Advertisement
  1. CENTRO

Los estudiantes indocumentados de la USF encuentran claridad en medio de la confusión gracias a ‘UndocUnited’

El grupo dirigido por estudiantes lleva cuatro años ofreciendo recursos y educación y ahora ha lanzado su propio programa de becas.
La organización UndocUnited llamó la atención sobre los desafíos y oportunidades que enfrentan los estudiantes indocumentados durante la Semana del Sueño el mes pasado. Esta foto fue tomada en 2017.
La organización UndocUnited llamó la atención sobre los desafíos y oportunidades que enfrentan los estudiantes indocumentados durante la Semana del Sueño el mes pasado. Esta foto fue tomada en 2017. [ Courtesy of Sharon Benitez ]
Publicado Abr. 13
Actualizado Abr. 13

TAMPA - Se han abierto las puertas para asistir a la universidad a muchos niños que entraron ilegalmente en Estados Unidos, incluso para que puedan optar a becas especiales para estudiantes.

Pero siguen existiendo en una especie de limbo, sin saber cuánto tiempo pueden permanecer en el país y cómo se verán sus solicitudes en el mercado de trabajo posterior a la graduación.

En la Universidad del Sur de Florida, estos estudiantes -muchos de ellos con estatus legal gracias al programa federal de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia- tienen una organización que puede ayudarles a encontrar más claridad en sus vidas.

El grupo se llama UndocUnited. Hace dos semanas, sus miembros llamaron la atención sobre sus retos y oportunidades a través de un evento virtual llamado Dream Week. “Soñadores” es el apodo para los participantes en la Acción Diferida. El evento contó con una muestra cultural “Alrededor del mundo” y un panel de estudiantes indocumentados que compartieron sus experiencias únicas.

Para el estudiante de psicología Diego Dulanto, el grupo del campus proporciona una red de amigos y colegas que han ayudado a abrir nuevas posibilidades.

“Hay muchos recursos que los estudiantes desconocen”, dijo Dulanto, “pero gracias a organizaciones como UndocUnited, creo que podemos entenderlos mejor, y las situaciones a las que nos enfrentamos dentro de la comunidad inmigrante”.

Dulanto, de 22 años, llegó con sus padres desde Lima, Perú, en 2002. Tenía 4 años, y desde pequeño vio cómo sus padres luchaban para ganarse la vida para él y sus dos hermanos limpiando oficinas y casas siete días a la semana.

“No ha sido fácil”, dice.

Ahora que Dulanto ha llegado a la universidad, uno de los retos es tratar de encontrar dónde encajar. Uno de cada diez estudiantes de la USF procede de otros países, muchos de ellos con visados de estudiante, y el campus cuenta con clubes como la Asociación de Estudiantes Internacionales, la Asociación de Estudiantes de la India y la Asociación de Estudiantes Saudíes.

Pero muchos estudiantes indocumentados crecieron en Estados Unidos. Asistieron a escuelas estadounidenses y no hablan el idioma de su país de origen. Nadie cuenta su número en la USF, pero UndocUnited tiene unos 700 seguidores. Entre los estudiantes miembros, algunos han nacido en Asia y Jamaica, pero la mayoría son de América Latina.

Además, los estudiantes indocumentados de todo el país han aprendido que no hay nada duradero en su estatus de residencia. El presidente Barack Obama creó el programa de Acción Diferida por decreto ejecutivo, pero su sucesor Donald Trump tomó medidas para revocarlo. Sigue vigente bajo el mandato del presidente Joe Biden, pero sólo el Congreso puede hacerlo permanente. Los esfuerzos para hacerlo han fracasado una docena de veces en las últimas dos décadas.

Retrato de Diego Dulanto, 22, un soñador y licenciado en psicología que es miembro de UndocUnited, un grupo formado por estudiantes de la Universidad del Sur de Florida para brindar un espacio seguro para los estudiantes indocumentados y para enseñar a otros cómo pueden participar en ayudar a los inmigrantes. Miércoles 31 de marzo de 2021 en Tampa.
Retrato de Diego Dulanto, 22, un soñador y licenciado en psicología que es miembro de UndocUnited, un grupo formado por estudiantes de la Universidad del Sur de Florida para brindar un espacio seguro para los estudiantes indocumentados y para enseñar a otros cómo pueden participar en ayudar a los inmigrantes. Miércoles 31 de marzo de 2021 en Tampa. [ MARTHA ASENCIO RHINE | Times ]

El estatus legal a través del programa de Acción Diferida lo disfrutan ahora unas 660.000 personas. Está abierto a quienes fueron traídos a Estados Unidos antes de los 16 años, han vivido aquí al menos cinco años y tienen un historial legal limpio. Proporciona a los beneficiarios un número de la Seguridad Social, les permite trabajar legalmente y les invita a renovar su estatus cada dos años.

Los estudiantes indocumentados han encontrado un ambiente más acogedor en las universidades públicas de Florida desde 2014, cuando los legisladores estatales concedieron la exención de la matrícula estatal para aquellos que asistieron a la escuela secundaria en Florida. Los estudiantes indocumentados no son elegibles para la ayuda financiera federal que hace que la universidad sea asequible para la mayoría de los estudiantes, pero pueden competir por becas en la USF como la beca Status of Latinos.

“Se anima a los estudiantes indocumentados a que soliciten y puedan matricularse en la Universidad del Sur de Florida”, dijo el portavoz de la USF, Adam Freeman. “Los estudiantes son tratados equitativamente en el proceso de admisión y las decisiones se basan en el perfil académico”.

UndocUnited, establecido en 2017, tiene como objetivo enseñar a todos los estudiantes de la USF sobre la comunidad indocumentada, así como proporcionar recursos a sus miembros, dijo Sharon Benítez, de 23 años, presidenta del grupo.

“Muchos de ellos se han encontrado con personas en la USF que no sabían que hay estudiantes indocumentados en nuestro campus, por lo que la educación es una gran parte de lo que hacemos”.

Benítez no está en el programa de Acción Diferida, pero se unió al grupo del campus en sus inicios como parte de una misión personal más amplia. Estudiante de sociología, con una concentración en justicia social e igualdad, ella quiere convertirse en doctora para ayudar a la comunidad inmigrante y a las personas de todas las identidades de género.

Heide Castañeda, profesora de antropología y directora asociada de la USF, lleva varios años trabajando con los administradores y el personal para promover conversaciones sobre los estudiantes indocumentados. Castañeda considera que el trabajo de UndocUnited es vital en ese proceso.

“Creo que su trabajo y su misión son importantes por sus experiencias e ideas”, dijo.

En enero, el grupo creó su propia beca y ha recaudado 2.580 dólares de su objetivo de 3.500 dólares a través de GoFundMe. Es posible que se convierta en una campaña anual. Es una prioridad para la estudiante de psicología Dulanto, cuyas solicitudes de diversas formas de ayuda financiera fueron rechazadas una docena de veces.

Finalmente, Dulanto consiguió un premio a través de TheDream.US, un grupo nacional que ayuda a recaudar dinero para enviar a los llamados dreamers a la universidad.

Él dijo que espera hacer el proceso más fácil financieramente para aquellos estudiantes indocumentados que lo siguen.

“Es un objetivo muy significativo para nosotros”.