Advertisement
  1. CENTRO

Puertorriqueños sobrevivientes de María quieren derrotar a Trump

Tras la devastación dejada por el Huracán entre 35,000 y 50,000 personas se mudaron de Puerto Rico a la Florida, y quieren cambiar el panorama electoral.

CENTRO Tampa

ORLANDO - Millie Santiago ha guardado durante tres años un video en su teléfono celular, las calles fuera de su casa en Puerto Rico eran dominadas por rápidos aguaceros fangosos y turbios, y el viento azotaba las palmeras en ángulos rectos. Ese es su documental personal del momento en que el huracán María le robó casi todo.

Poco de lo que vino después parecía estar bajo su control. Llevó un generador desde Florida a la isla para reabrir su guardería, pero sin agua potable, el gobierno la cerró. Se mudó con su familia a un motel Super 8 en Kissimmee, donde pasó un año luchando por encontrar trabajo, viviendo con el temor de que se le acabara la ayuda federal. Ella observo impotente cómo el estrés cambiaba a su familia.

“La distancia entre cada uno de nosotros, como familia, eso me golpea fuerte y es lo que más extraño”, dijo Santiago. “La familia que construí estaba unida en el mismo objetivo, y ahora no sé dónde comienza o termina nada”.

Al igual que otros puertorriqueños, Santiago se sintió frustrada por lo que veía como la respuesta insuficiente del presidente Donald Trump a la tormenta y una percepción de falta de compasión por sus víctimas. Ahora, ella es parte de un grupo de sobrevivientes del huracán María que trabajan bajo el nombre de Pa’lante por Más, o Forward for More, para lograr que los latinos de toda el área de Orlando voten en contra de Trump en noviembre.

“Sin luchar, no podemos esperar avances”, dijo Santiago.

En el año posterior a que el huracán María azotara a Puerto Rico, entre 35,000 y 50,000 personas se mudaron de la isla al Estado del Sol.

Desde el momento en que llegaron, los trabajadores políticos reconocieron el potencial que tenían para cambiar los resultados electorales en Florida, donde un margen de victoria del 2 por ciento es similar a un deslizamiento de tierra.

Se espera que esta elección presidencial sea mucho más ajustada que eso, poniendo un énfasis aún mayor en la población puertorriqueña de rápido crecimiento de Florida. Las campañas de Trump y del candidato demócrata Joe Biden y sus aliados están invirtiendo millones de dólares en anuncios en español en las últimas semanas de la contienda presidencial con la esperanza de influir en este bloque de más de 1.3 millones de personas. Ambos candidatos también han hechopresentaciones directas.

La activista local Marieliza Figueroa en Organize Florida el viernes 25 de septiembre en Orlando. [ MARTHA ASENCIO RHINE | Times ]

Para Pa’lante por Más, el alcance es mucho más especifico, más personal y, esperan los organizadores, más persuasivo. Se centran en movilizar a las 200 familias de sobrevivientes del huracán María que, como ellos, trabajaron o se hospedaron durante meses y meses en los moteles económicos de Florida Central, que sirvieron como viviendas temporales federales en caso de desastre.

Estos organizadores no son organizadores políticos experimentados. Son madres solteras que llegaron aquí solo con una maleta y su trauma; padres en busca de cheques de pago para enviar de vuelta a la isla y familias multigeneracionales que intentaron reiniciar sus vidas en un lugar donde las escuelas estaban al menos funcionando y las luces encendidas.

La expectativa es que un mensaje político sea más efectivo proveniente de un rostro conocido que, de una campaña, dijo Ericka Gómez-Tejeda, directora de Organize Florida, una entidad sin fines de lucro para la justicia social, racial y económica que trabaja con los sobrevivientes del huracán. Luego, esas 200 familias difundirán la información a sus redes.

“Eso es en lo que estamos confiando”, dijo Gómez-Tejeda. “Nadie más iba a hacerlo”.

Combatir la desinformación dirigida a los votantes latinos, un proceso en esta temporada de campaña, está en la parte superior de su agenda.

Marieliza Figueroa, una organizadora que vive en Altamonte Springs, dijo que se ha enfrentado a mentiras absurdas pero convincentes sobre Biden y los demócratas en la televisión y radio en español, Facebook y la plataforma de mensajes WhatsApp. Recientemente, tuvo que explicarle a un amigo que Biden, un católico de toda la vida, no quiere cerrar todas las iglesias del país.

Su éxito depende de romper un ciclo de décadas de baja participación electoral en la comunidad puertorriqueña de Florida. Aunque uno de cada tres votantes latinos en Florida son parte de la diáspora de la isla, tradicionalmente se han quedado atrás de los cubanoamericanos en cuanto a compromiso político.

En la isla, los puertorriqueños participan activamente en las elecciones. La participación a menudo supera el 70 por ciento. Esto no se ha traducido en la política de Estados Unidos, donde el calendario electoral (primarias, parciales, contiendas locales) y las largas papeletas son confusas en comparación con sus elecciones cuatrienales para un puñado de contiendas. Los partidos políticos son muy diferentes. Es difícil encontrar materiales de votación en español aquí, sin embargo, muchos políticos de habla inglesa los bombardean con anuncios en español. A menudo, luego desaparecen cuando no es tiempo de elecciones.

“Hay escepticismo. No estamos en los medios, no estamos en los debates ni en las campañas excepto cuando los candidatos vienen aquí”, dijo Fernando Rivera, de la Universidad de Florida Central que estudia la incorporación de puertorriqueños en Florida. “Y lo que es peor, a veces nos culpan cuando un bando pierde”.

Figueroa llegó a Florida en diciembre de 2017. Tenía dos maletas, no tenía dinero y un vale de la Sección 8. La barrera del idioma dificultaba encontrar trabajo. Pero ella votaba regularmente en Puerto Rico y pronto se unió a los esfuerzos para organizar a los latinos en los moteles de Kissimmee. Su entusiasmo no siempre fue compartido.

EL Presidente Donald Trump arrojando toallas de papel en Guaynabo, Puerto Rico. Dos semanas despues del paso delHurac´ån María.

“Encontré mucha gente que no quería participar en política”, dijo Figueroa. “Algunas personas pensaron que era demasiado controvertido”.

La respuesta de Trump al huracán María parecía ofrecer una oportunidad para que losdemócratas construyeran avances más sólidos. Trump aterrizó en Puerto Rico para evaluar los daños el 3 de octubre de 2017, dos semanas después de que pasara la tormenta. Inspeccionó los restos, miles de personas sinhogar y muchas más sin electricidad, agua e Internet, y declaró que la respuesta de Estados Unidos fue un éxito triunfal. Además, dijo, Puerto Rico no fue una “verdadera catástrofe” como el huracán Katrina porque no fue tan mortal.

Más tarde, las muertes se estimarían en 3,000, mucho más que Katrina, aunque Trump dijo que el número de cadáveres había sido inflado para hacerlo quedar mal. Les dijo a los sobrevivientes de la tormenta, ciudadanos estadounidenses porderecho de nacimiento, que habían “tirado nuestro presupuesto un poco fuera de control”.

En una imagen que los demócratas luego estamparon en una valla publicitaria del área de Orlando, Trump arrojó toallas de papel a los espectadores comosi estuviera lanzando tiros libres.

El impulso nacional hace dos años para movilizar a los latinos en torno a la respuesta al desastre Trump no produjo una oleada de nuevos votantes puertorriqueños y los republicanos ganaron por poco las elecciones en Florida a gobernador y Senado de Estados Unidos. Pero en las primarias de agosto, los puertorriqueños formaron parte de una coalición demócrata de rápido crecimiento

en el área de Orlando que vio victorias casi en todos los ámbitos, incluyendo la elección de políticos de ascendencia puertorriqueña para la Comisión del Condadode Orange y tasador de propiedades.

“Todavía somos una población más nueva y aún queda trabajo de persuasión porhacer”, dijo el representante de los Estados Unidos Darren Soto, un demócrata de Orlando y la primera persona de ascendencia puertorriqueña elegida de Florida. “Pero ahora tenemos poder político y hemos elegido funcionarios en todos los niveles de gobierno y eso es evidente que estamos movilizando a la gente”.

Biden, sin embargo, está postulándose detrás de Hillary Clinton y Barack Obama con votantes latinos, un análisis de las encuestas que ha alarmado a los trabajadores demócratas. Trump se ha visto impulsado por su apoyo de los cubanos del área de Miami, donde su campaña se centra en un mensaje antisocialista que resuena allí. Sin embargo, su índice de aprobación está bajo el agua entre los puertorriqueños.

A algunos activistas les preocupa que Biden haya perdido la oportunidad durante la pandemia de transmitir un mensaje más enérgico a los puertorriqueños de allí.

Richard González es uno de ellos. Su vida se vio alterada “360 grados” por el huracán María, dijo, y cada día sigue siendo un desafío. Dejó a sus hijos en Puerto Rico para encontrar un trabajo en Florida después de que cerrara el casino que lo empleaba.

González estaba preocupado por la respuesta de Trump a la tormenta y sus opiniones se solidificaron con el manejo del coronavirus por parte de la administración. Pero cree que los demócratas se han contentado con dejar que Trump “se ahogue” en lugar de acercar a los puertorriqueños al partido.

“Han desperdiciado la oportunidad”, dijo González, quien ahora vive en Brandon y trabaja en el Hotel y Casino Seminole Hard Rock como comerciante.

“No se han dado cuenta del valor que tiene el voto puertorriqueño en esta comunidad. Haganque nos enamoremos de ellos”

Biden últimamente ha redoblado sus esfuerzos para cambiar esos vientos. Lanzó un detallado plan de política para reconstruir Puerto Rico después de las tormentas y el terremoto que destrozó el territorio.

Los puertorriqueños que viven en el continente trabajan en los teléfonos tres días a la semana, llamando a los hispanos de Osceola usando sus 787 códigos de área de isla, lo que según la campaña ha sido efectivo. Mientras tanto, grupos externos, respaldados por el alcalde de Nueva York, Mike Bloomberg, están publicando anuncios en español que golpean a Trump por su respuesta a María. Una de las primeras paradas de campaña de Biden en Florida desde que comenzó la pandemia fue un evento del Mes de la Herencia Hispana el mes pasado en Kissimmee, el corazón de la población puertorriqueña del estado.

La reunión estuvo colmada de estellas. Contó con el cantante Ricky Martin y la actriz Eva Longoria. Biden tocó la sensación pop “Despacito” del cantante puertorriqueño Luis Fonsi para la multitud en su teléfono celular. También presento un anuncio de política sustancial: Biden apoyaría la estadidad de la isla.

El senador Rick Scott, un republicano que constantemente ha obtenido más apoyode los hispanos que otros en su partido, dijo que las bravuconadas de Trump son “claramente un enfoque diferente al que yo tomaría”. Aún así, dijo que los republicanos tienen la oportunidad de ganarse a los puertorriqueños como lo han hecho con los cubanoamericanos apelando a sus valores conservadores compartidos.

“Lo único positivo para los puertorriqueños es que el gobierno federal ha aparecido”, dijo Scott. “Siempre parece que toma más tiempo del que debería, pero han aparecido”.

Los demócratas discutirían esa noción, señalando los repetidos intentos de Trump de bloquear la ayuda adicional para desastres para la isla y la respuesta más lenta en comparación con los desastres naturales del continente.

El año pasado, Trump afirmó falsamente en Twitter que Puerto Rico recibió 91 mil millones de dólares, “más dinero del que jamás se ha obtenido por un huracán”.

La postura de Trump ha cambiado a medida que se acercan las elecciones. El mes pasado, con la carrera presidencial de Florida estrechándose, Trump anunció abruptamente la liberación de $ 13 millones en ayuda para Puerto Rico para reparar los daños causados hace tres años. Se declaró “lo mejor que le ha pasado a Puerto Rico”.

“El trato que nos dieron después de María, fue injusto”, dijo González, “y ha encendido la llama que nos motivará a votar y creo que marcará una gran diferencia, al menos en Florida en estas elecciones”.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement