Advertisement
  1. CENTRO

Los inmigrantes observan desde la Bahía de Tampa mientras el Congreso debate su futuro.

Varios proyectos de ley en observación ayudarían a los trabajadores esenciales, campesinos y los que llegaron ilegalmente cuando eran menores de edad. Una posibilidad remota: la reforma migratoria integral.
Poliana Conte, 40, vino desde el Brasil y trabaja en un hospicio de ancianos en Ruskin. Espera obtener un estatus legal por medio de un proyecto de ley que prioriza a los trabajadores esenciales.
Poliana Conte, 40, vino desde el Brasil y trabaja en un hospicio de ancianos en Ruskin. Espera obtener un estatus legal por medio de un proyecto de ley que prioriza a los trabajadores esenciales. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]
Publicado Mar. 22
Actualizado Mar. 22

RUSKIN - Poliana Conte no está en el Capitolio de Estados Unidos mientras el Congreso debate una serie de proyectos de ley de inmigración.

Pero ella sabe que se trata de ella.

La madre de cuatro hijos de 40 años ha vivido durante dos décadas en Estados Unidos. Nunca solicitó la residencia legal porque sabe que no califica. Ella espera que eso cambie pronto. Mientras tanto, está agradecida por el trabajo que tiene, ayudando a los pacientes que están gravemente enfermos.

“Ha sido un año muy estresante para todos”, dijo Conte. “En medio de tanto desempleo es una bendición tener un trabajo”.

La Cámara de Representantes aprobó dos proyectos de ley la semana pasada que dan esperanza a muchos de los aproximadamente 11 millones de inmigrantes que viven sin papeles en Estados Unidos. Se otorgaría estatus legal a quienes vinieron sin documentos como menores de edad y a los inmigrantes que huyeron de problemas internos en sus países de origen. El otro crea protecciones similares para los trabajadores agrícolas que viven sin un estatus legal establecido.

Una tercera medida aún pendiente de debate, la Ley de Ciudadanía para Trabajadores Esenciales, acelera la residencia legal para unos cinco millones de inmigrantes indocumentados que son considerados trabajadores esenciales por su papel en la respuesta de la nación a la pandemia del COVID-19.

El proyecto fue presentado el 26 de febrero por los senadores Alex Padilla de California y Elizabeth Warren de Massachusetts, y los representantes Joaquín Castro de Texas y Ted Lieu de California. Todos son demócratas. El proyecto de ley cubre a los trabajadores de la salud, la agricultura, el transporte público, la construcción y otras industrias de primera línea.

“Tiene mucho sentido”, dijo Conte, nacida en Brasil, que trabaja de 6 am a 3 pm todos los días excepto los domingos preparando comidas para más de cien pacientes mayores en un hospicio en Ruskin. “Soy una trabajadora esencial y trabajo muy duro para mi familia”.

En el año transcurrido desde el brote del COVID-19, las personas que viven en el hospicio han muerto a causa de la enfermedad. Varios compañeros de trabajo de Conte lo han contraído, dijo.

Otorgar estatus legal a los trabajadores esenciales puede ayudar a la recuperación económica de la nación al tiempo que reconoce su papel en la recuperación de la pandemia, dijo Todd Schulte, presidente de FWD.us, un grupo con sede en San Francisco y Washington, DC, que se centra en la inmigración y la justicia. En Tampa, St. Petersburg y Clearwater, la fuerza laboral esencial incluye 30,000 trabajadores ilegales, el 14 por ciento del total, según FWD.us.

“Si queremos reconstruir mejor, debemos crear un camino hacia la ciudadanía para los millones de inmigrantes que ya hemos considerado esenciales para su servicio durante esta pandemia”, dijo Schulte.

Conte también tiene esperanzas en el tipo de reforma migratoria integral que ha eludido al Congreso durante décadas. Hay una nueva versión, promovida por el presidente Joe Biden: la Ley de Ciudadanía de los Estados Unidos del 2021. La medida permitiría a las personas que estuvieron en el país antes del 1 de enero a solicitar la residencia permanente, o tarjetas verdes, y ponerlas el camino a la ciudadanía en un periodo de aproximadamente ocho años.

“Si el gobierno quiere apoyarnos con un camino, sería muy bienvenido”, dijo Conte.

Las medidas más específicas que fueron aprobadas por la Cámara la semana pasada tuvieron cierto apoyo republicano, pero la amplia Ley de Ciudadanía carece del respaldo bipartidista que disfrutaron los esfuerzos que se quedaron cortos en años anteriores, como los que impulsaron los legisladores Marco Rubio de Florida y Lindsey Graham de Carolina del Sur.

Es más, mientras se dirigen ahora al Senado, estas dos medidas aprobadas por la Cámara también enfrentan un futuro incierto.

“Hay que combinarlo con algunas disposiciones de seguridad fronteriza”, dijo Graham la semana pasada, enfatizando una condición que los republicanos están exigiendo en cualquier proyecto de ley de inmigración. De lo contrario, agregó, otorgar estatus legal a más personas “continuará incentivando el flujo” de migrantes.

Como evidencia, los republicanos apuntan a una nueva oleada de migrantes en la frontera con México. Las autoridades estadounidenses encontraron allí más de 100.000 migrantes en febrero, el primer total de seis cifras desde una racha de cuatro meses en 2019. La administración Biden está luchando por encontrar refugio en los Estados Unidos para aquellos que son niños y que viajan solos, un segmento que disfruta de más protecciones legales.

Patricia Chirinos vino desde Honduras in 2004. Estaba ayudando a sus siete hermanos y madre cuando el coronavirus la puso en la fila de los desempleados en abril pasado. Pintaba casas y limpiaba oficinas.
Patricia Chirinos vino desde Honduras in 2004. Estaba ayudando a sus siete hermanos y madre cuando el coronavirus la puso en la fila de los desempleados en abril pasado. Pintaba casas y limpiaba oficinas. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

La avalancha de leyes de inmigración y el aumento en la frontera se producen apenas seis semanas después de la presidencia de Biden. El nuevo presidente ya ha utilizado órdenes ejecutivas para revertir ciertas políticas de la administración Trump, que había buscado restringir la inmigración en general.

Un cambio integral como la Ley de Ciudadanía era un asunto que se alentaba hace mucho tiempo, pero es menos de lo que muchos defensores esperaban, dijo Olivia Golden, directora ejecutiva del Center for Law and Social Policy, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, DC, que aboga por las personas de bajos ingresos.

“Si bien el proyecto de ley corrige algunos errores del pasado, nos decepciona ver que la mayoría de las personas en el camino hacia la ciudadanía se verían obligadas a esperar al menos una década para acceder a beneficios críticos, incluida la atención médica”, dijo Golden.

La reforma integral que ofrece un camino hacia la ciudadanía promete beneficiar a la economía y a quienes viven aquí ilegalmente, dijo Eileen Appelbaum, codirectora del Centro de Investigación Económica y Política, un grupo de expertos con sede en Washington, DC

Appelbaum y 60 economistas en todo el país firmaron una carta abierta a principios de febrero. La carta indicó que la pandemia ha “dejado claro” cuán estrechamente vinculada está la salud pública a la economía. Concluyeron que todos los estadounidenses sienten dolor cuando se impide que los inmigrantes indocumentados se unan plenamente a la economía.

“Lo inverso también es cierto”, decía la carta. “Conferir la ciudadanía traerá beneficios extensivos a las comunidades de todo el país, no solo para las personas directamente afectadas, sino también para los sistemas más amplios, las familias y la fuerza laboral, que componen”.

Patricia Chirinos de Tampa espera con ansias el día en que pueda unirse plenamente a la economía de la nación. Chrinos, de 54 años, llegó ilegalmente a Estados Unidos desde Honduras en 2004. Estuvo ayudando a mantener a sus siete hermanos y a su madre hasta que en abril perdió su trabajo limpiando oficinas y pintando casas.

Ha sobrevivido con la ayuda de amigos y una de sus hermanas. Recientemente consiguió un nuevo trabajo en la construcción, lo que le ha permitido comenzar a pagar sus facturas.

“Sueño con tener mi tarjeta de residencia y poder salir sin miedo”, dijo.

Ceberiano González recuerda ese tipo de miedo.

El trabajador agrícola de Plant City de 68 años ha pasado la mayor parte de su vida en los campos de Florida y Carolina del Norte. Llegó ilegalmente desde México y, dos años después, en 1986, se encontraba entre los 3 millones de inmigrantes a los que se concedió amnistía en virtud de un proyecto de ley firmado por el presidente Ronald Reagan.

González pasó a obtener un estatus legal permanente. Ahora espera que los inmigrantes que vinieron después de él tengan la misma suerte que tuvo.

Ceberiano Gonzalez, 68, de Mexico, obtuvo un estatus legal luego de la amnistia aprobada por el Congreso y firmada por el presidente Ronald Reagan en 1986.
Ceberiano Gonzalez, 68, de Mexico, obtuvo un estatus legal luego de la amnistia aprobada por el Congreso y firmada por el presidente Ronald Reagan en 1986. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

“Mi gente quiere una oportunidad”, dijo González, hablando en español.

COVID-19 ha pasado factura a trabajadores agrícolas como González, enfermando a unos 541.000 de ellos en todo Estados Unidos, según un estudio de Microsoft y Purdue University. Aproximadamente la mitad de todos los trabajadores agrícolas están aquí ilegalmente, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Pero los productores calculan que el número es mucho más que eso.

“No estamos pidiendo un favor”, dijo González. “Es un derecho que se ha ganado a través del trabajo duro”.

Esta historia se complementó con información de Associated Press.