Advertisement
  1. CENTRO

De recolector a enfermero, pero el coronavirus le corto las alas

Miguel Martínez Jr. encontró su vocación en la Universidad del Sur de la Florida. A los 27 años murió por el coronavirus. Ahora existe una beca conmemorativa a su nombre.
Miguel Martínez Jr. comenzó a trabajar a los 14 años.  Con el tiempo se convirtió en enfermero profesional y se graduó de USF. En la foto Martínez en Washington donde estuvo estudiando seis semanas un internado.
Miguel Martínez Jr. comenzó a trabajar a los 14 años. Con el tiempo se convirtió en enfermero profesional y se graduó de USF. En la foto Martínez en Washington donde estuvo estudiando seis semanas un internado. [ Courtesy Maria Concepcion Martinez ]
Publicado Mar. 3
Actualizado Mar. 3

CENTRO Tampa

TAMPA – Era el verano de 2011, su primer semestre universitario estaba a solo unas semanas de distancia.

Después de un año de preparativos, Miguel Martínez Jr. se preocupó por pasar por la Universidad del Sur de Florida.

Desde su último año en Brandon High School, había trabajado con Ruby Luis a través del Programa Migrante de Asistencia Universitaria, aprendiendo con entusiasmo sobre la universidad, lo que tenía que hacer para ingresar, incluso visitando un lugar que nunca había imaginado. Se graduó de la escuela secundaria con honores y ese verano viajó con su familia a Michigan para recolectar la cosecha de arándanos.

Cuando regresó, se preguntó: ¿Y si no tuviera suficiente dinero?

¿Y si tuviera que abandonarlos estudios?

¿Y si todo fuera demasiado?

Al principio fue duro, pero se convirtió en enfermero.

Martínez tenía 27 años cuando murió el verano pasado debido al coronavirus.

Este mes, sus amigos y familiares comenzaron una beca conmemorativa en su nombre en la Universidad del Sur de Florida para ayudar a personas como él, hijos de primera generación de trabajadores agrícolas, a pasar de trabajar en el campo a desarrollar carreras universitarias.

Maria Concepción Martínez con su hijo Miguel (centro), hermanos y un primo .
Maria Concepción Martínez con su hijo Miguel (centro), hermanos y un primo . [ Courtesy Maria Concepcion Martinez ]

Escuela y trabajo...

En Valrico, donde vivía su familia a principios de la década de 2000, el padre de Martínez aprendió inglés. Tomó su GED. Comenzó su propio negocio.

“Échale ganas al estudio”, le dijo a su hijo mayor.

Enfócate en la escuela. Haz algo de ti mismo.

Martínez tenía solo 14 años cuando su padre murió de cáncer. El estudiante de primer año de secundaria tuvo que trabajar con su madre cosechando fresas, tomates, pepinos y sandías cuando no estaba en la escuela.

Para su hermana, Elena Martínez, él se convirtió en un padre.

“Ere tan dedicado, tan motivado para ser lo mejor que pudiera, no solo para él, sino para darnos un ejemplo a mí y a mis hermanos menores”, dijo Elena.

Miguel Martínez Jr. con sus hermanos durante la graduación de USF. El fue la figura paterna de sus siete hermanos tras fallecer su padre cuando Martínez tenía 14 años.
Miguel Martínez Jr. con sus hermanos durante la graduación de USF. El fue la figura paterna de sus siete hermanos tras fallecer su padre cuando Martínez tenía 14 años. [ Courtesy Veronica Valencia ]

Ser el mejor

Martínez podía hablar con cualquiera e hizo amigos en todas partes. Pero no tenía ejemplos de cómo se advertía el éxito en la universidad.

Sin embargo, después de su primer año, comenzó a creer que le correspondía ese éxito. Martínez fue nominado para una pasantía de seis semanas en Washington, D.C.. Cuando regresó a casa, comenzó a asesorar a otros estudiantes migrantes. Tomó posiciones de liderazgo y se unió a los clubes y actividades del campus.

Antes de que su primo, Eduardo Salgado, comenzara su primer año en la USF, Martínez hizo un recorrido por el campus y lo acompañó de una clase a otra.

“Él era el modelo a seguir que muchos de nosotros necesitábamos”, dijo Salgado.

Y no solo con asuntos escolares.

Israel Martínez es 10 años menor que su hermano mayor.

Durante varios meses en la escuela secundaria, cuando Israel estaba pasando por un momento difícil, vivió con Martínez. Hacían ejercicio juntos, salían a correr y acababan compitiendo entre ellos.

Israel no planea seguir a su hermano a la universidad. Pero seguirá su ejemplo.

“Realmente no me llevo muy bien con la escuela”, dijo. “Estoy tratando de tomar otro camino para tener tanto éxito como él ... él siempre me dijo que fuera mejor. Solo sé el mejor”.

Miguel Martínez Jr., atrás, con su primo, Eduardo Delgado y amigos de USF.
Miguel Martínez Jr., atrás, con su primo, Eduardo Delgado y amigos de USF. [ Courtesy Maria Concepcion Martinez ]

Una casa, un viaje, un futuro

Martínez se graduó con su licenciatura en enfermería en 2016 y comenzó su primer trabajo en un hospital en Fort Myers.

Intentó volver a casa al menos una vez al mes.

Después de que su madre tuvo una niña con problemas médicos, Martínez se trasladó a la unidad de cuidados intensivos pediátricos del Hospital Infantil Golisano. Quería ayudar a su mamá como pudiera con su hermana.

Planeaba comprarle una casa a su mamá, una como ella siempre había querido, con espacio para todos y un poco de tierra.

Quería llevar a toda su familia a la playa de vacaciones.

Habló de alquilar un barco.

Y algún día, quería volver a la universidad para estudiar su maestría.

Miguel Martínez Jr. tenía 27 años, era enfermero y el primer miembro de su familia en ser profesional. "Él mantuvo esa expectativa", dijo su primo Eduardo Delgado. "Puso una meta... nada es imposible cuando te lo propones".
Miguel Martínez Jr. tenía 27 años, era enfermero y el primer miembro de su familia en ser profesional. "Él mantuvo esa expectativa", dijo su primo Eduardo Delgado. "Puso una meta... nada es imposible cuando te lo propones". [ Courtesy Veronica Valencia ]

Un poco de ayuda para sus amigos.

Sus amigos necesitan recaudar $ 25,000 para que la Beca Conmemorativa Miguel Martínez Jr. pueda ser distribuida a través de la Fundación USF. A la fecha han colectado cerca de $ 6,000. El dinero proporcionará una beca de $ 1,000 a un estudiante cada año.

No es mucho, dijo Salgado, primo de Martínez. Pero ayudará a los niños que tienen metas a acercarse un poco hacia estas.

“Miguel no podría haberlo hecho solo”, dijo Salgado.

Contaba con el apoyo de su familia, las palabras de su padre y personas que entendían de dónde venía y adónde quería ir.

Aún le quedaba mucho por hacer.

Pero en menos de tres décadas, hizo el trabajo de generaciones.

Para Donar: https://giving.usf.edu/how/herdfunder/miguel-martinez-jr-memorial-scholarship

La investigadora del Instituto Poynter, Caryn Baird, contribuyó a esta historia.