Advertisement

Our coronavirus coverage is free for the first 24 hours. Find the latest information at tampabay.com/coronavirus. Please consider subscribing or donating.

  1. CENTRO

“No quería morir”. La víctima era inmigrante mexicano y querido patriarca en Plant City.

Agustín Pardo trajo a su familia a Estados Unidos para tener una vida mejor. Su sueño terminó a la edad de 70 años después de que un hombre le disparó en una carretera de Plant City.

CENTRO TAMPA

PLANT CITY - Cuando Mariana Pardo contestó el teléfono esa mañana, su padre habló en un tono que no había escuchado antes.

“Llama al 911”, le dijo Agustín Pardo, de 70 años. “Un hombre me acaba de disparar”.

Ella quería creer que su padre estaba bromeando, pero él no bromeaba así y sonaba angustiado.

"Creo que él sabía que era grave porque dijo que se estaba muriendo y que no quería morir", recordó Mariana.

Pardo había estado conduciendo su viejo Ford SUV en una carretera de Plant City cuando un hombre armado detuvo al trabajador agrícola, quien estaba a solo unas pocas millas de su casa y le disparó por la ventana del lado del conductor, según la policía.

Los registros ofrecen más detalles sobre lo que sucedió ese día, 14 de enero, pero la familia todavía no tiene una respuesta a una pregunta clave: ¿por qué Jeffery Darnell Thomas, de 27 años, le dispararía a un anciano amable?

Mariana llegó rápidamente a la escena del suceso ese día. Justo antes de que los paramédicos subieran a su padre a un helicóptero médico, ella dijo lo que serían sus últimas palabras para él.

"Le prometí que iba a estar bien, que iba a lograrlo", dijo en una entrevista reciente, con lágrimas cayendo por sus mejillas, "pero no fue así".

Agustín Pardo trabajaba en los campos de su México natal cuando decidió venir a Florida por mejorar el bienestar de su familia, dijeron su esposa y sus hijos.

Era a fines de la década de 1990, y Pardo y su esposa Cirila Díaz estaban luchando para alimentar a sus seis hijos con los salarios que ganaba recogiendo tomates en México. Entonces Agustín y dos de sus seis hijos, Juan y María Rutilia, se mudaron a Wauchula y recogieron pepinos. Poco después, llegaron a Plant City para trabajar en los campos de fresas.

Agustín Pardo y cuatro de sus hijos aparecen en esta foto familiar tomada en México antes de que la familia se mudara a Florida. Los niños, de izquierda a derecha, son María Rutilia; María Martina; José y Rosa [Cortesía de Mariana Pardo] [ Familia Pardo ]

Agustín Pardo planeaba ahorrar algo de dinero y regresar a México. En cambio, aproximadamente un año después, su esposa y los otros cuatro hijos, José, Mariana, María Martina y Rosa, se mudaron de México a Plant City para unirse a ellos. Una séptima hija, Jazmin, nació aquí.

"Pensamos que sería una vida mejor aquí, y es una vida mejor aquí", dijo Cirila Díaz, de 60 años, llorando mientras hablaba.

A principios de la década de 2000, Agustín Pardo trabajaba en Mathis Farms, en Plant City, donde permanecería hasta retirarse hace unos años. Sus compañeros de trabajo le llamaban "abuelo", Pardo recogió fruta al principio, luego realizó otro trabajo, manteniendo los campos ordenados durante la temporada de recolección y cortando el césped, dijo el gerente de la granja Chris Falter.

Con apenas cinco pies de altura, Pardo era un hombre tranquilo al que le gustaba trabajar solo, pero "si no le gustaba algo, se lo haría saber", dijo Falter.

"Si tuviera 10 abuelos, podría deshacerme de la mitad de mis empleados", agregó. "Fue el trabajador más duro que he tenido".

Mientras tanto, la familia Pardo estableció raíces en Plant City. Sus hijos crecieron y tuvieron hijos propios. Ahora hay 23 nietos y dos más en camino.

"Siempre se emocionaba cuando una de nosotras quedaba embarazada", dijo Maria Rutilia, de 40 años. "Siempre decía que no podía esperar a que naciera el bebé".

Agustín Pardo y Cirila vivían en la granja de su hijo Juan en Trapnell Road, al sur de Plant City. Allí, después de retirarse, Pardo sembró sus propios cultivos: caña de azúcar, plátanos, cilantro y una hierba mexicana llamada pápalo, entre otros. Vendía algunos, guardaba algunas para la familia y también regalaba parte del fruto de su siembra.

"Siempre dijo que seguiría creciendo porque eso era lo que le encantaba hacer", dijo Mariana Pardo, de 27 años.

También plantó los cultivos con sus nietos en mente.

"Él decía: 'Cada vez que coman caña de azúcar, se acordarán de mí. Cada vez que coman plátanos, se acordarán de mí’", dijo Mariana.

Nadie pensó que se convertiría en un recuerdo tan pronto.

***

Jeffery Thomas tiene raíces en Plant City y un historial de perder los estribos, pero nada en su breve historial de arrestos se compara con la violencia que la policía dice que infligió el mes pasado.

Nacido en Florida, Thomas asistió a Durant High School, según muestran los registros judiciales. Su padre, Osbourne Thomas, posee propiedades en Sam Hicks Road desde 1989. Su madre, Doretha Curry, vive cerca de State Road 60.

Jeffery Darnell Thomas aparece en una foto de reseña tomada en el hospital después de su arresto el 14 de enero. Thomas, de 27 años, está acusado de asesinato en primer grado en la muerte a tiros de Agustín Pardo. [Oficina del Alguacil del Condado de Hillsborough] [ Jeffery Thomas /Oficina del Alguacil de Hillsborough ]

Thomas dio otra dirección, diferente a la de Plant City, en 2015 cuando fue arrestado en Tampa y acusado de posesión de cocaína y Xanax y conducir bajo la influencia.

En 2018, Thomas fue arrestado por un cargo de violencia doméstica después de golpear a su novia durante una discusión en el apartamento que compartían en Plant City, según un informe de arresto. La novia perdió el conocimiento y cuando volvió en si, la discusión se reanudó y Thomas la golpeó nuevamente, según el informe. Thomas fue colocado en un

programa de Intervención Previa al Juicio (PTI).

A principios de 2019, Thomas nuevamente fue acusado de agresión después de golpear a su padre en la cara durante una discusión en la casa del padre, según un informe del arresto.

Osbourne Thomas buscó una orden de restricción después del incidente. En la petición, el padre escribió que su hijo le había dado $ 500 para quedarse en la casa, luego pidió la mitad del dinero y se enojó cuando el padre le dio $ 220.

"Jeffery quería que firmara un documento dándole la mitad de mi propiedad y mi casa que estoy construyendo", escribió Osbourne Thomas.

Thomas no respondió que sí a las preguntas en el formulario sobre si su hijo tenía un problema de drogas o alcohol o antecedentes de problemas de salud mental.

Osbourne Thomas y Doretha Curry no respondieron a los mensajes que se dejaron en sus hogares y en los números de teléfono que figuran en ellos. Los mensajes que se dejaron en los números listados para otros miembros de la familia no fueron devueltos.

Los registros de la cárcel muestran que Jeffery Thomas ha trabajado en un equipo de mantenimiento de carreteras. En el momento de su arresto por agreción el año pasado, dijo que trabajaba como técnico dental.

Ese caso aún estaba pendiente cuando los disparos sonaron en Colson Road el 14 de enero.

Poco antes de las 10 de la mañana, Falter, el gerente de Mathis Farms, vio a un hombre del que luego se daría cuenta que era Thomas caminando por Colson Road. El hombre estaba mirando los árboles, "como si estuviera observando pájaros", recordó Falter.

Los informes de arresto y otros documentos judiciales narran lo que sucedió más tarde.

Alrededor de las 12:30 p.m., los automovilistas comenzaron a llamar al 911 para informar que un hombre apuntaba con un arma a los automóviles en el área cerca de James Redman Parkway y Colson Road.

Agustín Pardo recibió un disparo en este tramo de Colson Road en Plant City mientras estaba sentado al volante de su Ford SUV el 14 de enero. Pardo, de 70 años, murió en el Hospital General de Tampa ese mismo día. Foto: TONY MARRERO | CENTRO Tampa [ Colson Road, Plant City Foto: TONY MARRERO ]

Una de las personas que llamaron fue Robert Moore, quien le dijo al operador que un hombre que llevaba una camiseta y jeans disparó a su automóvil. Más tarde, Moore les diría a los investigadores que conducía hacia el este por Colson en su Chevy Malibu cuando un hombre entró en la carretera en un aparente esfuerzo por detenerlo. Moore condujo a su alrededor.

Cuando Moore miró por el espejo retrovisor, vio al hombre levantar el brazo y apuntar una pistola hacia la parte trasera de su automóvil. Moore escuchó entonces lo que parecían dos disparos. Se detuvo y llamó al 911.

Mientras hablaba por teléfono, Moore observó en su espejo retrovisor cómo Thomas detenía un SUV, la Ford Expedición de Pardo, y caminaba hacia el lado del conductor. Moore escuchó un disparo. Más tarde, los investigadores encontraron vidrios rotos en la ventana del lado del conductor de Pardo ensuciando el pavimento.

Después del tiroteo, Pardo condujo alrededor de un cuarto de milla y se detuvo. Thomas huyó hacia el norte.

Oficiales de Hillsborough y la policía de Plant City confluyeron en el área. El piloto de un helicóptero del Alguacil vio a un hombre corriendo a través de varias propiedades al norte de Colson. El hombre intentó esconderse mientras agitaba un arma y apuntaba al helicóptero.

Los oficiales de policía de Plant City, Joshua Snyder y Jeffrey Hilsman, alcanzaron a Thomas en Kilgore Road mientras intentaba esconderse detrás de una casa. Mientras estaban junto a sus patrullas, Thomas apuntó con un arma a los oficiales y apretó el gatillo varias veces, según un informe de arresto. La pistola solo hizo un sonido de ‘clic’.

El oficial Gaylyn Russell y el diputado Travis Wright llegaron y persiguieron a Thomas mientras corría hacia el sur. Thomas se sentó en un campo y continuó apuntando con el arma a los oficiales. Cuando Russell y Wright se acercaron, Thomas apretó el gatillo varias veces, según el informe. El arma no se descargó. Russell le disparó a Thomas con un rifle y los oficiales lo detuvieron.

Mientras tanto, los oficiales que respondieron a la llamada encontraron a Pardo en su camioneta. Todavía estaba en el asiento del conductor cuando llegó su hija Mariana. Se veía tranquilo.

"Incluso si tenía dolor, no lo iba a demostrar", dijo.

Los oficiales le dijeron que la bala le atravesó el brazo y se metió en el torso, pero pensaron que estaría bien.

Cuando su familia llegó al Hospital General de Tampa, ya se había ido.

Thomas fue llevado primero al Hospital Regional de Lakeland para recibir tratamiento por una herida de bala. El 28 de enero, fue trasladado al Hospital General de Tampa para rehabilitación. Permanecia allí la semana pasada.

Una portavoz de la Oficina del Alguacil dijo que el caso seguía abierto y que los investigadores no podían proporcionar información sobre el motivo o el estado de ánimo de Thomas ese día.

Thomas ha sido acusado de asesinato en primer grado, robo de autos y múltiples cargos de asalto agravado y asalto agravado a un agente de la ley. Un juez aceptó la solicitud de los fiscales de retenerlo sin derecho a fianza. Los registros muestran que está siendo representado por la Oficina del Defensor Público de Hillsborough.

Un día reciente, un fuerte viento del sur sopló en los campos de Agustín Pardo, sacudiendo las hojas de banano y la caña de azúcar. Una cosecha fresca de cilantro que Pardo plantó unos días antes de morir germinó de la tierra. Sus hijos dijeron que van a contribuir para cuidar los cultivos.

La familia de Pardo dijo que su padre estaría enojado con Thomas, pero que lo perdonaría. Ellos quieren que se quede tras las rejas por el resto de su vida.

"Esta vez es mi papá", dijo José Pardo. "La próxima vez, podría ser otra persona de otra familia".

La investigadora de noticias, Caryn Baird, contribuyó a este informe.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement