Advertisement
  1. CENTRO

La Fuerza electoral de los latinos

Las campañas presidenciales compiten para ganarse a la creciente población demográfica de Florida, pero los latinos no son un ‘bloque’ de votantes y priorizan diferentes temas. Uno de cada cinco de los votantes elegibles de Florida es latino.

CENTRO Tampa

TAMPA - La contienda para ganar Florida es bastante competitiva, por lo que llevar a cualquier bloque de votantes podría ayudar a empujar a cualquiera de los candidatos presidenciales a la cima.

Es por eso que las campañas de Donald Trump y Joe Biden están dirigidas a los latinos del estado, un grupo que ha crecido en más del 8 por ciento desde las elecciones de 2016 y ahora representa 1 de cada 5 de los votantes elegibles de Florida, según un reciente estudio del centro Pew Research.

Pero los candidatos no pueden contar con que los latinos voten en bloque. Si bien las encuestas varían ampliamente sobre a quién favorecen, una encuesta de NBC-Marist el mes pasado mostró una división equitativa en Florida entre Trump y Biden de 48 por ciento, mientras que la Universidad de Monmouth le dio al demócrata la ventaja de 58 por ciento contra 32 por ciento.

Las entrevistas con una docena de votantes latinos en Tampa Bay, desde Dade City hasta Ruskin, confirman las cifras. En los distritos con mayor concentración de votantes latinos, los problemas que pueden atraer a la gente hacia un candidato son tan diversos como sus raíces.

No parece probable que una sola estrategia gane el apoyo de todos.

Además, los candidatos enfrentan un desafío generacional: hay más jóvenes entre los latinos que entre la población en general.

Raymundo Herrera, de 61 años, es un demócrata y oriundo de México que se convirtió en ciudadano estadounidense en 2011. Vive en Dade City, hogar de dos de los 10 distritos más latinos en el condado de Pasco. La inmigración es un problema importante mientras Herrera se prepara para emitir su voto por correo y apoyar a Biden.

“He votado por algunos republicanos en el condado en el pasado”, dijo en español. “Me gustaría ver un camino para legalizar a todos los indocumentados que han venido aquí para mejorar. Son personas trabajadoras que ayudan a la economía”.

Hillary Padilla, de 19 años, es la mayor de tres hijas de una pareja mexicano-brasileña indocumentada en Estados Unidos. Padilla, nacida en Nueva York, será la primera de su familia en votar en las elecciones estadounidenses.

Hillary Padilla, de 19 años, posa frente a su casa en Ruskin. Padilla dijo que su primera votación en las próximas elecciones le dará una voz a su madre, quien emigró a Estados Unidos desde Brasil. [ IVY CEBALLO | Times ]

Padilla vive en Ruskin, donde los que no tienen afiliación partidista superan en número a los republicanos como ella por casi 3-1 entre los votantes latinos en el precinto predominantemente latino que vota en la Iglesia Luterana Calvary.

“Votaré por Trump, porque creo que la economía está creciendo”, dijo Padilla. "La administración Trump es fuerte y está apoyando los negocios y la educación. No todo ha sido satisfactorio. Hay muchas dificultades y problemas para los inmigrantes. Pero la política es así, a veces no es justa ".

• • •

Una prioridad parece unir a los votantes latinos: aumentar el acceso y reducir los costos de atención médica, según una encuesta realizada en agosto en Florida y otros cinco estados clave por grupo Voter Participation Center, una organización sin fines de lucro que trabaja para impulsar la participación entre las personas de color. En la lista de preocupaciones entre los votantes la encuesta mencionó otros temas de interes, como la discriminación, el racismo y los derechos de los inmigrantes.

Lo que alimenta las preocupaciones sobre la atención médica es la cantidad desproporcionada de latinos infectados por el coronavirus o despedidos de un trabajo mientras la pandemia socava la economía.

Sin embargo, en lugar de llevar a los latinos a votar, el virus amenaza con desviar la atención de las elecciones, dijo Joshua M. Scacco, profesor asociado del Departamento de Comunicación de la Universidad del Sur de Florida. También lo hacen los mensajes contradictorios sobre si las boletas por correo son una alternativa segura al riesgo de infección en las urnas abarrotadas el día de la votación, precisó Scacco.

“El desafío para todas las campañas de este año”, dijo Scacco, “será vincular los mensajes a los serios impedimentos que, para muchas personas, se interponen en el camino de la votación, ya sea un trabajo, inseguridad de salud o desinformación perpetuada por algunos funcionarios electos sobre cómo se emiten las boletas”.

Una de las razones del mayor número de casos de coronavirus entre los latinos es que muchos han permanecido en el trabajo y en primera línea desde que estalló la pandemia hace siete meses.

“Ocupamos los trabajos que los estadounidenses no quieren hacer”, dijo Juan Manuel Gómez, de 43 años, un inmigrante colombiano que trabaja cinco días a la semana ensamblando transformadores eléctricos en una planta de General Electric en Clearwater. “Y ahora nadie quiere perder su trabajo”.

Juan Manuel Gómez, de 43 años, posa frente a su casa en Clearwater. Gómez, quien emigró de Colombia hace 11 años y se convirtió en ciudadano en 2017, espera que haya más oportunidades para que los hispanos adquieran la ciudadanía. [ IVY CEBALLO | Times ]

La mayoría de sus compañeros de trabajo son inmigrantes latinos y europeos que llegaron a Estados Unidos como refugiados políticos, dijo Gómez en español.

Para muchos latinos, agregó, la elección es un referéndum sobre Trump, equilibrando lo que ven como sus logros económicos con la mala gestión de la inmigración.

“El gobierno necesita cambiar su tono cuando se trata de inmigrantes, y estoy seguro de que lo hará”, dijo Gómez, un republicano registrado que votará por primera vez desde que llegó a Estados Unidos hace 11 años. Vive en Clearwater, hogar de tres de los 10 distritos más latinos en el condado de Pinellas.

“Al final, la búsqueda de estabilidad económica significa que apoyaré a Trump”, dijo Gómez. “Defiende la libertad, la religión, apoya la oración y no está de acuerdo con el aborto”.

Y añadió: “No hablo de eso porque hay muchos enemigos”.

• • •

Engracia Cid salió de República Dominicana y llegó a los Estados Unidos en 1982 cuando tenía 23 años. Vivió bajo tres administraciones republicanas y dos demócratas antes de convertirse en ciudadana. Votó en 2012 por la reelección del presidente Barack Obama.

A los 61 años Cid tiene tres hijos adultos y vive en Tampa ocupando una casa móvil. Tampa es el hogar de siete de los 10 distritos más latinos de Hillsborough, con los otros tres en las comunidades del sur del condado de Ruskin, Wimauma y Gibsonton.

Engracia Cid, de 61 años, nació en República Dominicana y se convirtió en ciudadana estadounidense luego de residir en Puerto Rico. Estuvo trabajando con Mi Familia Vota en el registro e inscripción de nuevos votantes. "Es importante para mí porque quiero que la gente salga a votar", dijo Cid en español sobre su empleo. [ IVY CEBALLO | Times ]

Cid se preocupa por el empleo y cree que el gobierno debería desempeñar un papel en la provisión de cobertura de salud para todos. Ella sufre de diabetes. Estuvo sin trabajo más de un año antes de conseguir un puesto de medio tiempo registrando nuevos votantes en la organización sin fines de lucro Mi Familia Vota.

Cid planea votar por Biden.

“No quiero un líder que siga dividiendo al país”, dijo en español. “Tenemos muchos problemas y demasiado drama con Trump y sus políticas racistas. Creo que necesitamos un gobierno transparente que apoye a la clase trabajadora y a los inmigrantes”.

Gloria Mendoza, nacida en Perú, de Land O 'Lakes es demócrata, pero dijo que los lazos partidistas no necesariamente asegurarán su voto en noviembre. Mendoza, de 58 años, es esposa, madre de una hija adulta y trabajadora social de la Oficina del Sheriff del Condado de Pasco.

“Todavía no sé por quién voy a votar”, dijo. “Lo único que tengo claro es que soy una persona más orientada a la economía y la educación. Más estabilidad financiera significa más oportunidades”.

Los eventos y desarrollos en el Caribe y América Latina a menudo ayudan a informar cómo los latinos votan en Florida. En muchos casos las lealtades se basan en líneas partidistas.

Los candidatos republicanos han disfrutado durante mucho tiempo del apoyo de los cubanos que huyeron al sur de la Florida después de la toma de posesión de la isla por parte de Fidel Castro en 1959 y su adopción del socialismo.

De manera similar, Florida ha acogido a algunos de los 140,000 refugiados o solicitantes de asilo en los Estados Unidos que han abandonado Venezuela mientras la nación, que alguna vez fue estable, se deteriora bajo el liderazgo del aliado cubano Nicolás Maduro. En total, tres cuartas partes de los venezolanos en los Estados Unidos son nacidos en el extranjero y la mitad vive en Florida.

Muchos de estos inmigrantes obtuvieron la ciudadanía estadounidense y se unirán a Trump por diferentes razones. Ha restablecido las restricciones a los viajes y el comercio con Cuba y ha reconocido a un rival político al pedir sanciones contra el gobierno de Maduro.

Muchos puertorriqueños, por otro lado, no han perdonado a Trump por lo que ven como su incapacidad para brindar la ayuda adecuada al territorio estadounidense después de una serie de desastres naturales que comenzaron con el huracán María en 2017.

Georges Habalian, de 40 años, de Tampa, nació en Venezuela y da la bienvenida a la línea dura de Trump contra el gobierno de Maduro.

Habalian es esposo y padre de un hijo de 10 años, trabaja en tecnología de la información y votó por Hillary Clinton en 2016. Cambió de partido en 2018 y planea votar por correo por Trump este año.

Georges Habalian, de 40 años, posa frente a su casa en Tampa. Habalian, un republicano registrado y venezolano de nacimiento, dijo que se inclina a votar por la reelección del presidente Donald Trump aunque tiene algunas reservas. "A mi modo de ver, no importa cuán inciertas puedan ser las cosas, el bienestar del país debe ser lo primero", dijo Habalian. "Él está defendiendo eso". [ IVY CEBALLO | Times ]

“El comportamiento del presidente Trump probablemente no esté en línea con la historia y los buenos modales, pero es efectivo y otros países nos miran con respeto”, dijo Habalian en español. “Biden es una persona estelar con muchas cualidades, pero es un hombre bastante mayor y creo que eso puede impactar la presidencia”.

Las personas de ascendencia puertorriqueña representan la mayor parte de la población latina del condado de Hillsborough, seguida por los cubanos y mexicanos.

Los puertorriqueños Modesto y Gilda Escalera de Ruskin, ambos de 71 y republicanos registrados, dijeron que cruzarán las líneas del partido para votar por Biden.

“La economía va bien, pero Estados Unidos es un país de inmigrantes”, dijo Modesto Escalera, un ingeniero eléctrico jubilado. "Queremos volver a las relaciones normales con la comunidad internacional y que el gobierno proteja el medio ambiente.

“De lo contrario, ¿qué pasará con las generaciones futuras?”, se preguntó.

Entre los temas que preocupan a Gilda Escalera, quien trabajó en Puerto Rico como oficial de manejo de emergencias, está el manejo de la pandemia y el vandalismo que ha ocurrido durante las protestas callejeras recientes y las manifestaciones sobre los derechos humanos en el país.

“He perdido la confianza en este gobierno y en instituciones públicas como los Centros para el Control de Enfermedades debido al coronavirus”, dijo. “Una cosa está clara: no es necesario ser un experto para comprender que algunas cosas se están manejando mal”.

• • •

Aún así, cada vez más, el voto latino está en juego, debido a que mucha ya no se registra ni como republicano o demócrata, sino como una persona ‘sin afiliación partidista’.

A lo largo de Tampa Bay, los votantes latinos que se registran sin afiliación superan en número a los republicanos y se están acercando poco a poco al liderazgo que tienen los demócratas entre la población en general. Esto es cierto en los condados de Hillsborough y Pinellas, donde los demócratas tienen una mayoría en general, así como en Pasco, un condado fuertemente republicano.

Lucy Araiza, de 22 años, se graduó recientemente en ciencias marinas de la Universidad de Tampa y está registrada sin afiliación. Araiza votó por primera vez mientras vivía en Texas en 2016, lo hizo por Clinton como un rechazo a Donald Trump.

Lucy Araiza no está afiliada a ningún partido. Planea votar por correo en las próximas elecciones presidenciales. Será su segunda votación. "Soy mexicana y puertorriqueña, pero también tengo mucho que agradecer a Estados Unidos porque mi madre sirvió en el ejército”. [ IVY CEBALLO | Times ]

Ella desea que Trump y Biden hablen directamente y sin rodeos sobre las preocupaciones de los votantes más jóvenes como el cambio climático, por ejemplo, y la protección del medio ambiente. Araiza puede votar esta vez por Biden, o puede que tal vez no.

“Lo estoy considerando, pero al mismo tiempo no quiero hacerlo”, dijo Araiza, quien vive en Tampa y es hija de padres mexicanos y puertorriqueños. “Me gustaría sentir que hay voces que podrían representarme, pero creo que ahora estoy eligiendo entre dos males”.

Otro votante no partidista, Lacho Palomo, residente de Largo y de 25 años, también está considerando no participar en las elecciones.

“No quiero tomar esto a la ligera, porque estamos hablando de nuestro futuro”, dijo Palomo, quien ha trabajado en la construcción y otros empleos desde que fue despedido del Seminole Hard Rock Hotel and Casino en Tampa debido a la pandemia.

Aún así, dijo, no está satisfecho con Trump y Biden. Su conclusión es una: “Entonces, para mí, un voto en blanco es otro tipo de voto”.

Lacho Palomo, de 25 años, es un mexicano-estadounidense de primera generación que vive en Largo. Dijo que el nuevo presidente debe esforzarse y concentrarse en las pequeñas empresas ‘porque eso es lo que también mantiene al país hacia adelante’. [ IVY CEBALLO | Times ]

Palomo, quien tiene raíces mexicanas, dijo en español que espera que el próximo presidente apoye a las pequeñas empresas porque cree que la clase trabajadora depende de ellas.

“El solo hecho de terminar 2020 no significa que todas las cosas malas se hayan ido”, dijo. “Continúa, hasta que alguien tome una decisión, y ¿quién mejor para tomar una decisión que los que están en el cargo?”.

Juan Rodríguez, un inmigrante mexicano de 60 años que vive en Clearwater, dijo que no puede entender por qué un votante de origen latino tendría dudas al emitir su voto. En su opinión las cosas están muy claras.

Juan Rodríguez, de 60 años, frente a su casa en Clearwater. Rodríguez dijo que tenía 28 años cuando emigró a Estados Unidos desde México. "Si no le das afecto a los mexicanos es cuando pierdes la voluntad de votar de un latino", dijo Rodríguez en español sobre el presidente Donald Trump. [ IVY CEBALLO | Times ]

“Estoy contando los días”, dijo Rodríguez, padre de tres hijos y ex trabajador agrícola que se hizo ciudadano hace dos años. Esta será la primera vez que vota en Estados Unidos.

“Quiero votar en contra de Trump y rezar por mejores trabajos para que más personas puedan pagar sus alquileres y tengan más oportunidades de mejorar sus vidas”, dijo en español.

Es probable que muchos votantes latinos no participen en las elecciones, dijo Pablo Brescia, profesor de español y director del Comité de Diversidad de la Universidad del Sur de Florida. Una razón, dijo Brescia, es que muchos inmigrantes tienen poco interés en quién los representa en el Congreso y en el gobierno estatal y local.

Un tercio de los latinos en los Estados Unidos son nacidos en el extranjero, según un informe del Pew Research Center de septiembre de 2019.

“No se debe a su educación”, dijo. “Más bien, es una falta de información e interés en los asuntos políticos de este país”.

Otros factores en esta falta de interés incluyen el coronavirus, la crisis económica y la intimidación que sienten por parte de un gobierno que margina a los inmigrantes y a los latinos en general, dijo Brescia.

“Sería un gran error no ejercer el derecho al voto”, dijo, “y dejar las cosas en manos de otros”.

• • •

Los latinos más afectados por la pandemia en realidad tienen más probabilidades de votar, por lo que pueden responsabilizar a los líderes gubernamentales, según una encuesta reciente realizada en Florida, Arizona y Texas por el grupo de defensa cívica UnidosUS y el grupo de investigación Latino Decisions.

La encuesta le da a Biden la ventaja entre los votantes latinos en los tres estados, por un margen de 15 puntos en Florida, 28 en Texas y 29 en Arizona.

Si los latinos de Florida ejercen su poder político, espere que se conviertan en un cambio de juego en la carrera presidencial, dijo J. Edwin Benton, profesor de la Escuela de Estudios Globales Interdisciplinarios de la USF. Están creciendo como parte de los votantes en un estado que ocupa el tercer lugar en votos electorales. A largo plazo, sus votos también pueden impulsar políticas sobre temas de importancia para ellos, dijo Benton, incluida la jubilación, el medio ambiente, la justicia social y racial y el logro del sueño americano.

“Ni los candidatos presidenciales demócratas ni republicanos pueden permitirse ignorar a este gran bloque de votantes potenciales”, dijo Benton.

Padilla, la joven de 19 años de Ruskin que votará por primera vez, sueña con ingresar a las fuerzas armadas para servir a su país, estudiar una carrera y, en el camino, ayudar a mantener a su madre y a sus dos hermanas menores. Su padre murió hace dos años de cáncer. Se está dando cuenta de la responsabilidad de participar en el proceso democrático.

“Es algo serio”, dijo Padilla. “Estás votando por tu futuro y la estabilidad de tu familia. Es una decisión que te seguirá durante bastante tiempo”.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement