Advertisement
  1. CENTRO

Inmigrantes y defensores respiran de nuevo después del fallo de DACA

Erian Boxtha, de 27 años, llegó a Estados Unidos a los seis años es uno de los acogidos bajo el programa de DACA. Debe renovar su permiso de trabajo en marzo de 2021 y pagar $495..
Erian Boxtha, de 27 años, llegó a Estados Unidos a los seis años es uno de los acogidos bajo el programa de DACA. Debe renovar su permiso de trabajo en marzo de 2021 y pagar $495.. [ Courtesy Erian Boxtha ]
Publicado Dic. 16, 2020

CENTRO Tampa

TAMPA - Erain Boxtha se siente mejor y cree que puede ver un futuro brillante después de que un juez federal restauró el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia de la era Obama o DACA.

El programa permite que miles de inmigrantes indocumentados traídos a Estados Unidos cuando eran niños, conocidos como “soñadores”, se queden mientras trabajan y van a la universidad. No es un camino hacia la ciudadanía o el voto.

“Es un paso adelante porque un tribunal importante respalda una situación que tenía que ser definida hace mucho tiempo”, dijo Boxtha, un mexicano de 27 años.

El juez de distrito de Estados Unidos, Nicholas Garaufis, dijo el viernes pasado que el Departamento de Seguridad Nacional tiene que aceptar las solicitudes por primera vez y asegurarse de que los permisos sean válidos por 24 meses. El juez también dijo que los solicitantes aprobados deben obtener permisos de trabajo que duren dos años.

Boxtha tenía 3 años cuando llegó a Estados Unidos con sus padres desde México.

El programa DACA le ha permitido a Boxtha estudiar Tecnología de Ingeniería Electrónica en Hillsborough Community College y trabajar legalmente para mantener a sus padres, Adrian, de 54 años, y Anani, de 44. La familia vive en Plant City. Boxtha dijo que debe renovar su estatus de acción diferida en marzo de 2021. Su hermana menor, Ana, ahora de 23 años, también es beneficiaria de DACA. Estudia ciencias políticas en la Universidad del Sur de la Florida.

“Para todos es un gran alivio y definitivamente me siento más seguro y positivo porque durante los últimos cuatro años la situación ha sido muy complicada”, dijo Boxtha, quien ingresó al programa de acción diferida en 2012.

DACA comenzó hace ocho años con una orden ejecutiva de la administración Obama. Está abierto a aquellos traídos a Estados Unidos antes de los 16 años, que hayan vivido en el país durante al menos cinco años y tengan un historial legal limpio.

DACA protege a unos 645,000 jóvenes de la deportación. Pero el presidente Trump emitió una orden para eliminar el programa en 2017. Más tarde, un tribunal falló en su contra, lo que llevó a los desafíos legales que terminaron frente a la Corte Suprema.

En el apogeo de la campaña política de 2020, la Corte Suprema se pronunció sobre el tema en junio y dijo que Trump violó la ley federal al poner fin al programa.

A raíz de la decisión, Chad Wolf, el secretario interino de Seguridad Nacional, dijo que el fallo usurpa la clara autoridad del Poder Ejecutivo para poner fin a los programas ilegales. Anunció que la administración no aceptaría nuevas solicitudes y otorgaría renovaciones por un año en lugar de dos. Pero el juez Garaufis dictaminó que Wolf había ascendido “ilegalmente” al puesto más alto de la agencia y no tenía la autoridad para restringir el programa.

El DHS dijo en su sitio web que el departamento cumplirá con la orden del juez Garaufis mientras permanezca en vigor, pero “puede buscar alivio” de la orden.

“USCIS tomará las medidas apropiadas para proporcionar evidencia de las prórrogas de un año de los documentos de autorización de empleo y acción diferida bajo DACA a las personas que recibieron documentación el 28 de julio de 2020 o después, con un período de validez de un año bajo el Memorandum de Wolf”, dijo el DHS.

Ted Hutchinson, director de Florida de FWD.us, una organización bipartidista que trabaja para reformar los sistemas de inmigración y justicia penal dijo que la regla más reciente sobre DACA es una prueba de que los soñadores merecen una reforma integral.

“Creo que es la decisión correcta y creo que es una gran oportunidad para seguir luchando por ellos”, dijo Hutchinson.

Bruce Lesley, presidente de First Focus on Children, una organización de defensa bipartidista dedicada a hacer que los niños y las familias sean una prioridad en las políticas federales dijo que la decisión es una gran victoria, especialmente para al menos 55,000 adolescentes y jóvenes inmigrantes que se volvieron elegibles desde la administración de Trump intentó finalizar el programa.

“La pelota está ahora en la cancha del Congreso para brindar soluciones permanentes a los soñadores que reconocen que su hogar está aquí”, dijo Lesley.

Cirenio Cervantes, de 26 años, otro participante del programa de acción diferida dijo que se siente aliviado después de que se restableció DACA. Cervantes tenía 7 años cuando llegó a Estados Unidos desde México con sus padres. Cervantes estudió en la USF y tiene una licenciatura en Biología Celular y Molecular. Trabaja con Faith en Florida, una organización sin fines de lucro que apoya a inmigrantes y otras personas que viven en la pobreza.

“Hemos luchado mucho para mantener DACA y lo seguiremos haciendo”, dijo Cervantes. “Como miembro de DACA, sé cuánto me ha ayudado a tener mejores oportunidades laborales y educativas”.