En ese momento el artista en un intento por salvarlo pierde una de sus falanges. Este acontecimiento coincide con la edad que Fernando Botero tenía cuando fallece su padre David Botero.

Algo que pone en escena no solo por la pérdida de su hijo, sino también por los recuerdos, la actualización del duelo de la muerte de su padre. Un hecho que dejó plasmado con la obra 'Pedro', realizada el mismo año del fallecimiento de su primogénito, en una pintura al óleo sobre tela que se encuentra en la colección del Museo de Antioquia en Medellín.

Tantas y variadas anécdotas narra el documental, que la invitación es para que se deleiten con los recorridos por bodegas custodiadas donde reposan los bocetos y primeras pinturas del artista colombiano.

O la voz del mismo maestro Botero contando sus anécdotas, compartiendo historias con sus hijos mientras se toman un vino. Y si le interesa los inicios de su vida en México, Nueva York y luego su vida en Europa, este es el filme para conocerlo.

Además, usted puede ver de primera mano cómo el maestro comenzó en la escultura y por qué tomó esta decisión. También se enterará de sus extensas y dedicadas donaciones de arte no solo creadas por él, sino de sus colecciones privadas.

O cómo una de sus esculturas 'La Paloma de la Paz', donada a su ciudad natal, Medellín, fue objeto de un atentado con bomba y por qué decidió donar otra igual.

Muchas son las historias que este hombre de 87 años y una energía imparable muestra durante el documental, un Fernando Botero que jamás se ha alejado de su oficio, puede haber finalizado la más grande exposición, y al siguiente día ya está en su taller en la ciudad de Pietrasanta, Italia, trabajando.

Y desde luego la pujanza hispana no podía dejar de sobresalir, no solo a través de la vida y obra de Fernando Botero, sino también en un claro mensaje que su hijo Juan Carlos le dejó a la comunidad de la Bahía de Tampa.

"Y esto es para resaltar y que para mí es la parte más bonita no solo de los colombianos sino de todos los latinos, y es la parte de la pasión, del empeño, de la creatividad que tenemos nosotros como hispanos, y eso tan importante lo resalta mi padre a través de su obra", concluyó Juan Carlos Botero.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement