Advertisement
  1. CENTRO

Veterano boricua: un ejemplo de honor y fidelidad

Conversación con Carmelin Aponte, galardonado con la Medalla de Oro del Congreso. Aponte formó parte del 65º Regimiento de Infantería de Puerto Rico, la única unidad totalmente hispana en la historia del Ejército de los Estados Unidos.

Por Philip Morgan

Corresponsal del Tampa Bay Times

Este verano, Carmelin Aponte, de 92 años, residente de Tampa, recibió su copia de la Medalla de Oro del Congreso, otorgada en 2014 en honor a los “Borinqueneers”, el 65 ° Regimiento de Infantería, una unidad del Ejército compuesta por Soldados puertorriqueños - por su “servicio militar pionero, devoción al deber y muchos actos de valor frente a la adversidad”. Los soldados, en su camino hacia la Guerra de Corea, tomaron su nombre de la palabra original Taína para la isla , Borinquen.

Aponte, uno de los 15 niños que crecieron en una granja en Puerto Rico, fue reclutado en la unidad el 20 de marzo de 1945, menos de dos meses antes del final de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Había cumplido 17 solo unos días antes. Su padre, dijo, había anotado el año equivocado en su certificado de nacimiento, 1927 en lugar de 1928.

Aponte dejó el ejército como sargento primero en 1956 y se fue a trabajar para Chase Manhattan Bank en San Juan, jubilandose como analista de producción senior y mudándose a Tampa en 1983. Fanático del béisbol toda su vida, fue entrenador voluntario y director general de béisbol de las ligas menores en Temple Terrace durante 13 años. Habló con el Tampa Bay Times sobre sus experiencias en el Ejército.

Podría haber aclarado la discrepancia sobre la fecha de su nacimiento y pedirle al Ejército que esperara un año más para llamarlo. ¿Por qué decidió entrar cuando lo hizo?

En ese momento, todos los chicos de mi vecindario se estaban uniendo al Ejército. Sabía que se fueron al extranjero. Cuando era adolescente, quería ir a lugares que nunca había visto antes. Esa fue parte de la razón, pero también quería ayudar a mi familia.

Estaba a punto de abordar un barco de transporte con destino a la guerra en Corea cuando fue detenido. ¿Qué pasó?

Estaba sirviendo en el Batallón de Artillería 504 (de campo) en Fort Kobbe, Panamá, cuando nos estaban preparando para ir a Corea.

El barco estaba en la Zona del Canal; estaba listo con las tropas que iban a abordar ese barco de transporte. Y cuando pasamos lista para abordar el barco, cuando llegaron a mi nombre… me dijeron que no fuera a los camiones. Los camiones estaban allí llenándose de chicos. ... Me dijeron, Carmelin, espera a un lado. … Había otro chico de mi ciudad natal (reprimido). … Nunca me dieron una razón.

¿Quería ir a Corea con ellos?

Sí señor. Estaba molesto, porque estaba preparado mentalmente y tenía todo el equipo que necesitaba, todo lo que necesitaba. Estaba preparado, mental, físicamente, todo. … No podía adivinar cómo no fui allí. Debido a mis amigos, la mayoría de mis compañeros soldados, habíamos estado juntos durante tanto tiempo. No podía creer que nos dejaran a mí y al otro chico de mi ciudad natal fuera de esto.

¿Hacia dónde lo enviaron?

Fui (asignado) a la 28ª División en Ulm, Alemania. Cuando llegué a Alemania, me entrenaron para ser jefe de equipo (obús de 105 mm).

Dice que varios de sus amigos murieron justo después de llegar a Corea, cuando un tren chocó contra uno de los camiones del convoy. Pudo haber estado en ese camión.

Si. Los chicos estaban en la escuela conmigo. … Eran de mi barrio.

Y las oraciones de su madre, ¿Cree que lo salvaron?

Lo creo completamente. Antes de irme a Alemania, me dieron permiso para ver a mi familia. Y mis hermanos me dijeron que mi madre solía ir en un cuarto cerrado allí casi a diario durante mucho tiempo, rezando ... rezando por mí y los otros chicos que eran de mi ciudad natal.

Solía llevarme a la iglesia. ... Cuando era niño, solíamos caminar por los campos de caña de azúcar para llegar a tiempo a la iglesia. … A las 4:30 de la mañana solíamos levantarnos y marcharnos.

Carmelin Aponte dejó el Ejército como sargento primero en 1956 y se fue a trabajar para Chase Manhattan Bank en San Juan, Puerto Rico.
Carmelin Aponte dejó el Ejército como sargento primero en 1956 y se fue a trabajar para Chase Manhattan Bank en San Juan, Puerto Rico. [ Foto: Courtesy ]

Estuvo en Alemania durante la ocupación aliada de ese país. ¿Cómo reaccionaron los alemanes en Ulm ante la presencia de los estadounidenses?

Bueno, los alemanes eran gente muy agradable. … Fueron muy amables con nosotros. …

Yo no fumaba. En (nuestras) raciones, cada soldado tenía cigarrillos. Algunos solían venderlos, pero yo solía dárselos a la gente del pueblo.

En el propio Ejército, ¿tuvo que lidiar con algún prejuicio étnico de los soldados estadounidenses?

Sabía que lo había, pero no conmigo. Me trataron muy bien. De hecho, tengo (muy buenos) recuerdos de mi comandante.

Sobre el capitán de su unidad en Alemania. ¿Qué admiraba de él?

Ese fue un hombre que influyó en mi vida y me hizo sentir que era un gran hombre. ... Su nombre era Paul Goetz. Me entendió y me impresionó su liderazgo, lo bien que me trató a mí y a los demás. Lo vi como un líder, pero también como una figura paterna.

Vino a vivir a Lutz ... a unas dos millas de donde yo vivía. … Pero cuando vine aquí en 1983, un amigo mío (y yo) lo buscamos, y había fallecido cinco años antes. Entonces hablé con su viuda y ella me conocía. En un momento él (me la presentó) en Ulm, Alemania.

Este año se enteró de que la unidad recibió la Medalla de Oro del Congreso. ¿Cómo consiguió su copia de la medalla?

Tuvieron que ir a mis registros y averiguar qué hice cuando me uní. En mayo recibí el aviso de que iba a recibir la medalla por el servicio que hice por este hermoso país. Amo este país y amo a Puerto Rico.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement