Advertisement
  1. CENTRO

“Lo que nadie puede quitarme”... la libertad musical.

El cantante cubano Andy Falcón emigró a Estados Unidos después de amenazas en su país.
Andy Falcón posa para un retrato en el parque José Martí en Ybor City el jueves 21 de enero de 2021.
Andy Falcón posa para un retrato en el parque José Martí en Ybor City el jueves 21 de enero de 2021. [ IVY CEBALLO | Times ]
Publicado Feb. 10
Actualizado Feb. 11

CENTRO Tampa

TAMPA- Una de sus canciones nació en una celda.

Esa composión se convirtió en un “himno” para muchos inmigrantes, dijo Andy Falcón, el artista joven de Cuba que la escribió.

Cuando Falcón estaba detenido en un centro de detención de inmigrantes en Nuevo Mexico, empezó a hablar con sus compañeros sobre sus viajes hacía Estados Unidos. Usando estas experiencias y memorias de su propio viaje, desarrolló “Grito Mundial”, una canción que finalmente sería lanzada en El Día Internacional del Inmigrante.

Ahora, Falcón vive en Tampa y continúa componiendo música. El artista de 31 años dijo que se siente afortunado estar en Estados Unidos. Y también dijo que, para muchos inmigrantes, ha sido muy difícil dejarlo todo y salir huyendo hacia Estados Unidos.

La letra de Grito Mundial refleja esa dificultad:

¿Qué pasó, qué pasó?

Pude ver que la alegría de mi cara se borró.

¿Qué pasó, qué pasó?

Esa vida que quería, en seguida se murió.

Salí de casa solo con un nudo en la garganta...

“Son muchos tiempos de espera, de incertidumbre, de sacrificio, de supervivencia sobre todas las cosas”, dijo Falcón sobre su canción. “Pero desgraciadamente, nosotros, no solo los cubanos sino los latinos, hemos tenido que sufrir en carne propia al salir de nuestros lugares de origen. Muchos no hemos llegado”.

Falcón grabó su primera canción en el 2015. Pero sus problemas con el gobierno cubano empezaron en el año 2017, cuando lanzó un videoclip para “Verano + Cubano”, que rápidamente se convirtió en una canción muy popular en Cuba.

Falcón elaboró su canción solamente por sus propios esfuerzos, pero el gobierno cubano maneja todas las figuras públicas. Y ahora, Falcón se había convertido en una figura pública. Por eso, el gobierno empezó a censurar a Falcón, aunque nunca había cantado nada acerca de política. El gobierno de la isla no aprobó sus documentos para ser un músico oficial e hicieron que le fuera difícil obtener una plataforma, recordó Falcón.

“¿Qué te digo? Fueron momentos malos, momentos muy duros”, afirmó Falcón.

Entonces, lanzó un videoclip mucho más crítico, que se llamaba “Soy”.

El cantautor convirtió esos momentos en letras de sus canciones.

“Era el sentimiento de cualquier ser humano que vive en Cuba y pues denuncia muchas cosas”, agregó Falcón.

Entonces, el gobierno empezó a amenazarlo. Acosaron a su mamá y le indicaron a Falcón que le iban a matar.

“Le dije: ‘Mira, mamá, no te preocupes que yo voy a seguir adelante … y sea lo que sea. Pues, si me tengo que morir, que sea así. Pero yo voy a cantar lo que yo quiera y lo que me guste, no lo que me manden’”, dijo Falcón.

Por fin, en 2019, decidió ir a Estados Unidos, con ayuda de un amigo que vive en Tampa.

Era una jornada de cinco días. Voló desde Cuba a Cancún, México, camuflado, porque tenía miedo de que alguien le reconociera. En México, tomó varios transportes, antes de llegar a la frontera.

Se entregó pidiendo asilo en El Paso y fue detenido allí hasta que fue enviado a un centro de detención en el condado de Cibola en Nuevo México. Pasó más de un mes en este centro recluido y escribió “Grito Mundial”. Después, fue a otro centro en el condado de Otero en Nuevo México y pasó dos meses allí antes de llegar a Tampa.

Andy Falcón afirma que lo único que no puede quitarle el gobierno cubano es su talento innato y su creatividad. Foto: IVY CEBALLO   |   CENTRO Tampa
Andy Falcón afirma que lo único que no puede quitarle el gobierno cubano es su talento innato y su creatividad. Foto: IVY CEBALLO | CENTRO Tampa [ IVY CEBALLO | Times ]

Cuando llegó a Tampa, Falcón pensó que iba a dejar su música y buscar otro trabajo.

“Yo llegué con el sentimiento de no cantar más”, dijo Falcón.

Sin embargo, sus planes cambiaron cuando fue a los Servicios Luteranos de Florida. Ahí, conoció a Carlos José Peralta quién es el coordinador del alcance comunitario y ha trabajado por años en medios.

Falcón le contó a Peralta acerca de su canción “Grito Mundial” que era un reflejo de su travesía para llegar a territorio estadounidense y Peralta estaba impresionado del talento del joven artista. Entonces, Peralta le presentó a un productor.

“Es muy humilde”, dijo Peralta acerca de Falcón, quien se siente orgulloso de su origen y su familia, quienes no tenían ni siquiera teléfono en casa.

Peralta también le presentó a Maritza Astorquiza y Alex Cora, los dueños de Coda Sound, una empresa de producción visual y de sonido. En 2019, Falcón participó en el festival que organiza esa empresa, Conga Caliente.

A Astorquiza le llamó la atención porque las letras de las canciones de Falcón tienen sentido. Es muy dedicado a su música, dijo Astorquiza.

“Lo hace con sentimiento”, enfatizó. “Hace tiempo, las canciones realmente tenían sentido”.

Hace un mes, Falcón lanzó un videoclip para su canción “O todo O nada”. Ahora, tiene planes para tres canciones más, incluso una dedicada a la ciudad de Miami, donde graba profesionalmente sus composiciones.

Para Falcón, la música no solo le permite expresar sus emociones, sino que es una forma de reflajarse.

“Es bien sencillo. La música es lo que nadie puede quitarme”, dijo. “La creación de mis letras, nadie me las puede quitar.”

Contacte a Natalie Weber en nweber@tampabay.com.