Advertisement

Our coronavirus coverage is free for the first 24 hours. Find the latest information at tampabay.com/coronavirus. Please consider subscribing or donating.

  1. CENTRO

Ministerio de trabajadores agrícolas duplica la distribución de alimentos durante la pandemia

Al menos 900 mercados se distribuyen cada semana en el área de Wimauma

Por Juan Carlos Chávez

CENTRO Tampa

WIMAUMA - Francisca García se levanta a las cinco cada mañana para hacer los quehaceres domésticos en su pequeño departamento y preparar el desayuno y el almuerzo para sus cuatro hijos antes de ir a su trabajo en el campo.

Ella trabaja de 7 a.m. a 4 p.m. todos los días excepto los domingos y lucha por conseguir víveres. No tiene auto y la tienda más cercana está a ocho millas de distancia.

"Poner comida en la mesa no es fácil", dijo García, de 38 años, quien es de México. "A veces no tienes suficiente dinero y a veces no tienes suficiente tiempo".

La lucha es mayor durante la pandemia de coronavirus. Ella confía más ahora en la caridad.

"Muchos de nosotros dependemos de cualquier ayuda, cuando y de donde venga".

Un lugar con el que cuenta, el Ministerio Presbiteriano Beth-El Farmworker en 18240 U.S.301 S, ha estado ayudando a los trabajadores agrícolas en los buenos y malos tiempos durante cinco décadas.

Debido a la devastación económica y de salud causada por la pandemia desde marzo, el ministerio está trabajando más que nunca para proporcionar ayuda humanitaria.

"Fue un cambio fuerte porque muchas empresas y empleos para hispanos fueron cerrados", dijo Teresita Matos-Post, 44, directora ejecutiva.

Más del 75 por ciento de los residentes de Wimauma son hispanos. El ingreso anual promedio es de $ 12,290 para las mujeres, según el Censo. Eso se compara con $ 19,550 para hombres y $ 31,173 en todo el condado. Casi una de cada cuatro personas aquí vive en la pobreza y el 44 por ciento de la población de 25 años o más carece de un título de secundaria.

Matos-Post coordina el trabajo de 25 voluntarios, la mayoría de ellos estudiantes y misioneros. Durante los fines de semana, el grupo prepara bolsas de alimentos no perecederos y realiza un seguimiento de las personas que necesitan ayuda.

Antes de la pandemia, el grupo generalmente preparaba 500 bolsas de comida por semana. Ahora, debido a la pandemia, el número es de 850 a 900 por semana.

"Tuvimos que cambiar el modelo de entrega y distribución no solo para preparar las bolsas de alimentos a tiempo, sino también para distribuir nuestros alimentos de manera más efectiva", dijo Matos-Post.

Edgardo Gómez ha estado trabajando en los cultivos en Wimauma durante los últimos siete años. Necesita las donaciones para mantener a su familia. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

La comida proviene de organizaciones comunitarias y grupos de alcance social. Estos incluyen la Red de la Bahía de Tampa para acabar con el hambre y las iglesias presbiterianas en toda Florida.

"Siempre estamos trabajando para preparar una buena bolsa de alimentos para las familias y mejorar la dieta de las personas", dijo Sandra Monserrate, voluntaria durante más de 11 años. "Pero hay desafíos, como asegurarnos de proteger a nuestra gente con máscaras, desinfectantes y guantes".

Los alimentos se distribuyen de 7:30 a.m. a 11:30 a.m. los martes y a las 4 p.m. a las 6 p.m. Los miércoles.

El ministerio también participa en un colectivo de organizaciones y líderes comunitarios que ayudan a personas necesitadas en todo el condado de Hillsborough. Se encuentran los miércoles a través de Zoom.

"Nos reunimos virtualmente para continuar interactuando con la comunidad a largo plazo y mejorar nuestros servicios", dijo Matos-Post.

Uno de los socios del ministerio en el área de Wimauma es Meals on Wheels for Kids, lanzado en respuesta al cierre de escuelas por la pandemia. Los niños reciben entregas semanales de comidas congeladas aptas para niños, alimentos no perecederos y productos frescos. Otros grupos, como la Redlands Christian Migrant Association, distribuyen alimentos donados a las familias los lunes y jueves en las paradas del autobús escolar.

Edgardo Gómez, nacido en Michoacán, dijo que la comida que recibe de Beth-El lo ayuda a llegar a fin de mes.

Gómez, de 35 años, ha trabajado en los campos de Wimauma durante siete años, apoyando a una familia de cuatro. Dependen del transporte público, pero rara vez salen de casa por temor a atrapar COVID-19. Los hispanos representan una cantidad desproporcionadamente grande de pacientes con coronavirus en Florida y en todo el país.

"Es una alegría y un alivio recibir esta ayuda", dijo Gómez. "Mi familia está feliz porque estamos hablando de leche, carne, pan y verduras y no son baratos".

Los voluntarios de Beth-El usan máscaras y trabajan en una línea de montaje. En segundos, cargan cada vehículo familiar con carne, productos enlatados, verduras, arroz, fruta y galletas para los niños. Colocan bolsas directamente en los vehículos para evitar el contacto con las personas.

Algunos de los voluntarios vienen de fuera de Tampa.

Brooke Tucker, de 38 años, y su hija Hailen, una estudiante de 15 años, vienen de Palm Coast en el condado de Flagler y planean pasar en Wimauma ayudando a Beth-El.

"Es un placer estar aquí y hacer lo mejor para todas estas familias", dijo Brooke Tucker.

Su hija agregó: “Es una experiencia única en la vida”.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement