Advertisement
  1. CENTRO

Reciclando por la Educación

TAMPA- Tony Selvaggio ha aprovechado cada situación vivida para catapultarse a una mejor, siendo hoy un reciclador que persigue recursos que le permiten ser educador. Creció en una familia que manej

TAMPA- Tony Selvaggio ha aprovechado cada situación vivida para catapultarse a una mejor, siendo hoy un reciclador que persigue recursos que le permiten ser educador. Creció en una familia que manejaba una academia de idiomas como negocio familiar en Maracay, Venezuela, allí aprendió inglés y se formó sin quererlo como educador.

"En 2010 me estaba graduando de la escuela de negocios, mientras daba clases en la academia de mis padres. Un amigo cercano, quien era empresario del reciclaje en Venezuela y que debió cerrar su negocio porque (Hugo) Chávez lo prohibió, se había mudado a Sarasota en 2007 y quería regresar a su nicho el reciclaje, pero no hablaba nada de inglés", dijo Selvaggio. "Me preguntó si quería venir a trabajar con él y que la nueva empresa me haría el sponsor de la visa".

Esa sería una oportunidad para Selvaggio, de 32 años.

Sin perder tiempo, lo primero que hizo en Estados Unidos fue comprar chatarra.

"Comprábamos los carros, los desarmábamos y exportábamos algunas piezas a Latinoamérica, explicó Selvaggio. "Yo era el comprador, tenía que entenderme con todo el mundo a quien le queríamos comprar chatarra, fue un aprendizaje increíble especialmente porque en ese momento el precio del metal comenzó a caer estrepitosamente haciendo al negocio poco rentable, sobre todo si ibas comenzando".

El negocio no prosperó y en 2012 el empresario que le había propuesto al venezolano venir a Estados Unidos e invertir el costo del proceso migratorio de la visa ($7,000) le informó que cerraría el negocio porque había perdido "demasiado dinero en un negocio que se ha ido al piso mundialmente".

Por momentos Selvaggio se vio en limbo porque quien era su patrocinador de visa ya no lo sería y eso significaba pérdida de estatus migratorio en el país.

"Venezuela estaba ya en un momento muy crítico y regresar no era una opción", afirmó Selvaggio.

Sin embargo, el haber sido el comprador y tener que negociar continuamente con diferentes personas en su primera aventura en el país le abrió una gran oportunidad a Selvaggio.

"Comencé a llamar a quienes eran los clientes del Junker para informarles que había fecha de finalización de negocio y finiquitar todo lo que estaba pendiente", recordó. "Uno de estos clientes me preguntó para dónde me iba a mover que ellos estaban interesados en mis servicios…no hay problema, nosotros te hacemos el sponsorship".

El aprendizaje continuó en Estados Unidos y los planes y proyecciones de Selvaggio no se detuvieron. Comenzó a planear junto a su familia el negocio de la chatarra de manera propia.

En 2013 plantearon un proyecto de negocio a potenciales inversores en Venezuela logrando reunir virtualmente $150,000 para arrancar su propio espacio con equipo y personal. "Notifiqué en mi trabajo que estaba listo para arrancar con mi proyecto y que en un mes me retiraba de la empresa, en enero de 2014".

En febrero explotó una de las situaciones más terribles de Venezuela con protestas mortales por doquier y los montos de inversión que les habían prometido cayeron de $150 mil a solo $8 mil, dijo el emprendedor.

"Literalmente no sabía qué iba a hacer", afirmó Selvaggio.

Dicen que la necesidad es la cuna de la invención. Así fue que nació eSmart Recycling en 2014 contra todo pronóstico, con un mínimo capital y creyendo en el reciclaje de la chatarra electrónica.

"Empecé a recolectar la chatarra, me di cuenta de que las compañías estaban cargadas de tecnología que no les servía y no sabían cómo deshacerse de ella", aseguró el emprendedor, quien comenzó a recibir peticiones de trabajadores sociales, educadores y organizaciones educativas que le pedían una computadora porque no tenían nada.

"No podía creer que yo retirara computadores en excelente estado desechadas y a menos de una milla había centros de estudio en donde no contaban ni con un computador, esa brecha social me impactó de tal modo que el modelo de negocio cambió", afirmó Selvaggio, quien entiendió que su objetivo, más que hacerse de chatarra para venderla, era recuperar esa tecnología para brindar la oportunidad a quienes no tenían acceso a ella.

"Cerrar la brecha en el acceso a la tecnología se convirtió en nuestro objetivo", dijo Selvaggio. En 2015 el emprendedor venezolano obtuvo el primer lugar en un "Pitch Contest" el único concurso del Departamento de Desarrollo Económico del Condado de Hillsborough, además del premio Success Story de la organización HBAF hoy conocida como Prospera.

"Casa Chiapas fue el primer laboratorio de computación que donamos", dijo Selvaggio que esto ocurrió en 2016 y de ahí en adelante comenzó a tomar forma el concepto de recibir tecnología obsoleta para algunos, remanufacturarla y entregarla a quienes la necesitan.

El impacto comenzó a ser tan grande que la empresa Nielsen les donó 2,000 laptops ese año.

"Las empresas comenzaron a entender nuestra forma de negocio sustentable para todo el mundo", dijo Selvaggio.

Una especie de ecosistema tecnológico es lo que un pequeño grupo de hispanos en eSmart Recycling de la mano de Selvaggio está consiguiendo cada día en el área.

"Hemos creado también laboratorios en Venezuela y Perú. Aquí principalmente en Tampa, Orlando, St Petersburg y seguimos ampliando", acotó Selvaggio teniendo presente que para hacer funcionar este ecosistema necesita comenzar por lo primero.

"Mientras más donaciones de equipos recibimos más son las comunidades a las que podemos beneficiar", agregó.

La Educación, nueva etapa.

Existe una brecha entre quienes tienen mucha tecnología y quienes no.

"Estamos desarrollando y aplicando Ed TEch" lo que se define como educación tecnológica, es el nuevo paso que está llevando a cabo Selvaggio junto a un grupo de emprendedores y la escuela Dowdell Middle School con el programa "Greennovation". Los campeones del futuro reciben una vez a la semana clases con enfoque en el amor a la lectura, emprendimiento, salud y bienestar, educación financiera, preparación para una vida laboral el cual pueden desarrollar a través de los equipos electrónicos que pueden entregarles.

"Esta es nuestra escuela piloto porque el objetivo es digitalizar este programa a medida que mejora para que sea accesible a cualquier departamento escolar que desee utilizarlo, estamos buscando que los adultos del mañana entiendan que se debe aprender más que solo leer, más que sumar 2+2, los niños deben aprender a emprender a entender el dinero, a entender los ámbitos de la vida diaria", acotó Selvaggio reconociendo además que el departamento escolar de Hillsborough ha estado dispuesto 100% con la aplicación del programa piloto.

James E, Boyd director de la escuela Dowdell Middle Magnet School, señaló que el ingreso del programa Greennovation es una actividad que está elevando el nivel de los estudiantes especialmente en el ámbito emocional.

"Nuestra escuela está en un área compleja, muchos de nuestros estudiantes están viendo que es posible emprender sin tener recursos a la mano, que hay un futuro diferente al que muchos han visto en sus vecindarios", dijo Boyd.

Un valor agregado a este programa es que Selvaggio como inmigrante está brindándole otra posibilidad con sus palabras a quienes nacieron en este país.

"Eso es valiosísimo porque la población hispana en nuestra escuela es inmensa y los estudiantes se reflejan en Tony como alguien que vino de otro país, así como sus padres y está logrando grandes cosas y que si es posible" señaló Boyd.

Recientemente el consulado mexicano con base en Orlando estableció un acuerdo con eSmart Recycling para poner al alcance de unos 500,000 mexicanos la educación y tecnología necesaria para desarrollarse en esta sociedad, pensando en un mundo más sustentable.

Estos programas educativos no están limitados a los mas pequeños, los más grandes también entran en los planes de desarrollo. Casa Venezuela Tampa Bay a través de las clases de inglés y ciudadanía que brinda su presidenta Norma Camero-Reno ya se encuentran en conversaciones con eSmart Recycling para fundar un laboratorio de computación que abra las posibilidades a los inmigrantes que buscan desarrollarse en los valores sociales del país.

"Estamos encaminados para lograr este sueño, las ideas necesitan un poco de tiempo para darles forma, pero tenemos ese compromiso con Tony y con nuestra gente, y estamos seguros que dentro de muy poco será una realidad", señaló Camero-Reno.

***

MÁS NOTICIAS: https://www.centrotampa.com/

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement