Advertisement
  1. CENTRO

¿Una muerte prevenible?

Las personas con enfermedades mentales a menudo tienen encuentros mortales con las fuerzas del orden. Eso le sucedió a Bonnie Jo Figueroa-Ortiz, quien pasó las últimas horas de su vida armada y experimentando una crisis de salud mental.
Misael De La Cruz, de 50 años,  y su hija, Julianna, de 2 años,  en el patio trasero de su casa en Port Richey. Ambos presenciaron la muerte de la madre de la niña, Bonnie Figueroa-Ortiz, en el bosque detrás de su casa. El 27 de junio fue asesinada a tiros por un poliicía del condado de Pasco. La madre estaba armada y experimentaba una crisis de salud mental.
Misael De La Cruz, de 50 años, y su hija, Julianna, de 2 años, en el patio trasero de su casa en Port Richey. Ambos presenciaron la muerte de la madre de la niña, Bonnie Figueroa-Ortiz, en el bosque detrás de su casa. El 27 de junio fue asesinada a tiros por un poliicía del condado de Pasco. La madre estaba armada y experimentaba una crisis de salud mental. [ DOUGLAS R. CLIFFORD | Tampa Bay Times ]
Publicado Jul. 22, 2020|Actualizado Jul. 22, 2020

CENTRO Tampa

PORT RICHEY - Bonnie Jo Figueroa-Ortiz pasó las últimas horas de su vida cerca de su casa, escondiéndose en el bosque.

Pat Haskins, una de sus vecinas, estaba sentada en su patio trasero con su familia cuando vio a Figueroa-Ortiz. Era 27 de junio, alrededor de las 9:30 a.m., Figueroa-Ortiz había estado huyendo durante casi 11 horas.

Se había peleado con Misael De La Cruz, el padre de su hija de dos años. Él llamó al 911. Ella tenía una pistola y amenazó con hacerse daño. Pronto, decenas de policías del Alguacil de Pasco llegaron a la casa, pero Figueroa-Ortiz desapareció.

Ahora, Figueroa-Ortiz, de 40 años, pidió esconderse en la casa de Haskins. Haskins se negó, pero le ofreció a pedir ayuda. Figueroa-Ortiz respondió que no. Cada llamada pidiendo ayuda, dijo, terminaba con su arresto.

Iba a suceder nuevamente, le dijo Figueroa-Ortiz a su vecina, llorando. Pero esta vez sería diferente, le dijo a Haskins, porque tenía una pistola.

"Y ella nos dijo ... si la sacaba, sabía que le dispararían", dijo Haskins. "Supongo que esperaba morir ese día".

Cuatro horas después, los policías dispararon y mataron a la madre de tres hijos.

La Oficina del Alguacil del condado de Pasco dijo que la mujer disparó contra los agentes, y ellos respondieron. Pero los testigos le dijeron al Tampa Bay Times que no la vieron disparar a los agentes.

También indicaron que Figueroa-Ortiz, que tenía trastorno bipolar, tenía problemas mentales. Sus seres queridos no pueden entender por qué, en lugar de pedir ayuda, terminó muriendo en un aparente "suicidio por policía", cuando alguien termina su vida provocando a los oficiales a usar la fuerza letal.

La Oficina del Alguacil se ha negado a responder preguntas sobre el tiroteo o presentar imágenes de la cámara corporal tomadas por los agentes. Expertos policiales que revisaron una descripción de los eventos, basada en relatos de testigos y videos de personas presentes, dijeron que el tiroteo pudo haber sido justificado, pero su muerte podría haberse evitado.

Lo que sucedió ilustra cómo la sociedad carece de los recursos para ayudar a alguien que sufre una crisis de salud mental, dijo Dennis Kenney, profesor en el John Jay College of Criminal Justice en la ciudad de Nueva York. Casi un cuarto de las personas asesinadas por oficiales en los últimos cinco años sufrió enfermedades mentales, informó el Washington Post.

"Todo el mundo aparentemente involucrado con ella sabía que ella tenía un problema", dijo Kenney. "Era una situación desastrosa".

• • •

Figueroa-Ortiz creció en Maryland, donde se unió al equipo de fútbol profesional de Washington, jugó softbol y ayudó a su madre, Darlene Scaggs, a construir macetas de flores para el patio delantero.

Cuando tenía un poco más de 20 años, se casó y tuvo su primera hija, ahora de 16 años. En 2006, dijo Scaggs, el esposo de Figueroa-Ortiz murió y ella y su hija se mudaron a Florida, donde Scaggs se había mudado unos años antes. Ella tuvo otra hija en 2009. Ambas niñas viven con su abuela.

Siendo ya adulta, Figueroa-Ortiz fue diagnosticada con trastorno bipolar. A veces amenazaba o intentaba hacerse daño. Scaggs dijo que una vez tuvo a su hija hospitalizada bajo la Ley Baker, la ley de Florida que permite que alguien sea internado involuntariamente para un examen de salud mental.

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

De La Cruz dijo que la había hospitalizado bajo esa ley dos veces. También dijo que Figueroa-Ortiz sobrevivió al menos a un intento de suicidio.

Él y Figueroa-Ortiz se conocieron hace unos años, cuando él estaba al final de un matrimonio en ruinas. Dijo que Figueroa-Ortiz luchaba por dejar las drogas y el alcohol. En 2016, no se opuso a los cargos que incluían la venta de heroína y fue sentenciada a seis meses en la cárcel del condado. Cuando estaba sobria, "era una persona hermosa", dijo De La Cruz. Tuvieron una hija juntos, Julianna.

La relación de la pareja era volátil. Figueroa-Ortiz fue acusado varias veces de agresión y de violar órdenes de no contacto relacionadas con esos cargos. Los registros de la corte a menudo enumeraban a De La Cruz como la víctima.

El año pasado, la pareja se mudó a una casa en Carmen Lane, en un vecindario al noreste de Port Richey.

De La Cruz, de 50 años, planeaba destripar y remodelar la casa de un solo piso. Enfrente había un patio, donde pusieron la piscina para niños de Julianna. Atrás había un gran patio cercado y una piscina profunda. Más allá, entre ellos y la carretera que conectaba su vecindario con la US- 19, estaban los bosques.

• • •

Misael De La Cruz, izq, y Bonnie Figueroa-Ortiz, durante un viaje a Cuba.
Misael De La Cruz, izq, y Bonnie Figueroa-Ortiz, durante un viaje a Cuba. [ COURTESY OF MISAEL DE LA CRUZ | Courtesy of Misael De La Cruz ]

Tres días antes del tiroteo, el 24 de junio, Figueroa-Ortiz y De La Cruz pelearon. Ella estuvo en la cárcel esa noche y fue liberada temprano la mañana del 26 de junio.

Pasó el día con su madre. Scaggs diría que su hija no estaba tomando su medicamento para la bipolaridad. Eventualmente, dijo Scaggs, De La Cruz llamó, buscándola y se fueron a la casa en Carmen Lane. Figueroa-Ortiz y De La Cruz pelearon nuevamente, dijo Scaggs. Figueroa-Ortiz lo dejó a él fuera de la casa en un momento. Pero el logró entrar y le dijo a Figueroa-Ortiz que tenía que mudarse y comenzó a sacar sus pertenencias.

En un momento, dijo Scaggs, vio a los dos discutiendo por una ventana. Minutos después, Figueroa-Ortiz desapareció, posiblemente a través de un hueco en la cerca que conduce al bosque. Fue la última vez que Scaggs vio a su hija.

Figueroa-Ortiz regresó alrededor de las 10 p.m., dijo De La Cruz. Ella tenía el arma, discutieron los dos, y amenazó con hacerse daño, dijo. Cuando él llamó al 911, esperaba que la policía enviara a alguien que pudiera llevar a Figueroa-Ortiz a un hospital.

En cambio, dijo, apareció una multitud de policías. De La Cruz dijo que Figueroa-Ortiz abrió la puerta con el arma en la cabeza.

Trató de calmarla, dijo, pero los agentes le gritaron que "saliera de la casa" y le dijeron que "si no seguía las instrucciones, la matarían".

De La Cruz y Julianna salieron de la casa. Más tarde, dijo, los agentes entraron a buscar a Figueroa-Ortiz, pero no pudieron encontrarla. Se había escapado otra vez. Haskins dijo que vio a Figueroa-Ortiz moverse por el bosque alrededor de las 12:30 o 1 a.m.

Un informe de despacho de la llamada al 911, que el Times obtuvo a través de una solicitud de registros públicos, incluye notas que detallan cómo respondieron los policías. Dice que la persona que llamó, De La Cruz, estaba discutiendo con alguien, diciéndole que "salga de mi casa". Les dijo a los despachadores que la madre de su hija había irrumpido en su casa, según el informe.

Los agentes llegaron a la casa a las 10:23 p.m., seis minutos después de la llamada. En cuestión de minutos, el informe dijo que vieron a una mujer sosteniendo un revólver en la cabeza. El informe señala que "no había pistolas largas (pistolas) en la casa", incluida una pistola, aunque no está claro de dónde proviene esa información. Más tarde, De La Cruz le dijo al Times que no había armas en la casa. Scaggs dijo que creía que había armas allí. La Oficina del Alguacil no ha abordado cómo obtuvo ella un arma de fuego.

La mujer de la casa fue identificada como Figueroa-Ortiz unos 20 minutos después de la llegada de los agentes, según el informe. Señala tanto su historial criminal como el hecho de que había sido detenida previamente bajo la Ley Baker después de un intento de suicidio.

Los policías habían comenzado a "revisar fuera de (la) casa" cinco minutos después de su llegada, según el informe. Sin embargo, Figueroa-Ortiz los eludió. No está claro exactamente cuándo huyó, pero a las 10:47 p.m., los agentes solicitaron un helicóptero para ayudar en la búsqueda y antes de las 11 p.m. estaban enumerando lugares a los que pudo haber ido. Al menos 26 unidades del Alguacil respondieron a la escena, según el informe, incluido un negociador de rehenes.

Los policías pasaron las siguientes horas buscando a Figueroa-Ortiz. Se fueron a la 1:48 a.m.

De La Cruz dijo que no podía entender cómo había logrado salir de la casa con tantos agentes allí. Los culpa por el resultado horas después.

"Llamé a la policía para evitar una tragedia", dijo, "no para causar una tragedia".

• • •

Misael De La Cruz, left, Julie De La Cruz and Bonnie Figueroa-Ortiz, Easter, 2019.
Misael De La Cruz, left, Julie De La Cruz and Bonnie Figueroa-Ortiz, Easter, 2019. [ COURTESY OF MISAEL DE LA CRUZ | Courtesy of Misael De La Cruz ]

Los policías se presentaron en la casa de Scaggs tarde esa noche. Su memoria es borrosa, dijo, pero cree que le dijeron que su hija tenía un arma y podría lastimarse.

A la 1:38 a.m., la Oficina del Alguacil publicó en Facebook, diciendo que estaba buscando a Figueroa-Ortiz en el área de Port Richey. La publicación no mencionaba que estaba armada.

Ocho horas después, Figueroa-Ortiz tuvo una conversación con Haskins. Le contó a Haskins sobre el arma, aunque, como recordó la vecina, dijo que era un juguete (ni la Oficina del Alguacil ni otros testigos han sugerido que el arma fuera falsa). Figueroa-Ortiz también pidió una pluma y papel, y escribió una nota a sus hijas y De La Cruz.

Más tarde esa mañana, el vecino Danny Carroll vio a los policías y un trabajador social en la casa de De La Cruz. Luego, aproximadamente a la 1:40 p.m., Carroll conducía por Stone Road cerca de US- 19 cuando alguien cruzó la calle. Él frenó abruptamente.

Los policías estaban en el lado norte de la calle. Figueroa-Ortiz huía de ellos, se dirigía hacia el sur, de regreso hacia el bosque y su hogar. Y ella tenía una pistola en la mano.

La levantó hacia los diputados, dijo Carroll. Entonces ella apuntó el arma hacia abajo, dijo, y disparó contra la hierba a su lado. Fue entonces cuando Carroll comenzó a grabar.

Cuando comenzó el video, Figueroa-Ortiz tenía el arma apuntando a su cabeza. Durante 10 segundos, ella y los agentes del otro lado de la calle se miraron. Al menos un policía tenía un arma apuntada hacia ella, pero no disparó. Luego retrocedió entre los árboles y desapareció.

"Para ser sincero, esos policías podrían haber disparado en cualquier momento", dijo Carroll al Times. "Tuvieron mucho tiempo para derribarla, y no lo hicieron".

De La Cruz dijo que estaba en la cocina, buscando leche para su hija, cuando escuchó a Julianna de 2 años exclamar: "¡Mami!".

La niña estaba de pie en el patio trasero. La siguió afuera a tiempo para ver a Figueroa-Ortiz corriendo por el patio, luego notó a un agente que estaba parado a unos metros en el patio y escuchó los disparos de un agente.

De La Cruz dijo que el policía disparó al menos tres veces; Haskins, la vecina, dijo que escuchó de siete a nueve disparos. No vio a Figueroa-Ortiz apuntar con el arma a los agentes, dijo.

Su hija de 2 años lo vio todo.

De La Cruz dijo que Figueroa-Ortiz levantó la cabeza una vez, débilmente, después de que golpeó el suelo. Luego no volvió a moverse.

• • •

Cuando la Oficina del Alguacil se dirigió por primera vez al tiroteo el 27 de junio, una portavoz le dijo al Times que Figueroa-Ortiz enfrentó un arresto cuando huyó, y luego disparó contra los agentes.

Más tarde ese día, la Oficina del Alguacil dijo que los agentes estaban investigando una llamada no relacionada cuando se encontraron con Figueroa-Ortiz, quien había sido reportada como desaparecida. Ella corrió y disparó contra los agentes, dijo la agencia, y ellos respondieron.

Julie De La Cruz, Izq, Bonnie Figueroa-Ortiz, y Misael De La Cruz, Navidad, 2019.
Julie De La Cruz, Izq, Bonnie Figueroa-Ortiz, y Misael De La Cruz, Navidad, 2019. [ COURTESY OF MISAEL DE LA CRUZ | Courtesy of Misael De La Cruz ]

La Oficina del Alguacil no ha explicado por qué cambió su historia del tiroteo. Una portavoz se negó a responder preguntas sobre la respuesta de la agencia a la llamada del 26 de junio de De La Cruz. La portavoz no confirmó que los agentes fueron despedidos ni abordará lo que los testigos le dijeron al Times.

Más allá de las imágenes de la cámara corporal, la agencia no ha publicado otros registros relacionados con el caso, diciendo que la investigación aún está activa.

El Departamento de Policía de Florida está investigando las acciones del policía en el tiroteo. Una portavoz de la agencia dijo que todavía estaba procesando una solicitud de registros del Times.

Arthur Lurigio, profesor de la Universidad Loyola de Chicago que ha estudiado la confluencia de la psicología y la justicia penal durante más de 35 años, dijo que el tiroteo no lo sorprendió: un informe de 2015 del Centro de Defensa del Tratamiento encontró que las personas con enfermedades mentales no tratadas tienen 16 veces más probabilidades de morir en un encuentro con la policía.

Los oficiales deben actuar cuando alguien tiene un arma, dijo Lurigio, y a veces, tienen que actuar con rapidez. "Pero esto es lo que me dice que ella no era un gran peligro para la policía: que iría al bosque y que, si quería dispararle a la policía, podría haber disparado a la policía de inmediato".

Que Figueroa-Ortiz no se pegó un tiro y que, según los informes, huyó de los agentes, sugiere que no estaba segura de si quería morir, dijo Lurigio. Si la cuenta de De La Cruz es precisa, dijo Lurigio, el agente que estaba parado en el patio trasero probablemente seguiría el procedimiento disparando a una mujer que corría hacia ellos con un arma.

"Creo que eso se considerará justificable", dijo. "Pero todo lo que se jugó antes de eso fue lo que llamaría una oportunidad perdida para intervenir, posiblemente para reducir la escala".

Dijo que la mejor opción de los oficiales, cuando Figueroa-Ortiz tenía la pistola en la cabeza, la habría estado distrayendo con la conversación hasta que pudiera llegar un experto en salud mental.

Julie De La Cruz,de dos años, presenció según su padre, Misael De La Cruz, cuando su madre murió.
Julie De La Cruz,de dos años, presenció según su padre, Misael De La Cruz, cuando su madre murió. [ DOUGLAS R. CLIFFORD | Tampa Bay Times ]

La mayoría de los agentes del orden no están ampliamente capacitados para intervenir en crisis de salud mental; Un punto central del movimiento para destituir a la policía ha sido que los expertos, no los oficiales armados, deberían ser los primeros en responder en estos escenarios y podrían ser contratados con fondos desviados de las agencias policiales.

Lurigio es un defensor de los equipos de intervención en crisis, unidades especializadas de oficiales educados en servicios de salud mental. La Oficina del Sheriff estableció un equipo de este tipo el año pasado, pero no dijo si respondió a la casa de Figueroa-Ortiz el 26 o 27 de junio.

John McGuire, un abogado que representa a la madre y los hijos de Figueroa-Ortiz, dijo que no ha podido ver las imágenes de la cámara corporal para determinar si hay un caso legal. Pero dijo que ver exactamente lo que sucedió puede ser la única forma de que su familia tenga un cierre.

Misael De La Cruz dijo que su hija ha estado confundida desde el tiroteo. Ella entiende que algo le sucedió a su madre, contó, pero no entiende que es permanente. Ella sigue esperando que vuelva a casa.

Los periodistas Juan Carlos Chávez y Kathleen McGrory contribuyeron a este informe.

Advertisement

This site no longer supports your current browser. Please use a modern and up-to-date browser version for the best experience.

Chrome Firefox Safari Edge