Advertisement
  1. CENTRO

Un Castro ya no dirigirá Cuba. Pero la familia Castro sigue teniendo influencia.

Algunos descendientes de Fidel y Raúl Castro ocupan cargos en el gobierno, mientras que otros han sido criticados por hacer alarde de un estilo de vida lujoso en medio de la creciente desigualdad.
Fidel Castro, a la izquierda, y su hermano, Raúl Castro, conversan durante la sesión de apertura de la Asamblea Nacional de 2013 en La Habana. Fidel Castro murió en 2016 y Raúl Castro recientemente dejó de ser el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, el cargo más poderoso en la isla.
Fidel Castro, a la izquierda, y su hermano, Raúl Castro, conversan durante la sesión de apertura de la Asamblea Nacional de 2013 en La Habana. Fidel Castro murió en 2016 y Raúl Castro recientemente dejó de ser el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, el cargo más poderoso en la isla.
Publicado Abr. 22
Actualizado Abr. 22

Por Bianca Padró Ocasio*

MIAMI - Por primera vez en más de seis décadas, nadie con el apellido Castro estará al frente del gobierno de Cuba. Pero todavía hay algunos miembros de la familia Castro en posiciones de influencia.

Raúl Castro, de 89 años, anunció el viernes que dejaba el cargo de primer secretario del Partido Comunista de Cuba, un puesto considerado más poderoso que el de presidente. El lunes se nombró un nuevo líder: Miguel Díaz-Canel, actual jefe de Estado de la nación.

“Seguiré participando como un combatiente revolucionario más, dispuesto a hacer mi modesta contribución hasta el final de mi vida”, dijo Castro a los delegados del Octavo Congreso del Partido Comunista.

En general, los descendientes de Fidel y Raúl Castro han evitado la política. Un puñado de familiares ha roto públicamente con el régimen. Algunos han sido criticados por ostentar estilos de vida lujosos.

Pero dentro del gobierno, todavía hay algunos otros Castro. La hija de Raúl Castro dirige una institución nacional que defiende los derechos de la comunidad LGBTQ en la isla. Un hijo que fue crucial en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba trabaja en la inteligencia del Ministerio del Interior. Y un ex yerno, Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, es el jefe del poderoso conglomerado de empresas militares de la isla.

“La generación fundadora tenía una especie de estatus icónico”, dijo William LeoGrande, profesor de gobierno en la American University y un experto en América Latina. “Ahora, tienes una nueva generación que no fueron los héroes del triunfo de la revolución. Tienen que demostrar su legitimidad mediante la actuación. Y en Cuba, el desempeño es mejorar la economía”.

El cambio de poder se produce en un momento en que los dirigentes de la isla intentan diversificar sus filas y entregar las riendas a una nueva generación que no vivió durante la revolución de 1959. Pero no está claro si los Castro tendrán un papel destacado.

A pesar del traspaso de poder de un hermano Castro a otro, ambos con un papel importante durante la revolución, no es probable que Cuba se convierta en una dinastía familiar.

Mariela Castro, hija de Raúl Castro, en una conferencia académica en el Hospital General de San Francisco, en California en 2013. Foto: AP
Mariela Castro, hija de Raúl Castro, en una conferencia académica en el Hospital General de San Francisco, en California en 2013. Foto: AP [ Associated Press ]

Al frente de la nueva generación está Mariela Castro Espín, la hija de 58 años de Raúl Castro y Vilma Espín. En una isla con una oscura historia de persecución de gays y lesbianas, ha sido una ferviente activista de los derechos LGBTQ en Cuba y dirige el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba. En 2014, se convirtió en la primera diputada de la Asamblea Nacional de Cuba que votó en contra de una ley que pretendía prohibir la discriminación por orientación sexual. Argumentó que la propuesta no incluía un lenguaje que protegiera a los empleados por su identidad de género.

Los activistas independientes han criticado a Castro Espín por no ir lo suficientemente lejos para criticar el régimen autoritario de su familia. Y aunque lideró una lucha para incluir el matrimonio igualitario en la reforma constitucional de la isla en 2019, la propuesta fue desechada tras la presión de las iglesias evangélicas, lo que pone en duda el alcance de su influencia.

Su hermano menor, Alejandro Castro Espín, de 55 años, ha desempeñado funciones más poderosas como asesor de seguridad nacional de su padre y jefe de inteligencia en el Ministerio del Interior de Cuba. Fue una figura visible durante las negociaciones de Cuba con Estados Unidos para fijar los términos de la política de reanudación de relaciones del presidente Barack Obama con la isla.

Otra figura poderosa en el gobierno de la familia Castro es Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, antiguo yerno de Raúl Castro. Es el jefe de GAESA, el conglomerado de empresas militares de la isla, que controla más de 50 lucrativos negocios en el turismo, las remesas, el sector inmobiliario, el transporte marítimo, la construcción y otros sectores importantes de la isla.

Se cree que ha tenido una gran influencia en la elección del actual primer ministro, Manuel Marrero, que anteriormente estuvo al frente de una cadena turística dirigida por GAESA.

Quizá lo más importante, según LeoGrande, es que aunque estas tres figuras principales sigan siendo relevantes en el gobierno de Cuba, existe una presión para que el partido amplíe su estructura de poder para incluir a mujeres, cubanos negros y líderes más jóvenes.

Sandro Castro, un nieto de Fidel Castro que administra clubes nocturnos por toda La Habana, fue visto recientemente en un vídeo de Instagram que se hizo viral, bebiendo una cerveza al volante de un Mercedes Benz, presumiendo de conducir por encima del límite de velocidad..
Sandro Castro, un nieto de Fidel Castro que administra clubes nocturnos por toda La Habana, fue visto recientemente en un vídeo de Instagram que se hizo viral, bebiendo una cerveza al volante de un Mercedes Benz, presumiendo de conducir por encima del límite de velocidad.. [ Miami Herald ]

“Creo que es un momento políticamente peligroso para el gobierno”, dijo LeoGrande. “Si no avanzan en la representación de esas circunscripciones, muestra una especie de falta de respuesta a las necesidades políticas del país”.

La salida de Raúl Castro del partido se produce en medio de un aumento de la desigualdad, de sanciones paralizantes que han limitado la transferencia de remesas desde el extranjero y de continuas protestas de artistas y activistas. Las imágenes de los nietos de los Castro disfrutando de vidas de lujo han enfurecido a muchos.

Tony Castro Ulloa, uno de los nietos de Fidel Castro, documenta regularmente lujosos viajes alrededor del mundo y vacaciones en partes de Cuba que están legalmente cerradas a los residentes de la isla. Sandro Castro, otro nieto, gestiona clubes nocturnos por toda La Habana y recientemente se le vio en un vídeo de Instagram que se hizo viral bebiendo una cerveza al volante de un Mercedes Benz, alardeando de conducir por encima del límite de velocidad.

La nieta de Raúl Castro, Vilma Rodríguez, ha sido criticada en Internet por beneficiarse supuestamente de varias propiedades de Airbnb en la isla, incluida una mansión por 650 dólares la noche en la capital, un precio astronómico para la mayoría de los residentes cubanos.

El estilo de vida de los descendientes más jóvenes de los Castro “habla no tanto de una dinastía familiar que quiere perpetuarse en el poder, sino más bien de un grupo de personas que han utilizado sus conexiones para tener una vida de lujos”, dijo el profesor Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de Florida.

Desde la muerte de Fidel Castro en 2016, Raúl Castro ha nombrado a leales en puestos clave, pero se ha desviado del comportamiento de otros regímenes autocráticos en los que los descendientes del líder son vistos como los herederos legítimos del poder, dijo Arturo López Levy, experto en Cuba y profesor de Relaciones Internacionales y Política en la Universidad Holy Names.

“Creo que el período totalitario de la revolución cubana tuvo, como componente esencial, el carisma de Fidel Castro”, dijo López Levy. “Ese momento particular ya pasó y ha dejado, como consecuencia, un halo profundo en la base política que lo ha seguido”.

Dijo que la “continuidad” del sistema comunista cubano tiene poco que ver con los lazos familiares. Raúl Castro siguió los pasos de su hermano, dijo López Levy, no sólo porque eran familiares cercanos, sino porque no había ningún otro líder de la “generación histórica” de comandantes rebeldes que pudiera intervenir razonablemente.

“Entonces, ¿qué va a pasar con la familia Castro? Seguirán teniendo una posición privilegiada”, dijo. “¿Significa eso que van a administrar el país? No lo creo”.

* Bianca Padró Ocasio es periodista del Miami Herald