Advertisement
  1. CENTRO

Caos en el Capitolio repercute en varios inmigrantes

Los disturbios en Washington golpean a los inmigrantes del área de la Bahía que esperaban escapar del caos de países como Colombia, Honduras, Perú y Venezuela, donde la democracia también ha enfrentado desafíos a menudo violentos.

CENTRO Tampa

TAMPA - Mario J. Rodríguez ha visto la democracia bajo ataque antes, cuando organizaciones criminales y guerrillas de izquierda lucharon contra líderes en su natal Colombia.

Rodríguez, de 68 años, quien huyó de la nación sudamericana hace 22 años, todavía está tratando de procesar las imágenes que vio el miércoles cuando una turba atacó el Capitolio de Estados Unidos mientras el Congreso estaba en sesión.

“Lo primero que pensé fue: ‘No puede ser verdad’”, dijo Rodríguez. “Solo ves esto en las películas de acción. Pero esto es real y esto es Estados Unidos”.

El motín le recordó a Rodríguez la década de 1980, conocida en Colombia como la “Década del Terror” por la guerra interna librada entre el Ejército, las fuerzas paramilitares y los capos de la droga, entre ellos Pablo Escobar.

“Me duele recordar lo que pasó hace muchos años, y vivir lo mismo aquí es increíble”, agregó el colombiano.

La historia de Estados Unidos ahora puede estar dividida entre el tiempo anterior al motín y el posterior, dijo Rodríguez, un conductor de Uber Eats que vive en Tampa y colaborador del consulado móvil colombiana.

“En política, tienes que saber cuándo pierdes y cuándo ganas”, dijo Rodríguez. “La clave de la democracia es ser tolerante, escuchar las voces de los votantes, seguir lo que dice la ley. Si lo ignoramos, estaremos en problemas”.

La imagen de países latinoamericanos inestables, o “repúblicas bananeras”, fue invocada en las críticas a los disturbios por personas como el secretario de Estado Mike Pompeo y el expresidente George W. Bush. La comparación provocó la burla de las personas que viven y trabajan en países del Tercer Mundo.

Pero no hay duda de que la estabilidad de Estados Unidos se vio afectada cuando los partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio, dijo Lurvin Lizardo, una activista de Tampa nacida en Honduras que teme más ataques violentos.

“Todos estos extremistas nos han criticado mucho por ser inmigrantes, y ahora esto sucede en sus manos”, dijo Lizardo, de 49 años. “Es increíble porque este país es el líder de muchos otros”.

Antes de las elecciones de noviembre, Lizardo se unió a un recorrido en autobús a nivel nacional llamado “Camino a la justicia” para presionar por extender el Estatus de Protección Temporal en los Estados Unidos, evitando la deportación de ciertos inmigrantes que ingresaron ilegalmente cuando eran niños.

Se unió al coro de voces que criticaban a las fuerzas del orden por su débil respuesta a los disturbios.

Lurvin Lizardo, nacida en Honduras, dice que los disturbios en el Capitolio plantean dudas sobre la estabilidad de Estados Unidos.
Lurvin Lizardo, nacida en Honduras, dice que los disturbios en el Capitolio plantean dudas sobre la estabilidad de Estados Unidos. [ MARTHA ASENCIO RHINE | Times ]

“Si hubieran sido afroamericanos, creo que la reacción de la policía habría sido muy diferente”, dijo Lizardo. “Por eso creo que hay muchas preguntas que quedarán sin respuesta. Mi familia y yo estamos indignados “.

Luis Fernández Sánchez, de 51 años, que vive en Lithia y trabaja como constructor, llegó con su familia a Estados Unidos desde Perú hace tres décadas cuando los grupos terroristas de Sendero Luminoso desataron una crisis política y económica.

Fernández, partidario de Trump, se sorprendió al ver que una turba invadía el Capitolio de Estados Unidos.

“He estado en Estados Unidos durante 31 años y me preocupo profundamente por el futuro de este hermoso país”, dijo. “Creo que esta fue una acción planificada. Lo que presenciamos el 6 de enero tiene que ser examinado “.

Como inmigrante, dijo Fernández, tiene una perspectiva más amplia sobre los disturbios y lo que está sucediendo en el país. Pero sus observaciones incluyen una referencia refutada a una amplia coalición de izquierda de activistas antifascistas.

“¿Qué vi? La violencia de Antifa y los partidarios radicales de Trump y el patriotismo de los pacíficos seguidores de Trump también “, agregó Fernández.

El venezolano Antonio Montero, de 49 años y residente de Clearwater, llegó a Estados Unidos en 2003 durante los primeros años de los gobernantes socialistas que ayudaron a hundir a la otrora rica nación en el caos.

El daño de los disturbios en el Capitolio está hecho, dijo Montero, y ahora Estados Unidos debe trabajar para garantizar que nunca se repita nada parecido.

“Estos son disturbios que ocurren mayoritariamente en países con dictadores como Hugo Chávez, cuando él estaba vivo y ahora con Nicolás Maduro”, dijo. “Pero aquí, en este país, esto no debería estar pasando

YOU MIGHT ALSO LIKE

Advertisement
Advertisement