Advertisement

Our coronavirus coverage is free for the first 24 hours. Find the latest information at tampabay.com/coronavirus. Please consider subscribing or donating.

  1. CENTRO

Decisión judicial da a los soñadores una razón más para continuar abogando por su causa

Las reacciones a escala local no se hicieron esperar. La motivación y un nuevo aliento marcan el común denominador.

TAMPA - Cirenio Cervantes puede tomar ahora un respiro con alivio, sabiendo que podrá seguir trabajando hacia su sueño: postularse a una escuela de medicina, convertirse en médico y trabajar en comunidades de bajos ingresos.

Cervantes y otros inmigrantes que comparten su estatus bajo el marco de los llamados "soñadores" habían sido objeto de deportación por parte del presidente Donald Trump. Pero el jueves, la Corte Suprema rechazó los esfuerzos de la administración Trump para poner fin a las protecciones legales que reciben en virtud del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia o DACA.

Cervantes, de 26 años, de Mulberry, vino con sus padres desde el estado mexicano de Guerrero cuando tenía 7 años. Fue aceptado en el programa de acción diferida en 2013, usando su estatus legal para estudiar durante dos años en Hillsborough Community College y durante dos años consecutivos en la Universidad del sur de Florida.

Cirenio Cervantes planea estudiar Medicina y trabajar con familias de escasos recursos. [Courtesy of Cirenio Cervantes]

“Es un placer y un alivio para nosotros que hemos estado esperando este momento, y para nuestras familias y amigos que nos han apoyado cada minuto”, dijo Cervantes. “Podemos respirar. Podemos levantarnos. Podemos hablar sin miedo. Tenemos una nueva oportunidad para continuar cumpliendo los objetivos que nos hemos fijado “.

Puesto en ejercicio durante la administración Obama, el programa de acción diferida permite que ciertos inmigrantes indocumentados que llegaron a los Estados Unidos como niños antes de 2007 soliciten permisos de trabajo (renovables de dos años) que los protegen de la deportación y les permiten trabajar legalmente. Los permisos, sin embargo, no proporcionan un camino a la ciudadanía para las 660,000 personas estimadas bajo su protección.

Otro participante del DACA es Nanci Palacios, de 31 años, residente de Dover y subdirectora de Faith en Florida. La organización sin fines de lucro trabaja con inmigrantes y otras personas que viven en la pobreza.

"Es una gran alegría para mí que la Corte Suprema haya decidido a favor de la comunidad", dijo Palacios, quien llegó a Estados Unidos con sus padres de México a los 6 años. "Todos hemos esperado con gran ansiedad esta decisión".

Palacios dijo que rezaba todos los días para que el programa se mantuviera en su lugar. Sus oraciones no fueron en vano.

"Nos estábamos preparando para lo peor y estaba orando para que la corte nos favoreciese", dijo Palacios. "Esto nos muestra que cuando la comunidad lucha y cuando no permanece en silencio, pueden pasar cosas buenas para todos".

Palacios dijo que el fallo de la Corte Suprema la alienta a continuar abogando por los inmigrantes. En 2011, cofundó United We Dream: Tampa Bay, un grupo que ayuda a estudiantes inmigrantes indocumentados a encontrar oportunidades educativas.

"Sabemos que debe haber una solución permanente con un camino hacia la ciudadanía, pero mientras tanto debemos mantener DACA porque tenemos la opción de poder trabajar y vivir sin ningún temor", sostuvo Palacios.

Joshua Contreras, de 23 años, de Clearwater, quien ingresó al programa en 2012, ve una buena luz de esperanza en el fallo de la Corte Suprema.

"Hoy celebramos con orgullo y lágrimas de felicidad", dijo Contreras, quien llegó a los Estados Unidos con su familia a los 8 años. "Pero mañana, tenemos que seguir luchando no solo por aquellos protegidos por el programa DACA sino por todos los 11 millones de inmigrantes indocumentados que esperan la oportunidad de resolver su situación ".

Contreras dijo también que se siente alentado por la decisión de reforzar su defensa y activismo por los inmigrantes.

“Me inspira todo el activismo que estamos viendo como comunidad”, dijo Contreras. “Ha funcionado porque la Corte Suprema finalmente nos escuchó “.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement