Advertisement
  1. CENTRO

Abogando por el TPS

Varias organizaciones enviaron una carta a los senadores de Florida para que apoyen una solución permanente a las familias bajo Estatus de Protección Temporal
Los manifestantes sostienen globos durante una manifestación de inmigración en apoyo del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia y el Status de Protección Temporal  en Washington. Foto: Archivo AP
Los manifestantes sostienen globos durante una manifestación de inmigración en apoyo del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia y el Status de Protección Temporal en Washington. Foto: Archivo AP
Publicado Feb. 24
Actualizado Feb. 24

CENTRO Tampa

TAMPA - Una de las organizaciones más importantes que aboga por la igualdad de oportunidades entre las minorías, la Coalición de Inmigración de Florida (FLIC), instó a los senadores republicanos estadounidenses Rick Scott y Marco Rubio a apoyar una solución permanente para miles de personas a quienes se les otorgó lo que se conoce como Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en Ingles ).

La solicitud se realizó hace una semana a través de una carta abierta.

“En nombre de las congregaciones a las que servimos humildemente, les pedimos que defiendan la causa de los titulares del Estatus de Protección Temporal y luchen por una legislación que ofrezca la posibilidad de residencia permanente. Florida es el hogar de 2.2 millones de mujeres, 2 millones de hombres y 247,316 niños que son inmigrantes”, dice la carta.

El Congreso creó el Estatus de Protección Temporal en 1990 para inmigrantes que buscan escapar de los estragos de la guerra y los desastres naturales en países selectos de América Latina, África y el Caribe. Hay 10 países designados para TPS como El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Nicaragua y Sudán. Aquellos a quienes se les otorgó el estatus, que a menudo se extiende, no pueden ser deportados y pueden trabajar legalmente en Estados Unidos. Actualmente al menos 411,000 personas tienen el estatus de protección, incluidas unas 250,000 de El Salvador, 80,000 de Honduras y 4,500 de Nicaragua.

La carta destaca la importancia y el papel de miles de inmigrantes en el país, pero especialmente en Florida. Por la seguridad económica y personal de todos, FLIC dijo en la carta que el Congreso debería aprobar un paquete de ayuda COVID-19 para todos y sin importar su estatus legal.

“Más de 1 de cada 5 floridanos es inmigrante. En Miami, Ft. Lauderdale, Orlando, Jacksonville y Tampa, al menos uno de cada cinco dueños de negocios es un inmigrante. Los inmigrantes son parte de nuestra vida diaria y constantemente crean e implementan nuevas ideas. Las principales industrias donde trabajan los inmigrantes son la construcción, la industria hotelera, la administración, las ventas y la industria de la salud. Estas son las personas que se sientan en nuestras congregaciones y reclaman con esperanza”, dijo FLIC.

Melissa Taveras, portavoz de la FLIC, dijo que las perspectivas de una reforma integral y humanitaria son más alentadoras que nunca. Pero dijo que la administración de Biden tiene que encontrar un camino real, incluso para aquellos que fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños y están protegidos por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, o DACA.

“Ahora que vivimos en medio de una pandemia global sin precedentes, continuaremos luchando no solo por más de 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, sino también presionando por un paquete de ayuda económica que también llegue a las manos de todos, independientemente de su estatus legal “, dijo Taveras.

Alexandra Ojeda, portavoz del senador Scott, dijo que las peticiones de una solución integral coinciden con los esfuerzos realizados por Scott para encontrar una respuesta humanitaria.

“El senador Scott intentó dos veces aprobar una legislación en el Senado que otorgaría inmediatamente el TPS a los venezolanos y haría reformas muy necesarias al programa, y dos veces los demócratas del Senado lo han bloqueado”, dijo Ojeda. “El senador Scott no dejará de luchar por una solución permanente para DACA y TPS, y por reformar nuestro sistema de inmigración quebrado hace mucho tiempo, que comienza con asegurar la frontera”.

Cuando se le pidió un comentario al senador Rubio, un portavoz respondió compartiendo una declaración hecha un día antes de que el presidente Joe Biden asumiera el cargo. En ese comunicado Rubio dijo que antes de que el país se ocupe de las políticas migratorias hay otras prioridades que deben resolverse como la pandemia y la necesidad de crear nuevos empleos.

Marco Antonio Arita posa para un retrato junto a su camión de trabajo estacionado frente a su casa en Tampa. Por más de dos décadas ha estado trabajando  gracias al TPS.
Marco Antonio Arita posa para un retrato junto a su camión de trabajo estacionado frente a su casa en Tampa. Por más de dos décadas ha estado trabajando gracias al TPS. [ IVY CEBALLO | Times ]

“Estados Unidos siempre debería dar la bienvenida a los inmigrantes que quieran convertirse en estadounidenses. Pero necesitamos leyes que decidan quién y cuántas personas pueden venir aquí, y esas leyes deben seguirse y hacerse cumplir. Hay muchos temas que creo que podemos trabajar en cooperación con el presidente electo, pero una amnistía general para las personas que están aquí ilegalmente no va a ser uno de ellos”, dijo Rubio.

El presidente Joe Biden apoya un proyecto de ley de inmigración para proporcionar un camino de ocho años a la ciudadanía para aproximadamente 11 millones de inmigrantes. Aquellos que vivan en EEUU a partir del 1 de enero de 2021, tendrían un camino de cinco años hacia un estatus legal temporal, o una tarjeta verde, si pasan verificaciones de antecedentes, pagan impuestos y cumplen con otros requisitos básicos. A partir de ahí, es un camino de tres años hacia la naturalización si deciden buscar la ciudadanía.

Marco Antonio Arita, un inmigrante hondureño de 47 años que ha vivido en los Estados Unidos más de dos décadas con un TPS luego de que el huracán Mitch azotara la región en 1998, dijo que un alivio permanente será una mejor solución para todos.

“Después de vivir y trabajar en este país durante tanto tiempo, creo que es el momento”, dijo Arita. “Será bueno no solo para el gobierno sino también para el futuro de nuestras familias”.