Advertisement
  1. CENTRO

La fe mueve botánicas

El coronavirus aceleró el crecimiento de estos negocios basados en ‘remedios naturales’ donde el ‘espíritu de curación’ no reemplaza a la medicina.

CENTRO Tampa

TAMPA - Los propietarios de las tiendas espirituales y de remedios latinas conocidas como botánicas tienen cuidado de subrayar que nada de lo que venden puede interpretarse como una cura para el coronavirus.

En un aviso de salud, una agencia federal está de acuerdo con esa afirmación.

"Algunos de estos supuestos remedios incluyen terapias herbales, té, aceites esenciales, tinturas y productos como la plata coloidal", según el Centro Nacional de Salud Complementaria. “No hay evidencia científica de que ninguno de estos remedios alternativos pueda prevenir o curar el COVID-19. De hecho, algunos de ellos pueden no ser seguros de consumir".

Al principio, las botánicas vendían artículos religiosos y espirituales vinculadas a la religión afrocubana, como la santería. Ahora, la mercancía se ha expandido para incluir velas, colonias y sales de baño para una variedad de rituales, creencias y otros propósitos. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

Aún así, el negocio está en auge en las botánicas en el área de la Bahía de Tampa, dicen los propietarios, y el coronavirus es la razón.

Yadira Ortiz es una creyente. Cada vez que se siente mal o siente que algo se avecina, la cubanoamericana de 46 años se dirige a una botánica de Tampa para obtener un remedio casero o un alivio espiritual.

Ortiz espera evitar contraer el COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus que ha infectado a unas 59,000 personas en Florida y ha cobrado la vida de 2,700.

Ella sabe que no hay cura, pero confía en que las hierbas naturales fortalecerán su sistema inmunológico. Ella usa, muy a menudo, un gel de baño hecho de ruda para darle buena suerte, salud y prosperidad.

"Sigo la medicina tradicional", dijo Ortiz, "pero también creo que la fe y la protección espiritual ayudan mucho".

Maura E. Hernández, dueña de una botánica local, dijo que aunque reconoce que muchos de sus clientes han visitado su tienda para buscar protección contra el virus e incluso ‘alejar’ la devastación económica en sus familias provocada por la pandemia, las botánicas no tienen ninguna cura milagrosa.

“Nosotros no vendemos ninguna cura o medicina mágica para una enfermedad como el coronavirus ", dijo Hernández, de 27 años, propietaria de Babbalu Aye en West Columbus Drive en Tampa.

“Lo que ofrecemos son productos espirituales y naturales que no pueden describirse como un tratamiento contra una pandemia. Es así de simple."

Entonces, ¿cómo se previene el coronavirus?

Hernández repite las conocidas pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: distanciamiento social, usar una máscara, lavarse las manos frecuentemente.

Pero algo es cierto: en América Latina y el Caribe el uso de hierbas data de la era del colonialismo europeo y mucho antes cuando los indígenas recurrieron a las plantas para tratar dolencias.

Las botánicas surgieron por primera vez en el Caribe, vendiendo estos remedios tradicionales, así como los artículos utilizados en la práctica de la santería, una religión que combina elementos del catolicismo y las religiones yoruba africanas.

Las botánicas se han extendido por el área de Tampa Bay con el crecimiento de inmigrantes que trajeron sus creencias religiosas y culturales, dijo Yosmani Montano, presidente de la Asociación Cultural Yoruba de Tampa Bay.

La entidad es una asociación sin fines de lucro con sede en West Sligh Avenue. Representa a unas 100 personas que trabajan para aumentar el número de seguidores yoruba. Los miembros incluyen sacerdotes cubanos y autoridades botánicas.

Montano estimó que el número de botánicas ha aumentado a 40 en los condados de Hillsborough, Pinellas y Pasco.

"No tenemos un registro exacto, pero esta ha sido la tendencia", dijo Montano, de 47 años.

Una razón para el crecimiento es el estrecho vínculo histórico y cultural de Tampa con Cuba. La región tiene la tercera población más grande de cubanoamericanos en los Estados Unidos. Otra razón es el crecimiento entre otras comunidades de inmigrantes: según las estimaciones del Censo, casi el 30 por ciento de los residentes del condado de Hillsborough, más de 400,000 personas, son hispanos.

Como resultado, las botánicas que una vez atendieron solo a practicantes de religiones afrocubanas se han expandido para incorporar mercancías para compradores cubanos, dominicanos, mexicanos y otros latinos.

Visitar una botánica es entrar en un mundo colorido.

Entre las velas más populares vendidas en la Botánica Babbaly Aye se encuentran la ‘Tapa Boca’, requerida como protección para el cuerpo. [ Courtesy of Botanica Babbalu Aye. ]

Los estantes están llenos de estatuas como Babbalu Aye, conocido como San Lázaro para los católicos, con su manto púrpura y muletas; Ekeko, un dios de las tierras altas del Perú; y José Gregorio, el médico de los pobres, venerado por los venezolanos y colombianos.

Hay aceites y velas que, cuando están encendidos, invocan deidades asociadas con una necesidad particular. Los compradores toman tratamientos populares en forma de polvos y hierbas, con la esperanza de alejar a los espíritus malignos.

Lázaro Enciso, de 57 años, propietario de la Botánica Cuatro Caminos en West Waters Avenue en Tampa, ve el coronavirus como una afección tanto física como mental. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

Independientemente de los puntos de vista entre los profesionales de la medicina convencional, Lázaro Enciso dijo que las botánicas pueden ayudar en un momento de crisis, sobre todo cuando la desesperación y el miedo están en su peor momento.

Enciso, de 57 años, propietario de la Botánica Cuatro Caminos en la avenida West Waters, dijo que está convencido de que COVID-19 ataca el bienestar mental y físico.

"Así que la protección espiritual es importante para nosotros", dijo.

Dos autoridades de cultura latina coinciden en que las botánicas juegan un papel vital en la vida de los latinos y cuestionan la dura advertencia COVID-19 del Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integrativa, adscrita a los Institutos Nacionales del cuidado de la Salud.

"Muchas personas de religiones y culturas muy diversas están visitando botánicas y esto ha contribuido a su crecimiento", dijo Michelle Maldonado, decana de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Scranton en Pensilvania.

“No tienes que ser un practicante religioso para visitar una botánica. Y nada te hará daño. Pero es importante darse cuenta de que el 'espíritu de curación' no reemplaza a la medicina (tradicional)".

Para muchas personas que no tienen seguro o acceso a medicamentos, las botánicas se convierten en un centro de curación, dijo Maldonado.

Lianet Hernández, de 27 años, busca hierbas naturales, velas e inciensos en la Botánica Babbalu Aye en West Columbus Drive. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

Madeline Cámara, profesora de idiomas en la Universidad del Sur de Florida, desafió al gobierno federal a probar qué productos pueden resultar peligrosos para la salud en lugar de emitir una advertencia general sobre las botánicas.

"Incluso si no desea adoptar este enfoque más místico de la naturaleza", dijo Cámara, "debe aceptar que, incluso, la ciencia reconoce el uso de hierbas como vemos en las prácticas homeopáticas, algunas de ellas aprobadas por las compañías de seguros de salud”.

Raquel Aché, de 77 años, una activista venezolana de Tampa y creyente en el poder de la espiritualidad, dijo que confía en el tipo de conocimiento comunitario que alimenta la popularidad de las botánicas, especialmente cuando se trata de hierbas y sus propiedades medicinales.

La valeriana para dormir, el eucalipto para obtener energía, el limón o el aloe para fortalecer el sistema inmunológico y la flor jamaicana para la diabetes, son algunos ejemplos.

“Soy una mujer de gran fe”, dijo Aché, “porque creo en nuestra fuerza interna. Debemos encontrar un orden en nuestros cuerpos con alimentos y productos saludables”.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement