Advertisement
  1. CENTRO

¿Qué tan seguro es viajar en avión?

Es importante señalar que los sistemas de filtración de alta potencia de los aviones no son suficientes por sí solos para prevenir brotes.

Politifact Tampa Bay Times

Según los expertos, el riesgo de contraer coronavirus en un avión es relativamente bajo si la aerolínea sigue los procedimientos establecidos por los expertos en salud pública: hacer cumplir el cumplimiento de la máscara, espaciar los asientos disponibles y detectar a los pasajeros enfermos.

“Si miras la ciencia en todas las enfermedades, ves pocos brotes (en aviones)”, dijo Allen. “No es el semillero de la infección que la gente cree que es”.

Las aerolíneas señalan con frecuencia que los aviones comerciales están equipados con filtros HEPA, filtros de aire recomendados por los Centros para el Control de Enfermedades que se utilizan en las salas de aislamiento de los hospitales. Los filtros HEPA capturan el 99,97 por ciento de las partículas en el aire y reducen sustancialmente el riesgo de propagación viral. Además, el aire en las cabinas de los aviones se cambia completamente entre 10 y 12 veces por hora, elevando la calidad del aire por encima de la de un edificio normal.

Debido a la alta tasa de intercambio de aire, es poco probable que contraiga el coronavirus de alguien a varias filas de distancia. Sin embargo, aún podría contraer el virus de alguien cercano.

“El mayor riesgo en el vuelo sería si usted saca el pitollo (pajilla) corta y se sienta al lado o al frente, detrás o al otro lado del pasillo de un infectado”, dijo Richard Corsi, quien estudia la contaminación del aire en interiores y es el decano de ingeniería. en la Universidad Estatal de Portland.

También es importante señalar que los sistemas de filtración de alta potencia de los aviones no son suficientes por sí solos para prevenir brotes. Si una aerolínea no mantiene abiertos los asientos del medio ni hace cumplir con atención el uso de máscaras, volar puede ser bastante peligroso. Actualmente, las aerolíneas nacionales que mantienen abiertos los asientos intermedios son Delta, Hawaiian, Southwest y JetBlue.

La razón de esto es que las personas infectadas envían partículas virales al aire a un ritmo más rápido que el que los aviones las expulsan de la cabina. “Siempre que tose, habla o respira, está enviando gotitas”, dijo Qingyan Chen, profesor de ingeniería mecánica en la Universidad Purdue. “Estas gotas están en la cabina todo el tiempo”.

Esto hace que las medidas de protección adicionales, como el uso de mascarillas, sean aún más necesarias.

Chen citó dos vuelos internacionales de etapas anteriores de la pandemia donde las tasas de infección variaron según el uso de mascarillas. En el primer vuelo, ningún pasajero llevaba máscaras y un solo pasajero infectó a 14 personas mientras el avión viajaba de Londres a Hanoi. En el segundo vuelo de Singapur a Hangzhou en China, todos los pasajeros llevaban máscaras faciales. Aunque 15 pasajeros eran residentes de Wuhan con casos sospechosos o confirmados de COVID-19, el único hombre infectado en el camino se había aflojado la máscara en pleno vuelo y había estado sentado cerca de cuatro residentes de Wuhan que luego dieron positivo por el virus.

Viajar sigue siendo un peligro

Aunque volar es una actividad de riesgo relativamente bajo, se debe evitar viajar a menos que sea absolutamente necesario.

El verdadero peligro de viajar no es el vuelo en sí. Sin embargo, pasar por el control de seguridad y esperar en la puerta de embarque a que su avión atraque es probable que lo ponga en contacto cercano con personas y aumente sus posibilidades de contraer el virus. Además, abordar, cuando el sistema de ventilación del avión no está funcionando y las personas no pueden mantenerse alejadas entre sí, es una de las partes más riesgosas del proceso de viaje.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement