Advertisement
  1. CENTRO

Los 11 decretos espirituales más poderosos de la Cábala

Los mensajes divinos y las lecciones espirituales siempre están disponibles para quien las desea y visibles para quien las busca.
Los mensajes divinos y las lecciones espirituales siempre están disponibles para quien las desea y visibles para quien las busca. [ DAMIAN DOVARGANES | AP ]
Publicado Ene. 12

Por Raquel Aché

Especial para CENTRO Tampa

Decreta estas verdades todos los días, o en cualquier momento que desees una luz en la oscuridad, un apoyo incondicional en tus decisiones, un guía en tu camino, un recordatorio del amor incondicional que posees.

1. “Todo poder que fue o será está aquí ahora.”

Tu poder parte de comprender que el único momento es el Aquí y el único lugar es el Ahora. Tu voluntad, tu potencial ilimitado y tu poder infinito siempre está Aquí Ahora.

2. “Soy un centro de expresión para la Primaria Voluntad hacia el bien que eternamente crea y sostiene el universo.”

Eres un canal para la luz del Poder de Vida: estás en este mundo para que la creatividad infinita, el potencial ilimitado y la verdad divina se expresen en todo momento a través tuyo.

3. “Soy un centro de expresión para la Primaria Voluntad hacia el bien que eternamente crea y sostiene el universo.”

Eres un canal para la luz del Poder de Vida: estás en este mundo para que la creatividad infinita, el potencial ilimitado y la verdad divina se expresen en todo momento a través tuyo.

4. “Lleno de Entendimiento de su perfecta ley, soy guiado momento a momento por el sendero de la liberación.”

Nunca estás solo: tu alma, en conexión permanente con la divinidad, siempre está contigo, guiándote por los senderos que debes andar, brindándote luz compartiendo su sabiduría natural contigo.

5. “De las inagotables riquezas de su Ilimitada Substancia, extraigo todas las cosas necesarias espirituales y materiales.”

Todo lo que deseas y necesitas viene a ti en el momento perfecto y de la forma que más te conviene. Si abres tus brazos a las riqueza ilimitada de la vida, eso es lo que recibirás. Recuerda: lo que buscas te está buscando.

6. “Reconozco la manifestación de la Indesviable Justicia de la Primaria Voluntad en todas las circunstancias de la vida.”

Lo que ocurre siempre es lo que debe ocurrir, así no lo comprendamos en este momento. En ningún caso tienes que tomar la justicia en tus propias manos, porque la vida siempre es justa y de una u otra manera ajusta sus cuentas.

7. “En todas las cosas grandes y pequeñas veo la Belleza de la Expresión Divina.”

En todo instante, Dios, el Universo, el Poder de Vida, está comunicándose contigo, protegiéndote, guiándote por el camino que más te conviene recorrer, haciendo todo lo que puede para que obtengas todo lo que quieres y necesitas en tu vida. Elige ver cada cosa que sucede como una expresión del amor incondicional que tiene el Universo para ti, como la bendición que es.

8. “Viviendo de esa Voluntad, sostenido por su infalible Sabiduría y Entendimiento, mía es la Vida Victoriosa.”

La plenitud será tuya en tanto alimentes tu alma y cultives tu espiritualidad para conectarte con el Poder de Vida. Cuando te re-conectas con tu fe, te re-conectas con todas las maravillas de la vida.

9. “Espero confiado la perfecta realización del Eterno Esplendor de la Luz Ilimitada.”

Ten fe en lo que ocurre, ha ocurrido y ocurrirá, pues todo esto es una expresión de la Voluntad Divina, del plan perfecto que tú y el Universo han definido para ti en este mundo. Cuando sientas miedo por lo que podría ocurrir, llénate de fe: cree en la perfección de todo lo que ocurre. Recuerda que el Universo siempre te está guiando y protegiendo amorosamente, pase lo que pase.

10. “En pensamiento, palabra y obra, confío mi vida, día a día, al firme Fundamento del Ser Eterno.”

Piensa, habla y actúa desde el amor, la luz, la bondad, la virtud, la justicia, la verdad. Ponte al servicio del Poder de Vida: permite que sus virtudes toquen todos los aspectos y cada una de las áreas de tu vida, y te convertirás en una luz para los demás, para el mundo.

11. “El Reino del Espíritu está incorporado en mi carne.”

Tu alma habita tu cuerpo y te conecta directamente con el Poder de Vida en todo momento. Su luz brilla en el centro de tu pecho y te protege de todos los males como un escudo invencible.