Advertisement
  1. CENTRO

Con sueños de volverse a abrazar

REUNIFICACIÓN FAMILIAR. Salvador Cortés vivió cómo deportaban a su esposa a México después de que su familia se cruzara con la policía de Lake Placid. Ahora espera ansioso una revisión de la política de inmigración acerca de la separación de familias.
Salvador Cortés, 44, y sus hijos Mateo, 5, Isabel, 7, y Areli, 12, posan para un retrato con los chihuahuas Firus, 8, y Mili, 3 de la familia, afuera de su casa en Lake Placid.
Salvador Cortés, 44, y sus hijos Mateo, 5, Isabel, 7, y Areli, 12, posan para un retrato con los chihuahuas Firus, 8, y Mili, 3 de la familia, afuera de su casa en Lake Placid. [ IVY CEBALLO | Times ]
Publicado Feb. 18

LAKE PLACID- Estados Unidos ha recibido la condena internacional por una política de la administración Trump que separó a familias en la frontera en un esfuerzo por frenar la inmigración ilegal.

Actualmente una política similar está destrozando a las familias de inmigrantes que ya viven en el país. Ellos esperan ansiosamente acción ahora que el presidente Joe Biden se ha orientado a revertir esta y otras reglas de la administración Trump, y entre ellas abrir un camino hacia la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos.

“No podemos hacer nada porque la deportación pasó hace casi un año”, dijo Salvador Cortés, de 44 años, padre de tres hijos y quien vio a su esposa deportada a México después de que una disputa doméstica atrajera la atención de la policía. “Ella está allí y nosotros estamos aquí”.

Mateo, de 5 años, y su padre Salvador Cortés, quien solo espera un futuro mejor para sus hijos.
Mateo, de 5 años, y su padre Salvador Cortés, quien solo espera un futuro mejor para sus hijos. [ IVY CEBALLO | Times ]

Cortés, quien llegó ilegalmente a Estados Unidos hace 16 años, lucha por mantener unida a la familia en su casa de Lake Placid mientras trabaja 10 horas al día, seis días a la semana como jardinero. Él Nunca ha solicitado la residencia legal porque sabe que no califica.

En espera ahora están los sueños que él y su esposa, Francisca, de 47 años, quienes sueñan con tener una casa más grande y una vida mejor.

Biden firmó nuevas órdenes ejecutivas sobre separación familiar y otras políticas de inmigración a principios de este mes, diciendo: “No estoy haciendo una nueva ley, estoy eliminando las malas políticas”.

Las órdenes siguen a la confirmación del Senado de un nuevo secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, un abogado cubanoestadounidense, promotor del DACA, el programa de la era Obama que permite que los niños traídos ilegalmente a Estados Unidos permanezcan en el país, trabajen y asistan a la escuela. Trump eliminó el programa, conocido como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia.

Mayorkas liderará un grupo de trabajo para ayudar a reunificar a las familias separadas en la frontera bajo la administración Trump. Las opciones consideradas hasta ahora incluyen asistencia financiera y psicológica y visas especiales o permisos de residencia para padres.

Salvador Cortes vive en una casa humilde y espera darles un mejor futuro a sus hijos.
Salvador Cortes vive en una casa humilde y espera darles un mejor futuro a sus hijos. [ IVY CEBALLO | Times ]

Al menos 5,500 niños fueron separados de sus padres a lo largo de la frontera con México. Aproximadamente para 600 niños, los padres aún no han sido localizados.

Las acciones de Biden son bien recibidas por Nora Sandigo, una activista nacida en Nicaragua en Miami que aboga por los derechos de los inmigrantes. Sandigo es tutora legal de unos 800 niños, la mayoría mexicanos, que tienen al menos un padre deportado. Su fundación proporciona refugio y educación a muchos de ellos.

“Creo que, incluso firmando una acción ejecutiva, todavía hay mucho trabajo por hacer”, dijo Sandigo, de 54 años. “El presidente Biden tiene buenas intenciones, aunque el camino es muy difícil porque estamos seguros de que muchas de sus iniciativas serán cuestionadas e irá a los tribunales “.

Aún así, espera que el resultado sea la reforma integral de la política de inmigración que requiere la aprobación del Congreso y ha eludido a los líderes de la nación durante décadas.

Sandigo favorece una solución que otorgue a los padres la residencia permanente.

“Muchos de estos padres están acorralados por un sistema de inmigración muy complejo”, dijo la activista. “Cuando enfrentan la deportación, estos padres recurren a nosotros o a un familiar cercano para que cuidemos a sus hijos. Es una separación dolorosa”.

Trump emitió más de 400 órdenes ejecutivas después de asumir el cargo en 2017 vinculadas al objetivo de su administración de reducir la inmigración, según el grupo de expertos de Washington, D.C., Migration Policy Institute.

Biden ha dicho que trabajará hacia una política de inmigración más compasiva y ordenada. Entre sus prioridades está revisar las políticas de inmigración bajo la administración Trump que endurecen los requisitos para quienes buscan la ciudadanía y requieren que los solicitantes de asilo, que suman unos 70,000, permanezcan en México mientras se procesan sus solicitudes. La semana pasada Biden procedió a poner fin al requisito de asilo.

Nora Sandigo, segunda desde la izquierda en gafas de sol, creo una fundación en Miami que proporciona refugio y educación a niños inmigrantes separados de sus padres.
Nora Sandigo, segunda desde la izquierda en gafas de sol, creo una fundación en Miami que proporciona refugio y educación a niños inmigrantes separados de sus padres.

Sin embargo, la administración Biden sufrió un revés recientemente con el fallo de un juez federal que prohíbe el inicio de una moratoria planeada de 100 días sobre las deportaciones.

Mientras tanto, Seguridad Nacional está intensificando los esfuerzos de deportación que lleva a cabo a través de su agencia de Inmigración y Control de Aduanas. Ahora, la prioridad es “enfocar sus recursos limitados en amenazas a la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública”, dijo la portavoz de ICE Tamara Spicer.

Los defensores de los inmigrantes esperan que esto signifique no más separaciones familiares y no más ataques a padres como Francisca Cortés.

“No hay duda de que este es un gran desastre”, dijo Paola Luisi, directora de Families Belong Together, una coalición de más de 250 grupos que abogan por los hijos de padres inmigrantes en Estados Unidos y Centroamérica.

Para Cortés, el arresto de su esposa en el condado de Highlands puso en marcha la maquinaria de la deportación. Muchas autoridades policiales locales alertan a ICE cuando traen a sospechosos se encuentran en el país ilegalmente.

Una dolorosa realidad para muchas familias, y en el caso de la familia Cortés la violencia doméstica tenía mucho más en juego para ellos. La policía de Lake Placid había sido enviada a la casa de la familia antes cuando fueron llamados allí el 24 de abril.

Los oficiales arrestaron a Francisca por un cargo de agresión agravada, deduciendo de su entrevista con Salvador que ella lo había amenazado con un cuchillo durante una discusión sobre si debía trabajar fuera de la casa, dice un informe de arresto.

Los niños, entrevistados por separado, coincidieron en que ella era la agresora.

Ahora, Salvador tiene la esperanza de que la familia pueda reunirse y tener una nueva oportunidad de curar sus heridas bajo las nuevas políticas de la administración de Biden. Los tres hijos de la pareja, de 12, 7 y 5 años, nacieron en Estados Unidos.

“Espero que se pueda hacer algo y podamos ofrecer algo mejor a nuestros hijos”, dijo Cortés. “Ellos lo merecen”.