Advertisement
  1. CENTRO

Hillsborough considera el cierre y la fusión de escuelas para solucionar problemas presupuestarios

Superintendente escolar Addison Davis examina las escuelas con muy pocos alumnos para su posible cierre.
Superintendente escolar Addison Davis examina las escuelas con muy pocos alumnos para su posible cierre. [ SCOTT KEELER | Times ]
Publicado Feb. 16

TAMPA - Las escuelas públicas del condado de Hillsborough con demasiados asientos vacíos serán examinadas para posibles fusiones e incluso cierres el siguiente año escolar, de acuerdo con el equipo de liderazgo del distrito.

El superintendente Addison Davis y su personal están en las primeras etapas de la evaluación de las escuelas para volver a dibujar los límites de asistencia como parte de su esfuerzo para detener el déficit en el distrito.

Davis dijo en una entrevista que está a seis semanas de llegar a la Junta Escolar con un menú de opciones. Indicó que ha identificado 60 escuelas que tienen al menos un 30 por ciento de vacantes.

“No podemos mantener las luces encendidas, las operaciones y los materiales de instrucción, y poner todos los recursos en una escuela cuando usted sólo tiene más de 200 estudiantes”, dijo Davis.

La disminución de la matrícula en las escuelas se produce por una serie de razones, desde los cambios en los patrones de población a la creciente popularidad de las alternativas a las escuelas públicas administradas por el gobierno.

Más de 30,000 de los estudiantes de las escuelas públicas de Hillsborough asisten a escuelas chárteres, que se financian a través del estado, pero funcionan de forma independiente. Miles más asisten a escuelas privadas a través de becas financiadas por los impuestos, y estas cifras podrían crecer aún más con propuestas en la Legislatura para ampliar estos programas.

Muchas de las escuelas que están perdiendo matrícula se encuentran en el centro urbano de Tampa, lo que plantea conversaciones difíciles sobre la cultura y la tradición.

Pero algunas están en los suburbios. Smith Middle School en Citrus Park, por ejemplo, está con 54 por ciento de la capacidad con la dura competencia de la Henderson Hammock, SLAM y Victory charter school.

El cierre de una escuela nunca es una perspectiva agradable, y tales decisiones se han encontrado con una fuerte oposición de la comunidad en otros lugares de la nación.

Hillsborough ha tardado en tomar este tipo de medidas. Los padres se quejaron cuando la escuela primaria Cahoon, una popular escuela magneto en el norte de Tampa, se fusionó en 2018 con la Van Buren Middle para formar lo que ahora es la Academia de Liderazgo Dr. Carter G. Woodson K-8. Hubo menos protestas cuando USF-Patel, una escuela chárter que luego fue asumida por el distrito, fue incorporada a lo que ahora es Pizzo K-8.

Davis y el superintendente adjunto Michael Kemp dijeron que tomará alrededor de un año para trabajar a través de la redistribución y el proceso de consolidación antes de la implementación. “Esto va a tener alcance de la comunidad, compromiso de la comunidad”, dijo Davis. “Va a requerir planes bien pensados y vamos a tener que ser cirujanos”.

Stephanie Baxter-Jenkins, directora ejecutiva del sindicato de profesores de Hillsborough, coincidió en que estas decisiones deben tomarse con extremo cuidado.

“Pensamos en las escuelas como el centro de la comunidad, y puede ser muy duro para las comunidades cuando las escuelas cierran”, dijo. “En todo el país, también hemos visto que el cierre de escuelas afecta de manera desproporcionada a las comunidades de bajos recursos y a las comunidades de color. Así que tenemos que ser muy cuidadosos con las decisiones que tomamos”.

Baxter-Jenkins también dijo que el distrito no está exento de culpa en lo que respecta al éxodo a las escuelas chárter.

La reconfiguración de la asistencia a las escuelas es uno de los muchos cambios que los líderes del distrito han esbozado para aumentar sus reservas de efectivo y evitar ser vulnerables a una toma de posesión por parte del Estado.

De forma más inmediata, Davis y su equipo planean reducir entre 1,500 y 2,000 puestos de trabajo para el próximo año escolar, continuando un proceso que detuvieron el año pasado debido a la resistencia de profesores, padres y algunos miembros del Consejo Escolar.

Están buscando formas de aumentar o ahorrar 100 millones de dólares para mayo o junio, cuando podrían quedarse sin dinero. Pero no verán los ahorros de los recortes de personal del año que viene hasta mucho después.

Esperaban una gran inyección de ayuda de COVID-19 por parte del gobierno federal, que se espera que libere más de 200 millones de dólares para Hillsborough bajo la Ley CARES.

Pero Kemp y Davis advirtieron que el dinero de CARES viene con numerosas complicaciones. Podría retrasarse al pasar por el gobierno estatal. Será compartido con las escuelas chárter y privadas.

En una carta enviada la semana pasada a los superintendentes, el presidente de la Cámara de Representantes de Florida, Chris Sprowls advirtió contra el uso del dinero para financiar las operaciones en curso. Y, lo que es aún más preocupante, existe la posibilidad de que el estado reduzca sus propias asignaciones por alumno, ya que considerará que el dinero de CARES es una ganancia inesperada para los distritos.

En octubre, Hillsborough se quedó sin dinero en efectivo y sacó una nota de anticipación de impuestos de 75 millones de dólares, que es un tipo de préstamo para cubrir las nóminas. En enero, Moody’s Investor Service, una de las principales empresas de calificación de bonos, emitió una rebaja en la calificación de parte de la deuda de Hillsborough y mantuvo su perspectiva negativa del distrito.

“Nuestro crédito no es favorable”, dijo Kemp. Así que, si el distrito tiene que tomar otro préstamo a corto plazo, “va a ser extremadamente caro”.

Davis dijo que está explorando una serie de opciones, incluyendo cambios en el acuerdo del distrito con un contratista de eficiencia operativa. En lugar de recibir las ganancias de los ahorros en el tiempo, el distrito recibiría el dinero por adelantado.

Davis y Kemp, que llegaron desde el condado de Clay en 2020, han dicho durante meses que las prácticas de personal del distrito causaron el desequilibrio que ahora amenaza su salud fiscal y su autonomía. Las fórmulas de personal existieron, pero no se siguieron, dijeron. Los puestos financiados con subvenciones permanecieron en los libros, mucho después de que las subvenciones expiraran.

Algunos de estos puestos se encuentran en las escuelas magneto, que también están siendo objeto de un duro análisis. El sistema de transporte para los magneto solo añade millones a un sistema de transporte que ya está infra financiado por el estado. Los programas magneto también conllevan puestos adicionales para subdirectores, consejeros y maestros principales.

“Podemos hacer cualquier cosa como distrito”, dijo Kemp. “Simplemente no podemos hacer todo, en todas partes”.

Davis insistió en que está comprometido a proteger la autonomía del distrito y sus más de 200 escuelas.

“Siempre he estado a favor de la elección de los padres”, dijo. "

Mi trabajo es proteger la educación pública. Y en la educación pública, se trata de nuestras escuelas gestionadas por el distrito. Aquellas en las que controlamos las finanzas, controlamos el plan de estudios, las contrataciones, las implementaciones, los programas sólidos”.