Advertisement

Servicio de búsqueda de pareja It’s Just Lunch demandado por una mujer de St. Pete por malas citas

Just Lunch le cobró $ 2,800 por elegir acompañantes que cumplieran con sus preferencias. Las parejas no tenían nada en común, dice la demandante.
La página web de 'It's Just Lunch' se ve en un teléfono celular el miércoles 15 de enero de 2019 en St Petersburg.  Foto: CHRIS URSO | TAMPA BAY TIMES
La página web de 'It's Just Lunch' se ve en un teléfono celular el miércoles 15 de enero de 2019 en St Petersburg. Foto: CHRIS URSO | TAMPA BAY TIMES
Publicado Ene. 15, 2020

ST PETERSBURG - Por más de $ 450 por cita, Sherri Ferrara esperaba un caballero. Alguien alto y sofisticado.

Como mínimo, esperaba a alguien que no desatara una tormenta y viniera a cenar en chanclas.

Pero ese fue uno de varios problemas que Ferrara, de 57 años, tuvo al usar el servicio internacional de búsqueda de pareja It’s Just Lunch. Otro hombre no se presentó a su cita programada. Un tercero parecía ser un fraude, que Ferrara descubrió haciendo su propia investigación. Ahora está demandando a la compañía e intenta recuperar los $ 2,800 que gastó en membresía, diciendo que el portal que no cumplió con los servicios prometidos.

"No puedo creer que este sea el tipo de servicio que brindarían, y mucho menos que cobren", escribió en un correo electrónico a un casamentero o ‘celestino’ de la compañía. "¿Dijiste que investigaste posibles coincidencias y este es el tipo de caballero con el que me emparejaste?"

Ferrara, quien presentó la demanda sin un abogado y declinó hacer comentarios al Tampa Bay Times mientras el caso está activo, no es la única que ha quedado insatisfecha con el servicio de citas, que tiene diez oficinas en Florida. Una oficina de Tampa tiene una calificación 'C' en Better Business Bureau, que cerró el año con ocho quejas contra la compañía.

Just Lunch se llama a sí mismo un "conserje de citas", busca y configura citas para minimizar el tiempo que necesita el cliente.

La oficina de Miramar, al sur de Florida, de It’s Just Lunch International tiene una calificación de "F" con el Better Business Bureau. El año pasado, cerró con 41 quejas contra la compañía, y cuenta con 106 quejas en tres años. La mayoría hace eco al mismo argumento: que la persona ofrecida como cita no cumplía con sus criterios, que era difícil ponerse en contacto con los ‘casamenteros’ de la compañía, que se pasaban de persona a persona dentro de la compañía y que no obtenían la cantidad total de citas prometidas en su contrato.

Una de las quejas decía que su pareja no tenía nada en común con ella y a pesar de eso la compañía afirmaba lo contrario.

"Carecía de etiqueta, etiqueta en la cena, y se quitó la camisa mientras me llevaba al auto", escribieron.

Y al final de varias quejas, donde los clientes exigen un reembolso, It’s Just Lunch lo niega. El Tampa Bay Times intentó varias veces comunicarse con la compañía por teléfono, pero no pudo obtener un comentario.

La compañía ha sido demandada antes y perdió una demanda colectiva que argumentó que It’s Just Lunch no tuvo en cuenta las preferencias de citas y cobró de más por el servicio. Cualquier persona que haya sido miembro después de octubre de 2001 y que no haya recibido un reembolso puede cobrar parte de la demanda.

Aunque la posibilidad de reclamar terminó el 10 de diciembre. La demanda de Ferrara se presentó en el condado de Pinellas el 19 de diciembre.

Las revisiones en línea para la compañía varían. Muchos se hacen eco de lo que se quejaron los clientes de Florida y de lo que estaba en la demanda colectiva, diciendo que las citas en realidad no fueron elegidas según sus preferencias, como promete el sitio web. Otras críticas son brillantes, diciendo que sus casamenteros les ayudaron a encontrar personas interesantes que de otro modo no hubieran conocido.

El contrato de Ferrara decía que podría obtener seis citas o seis meses de uso, lo que ocurriera primero.

"Todas las citas estarán dentro de los criterios proporcionados por el Cliente al momento de conocerse con respecto a la edad, religión y estado civil", dice el contrato.

Todavía la demandada no ha recuperado sus $ 2,800. Pero su casamentera, después de la segunda cita fallida, le envió a Ferrara una tarjeta de regalo de Amazon de $ 25.

MORE FOR YOU

  • Advertisement
Advertisement
Advertisement