Advertisement
  1. CENTRO

Los puertorriqueños votaron por la estadidad; ahora están esperando al Congreso

Los puertorriqueños han votado por la estadidad, pero lamentablemente no es su decisión. [ RICARDO ARDUENGO | AP ]
Los puertorriqueños han votado por la estadidad, pero lamentablemente no es su decisión. [ RICARDO ARDUENGO | AP ]
Publicado Abr. 27
Actualizado Abr. 27

Por Ruby Wake

Especial para CENTRO Tampa

Es una pena que la política impida que la voluntad de los puertorriqueños se haga realidad.

Todos estamos de acuerdo en que, en una sociedad democrática, las elecciones deben tener consecuencias. Lamentablemente, esa regla general no se aplica a Puerto Rico, cuyos ciudadanos han votado a favor de la estadidad para la isla tres veces en la última década, sin éxito. Afortunadamente, la representante del Congreso por Puerto Rico, Jenniffer González-Colón, tomó medidas para honrar la voz y el voto del pueblo de Puerto Rico introduciendo una legislación para convertir finalmente a Puerto Rico en un estado. Sin embargo, para que la voluntad del pueblo puertorriqueño se cumpla finalmente, la representante González-Colón necesita el apoyo de miembros del Congreso como Scott Franklin y Greg Steube.

El estatus de Puerto Rico ha sido debatido durante un siglo, y lo único en lo que la gente parece estar de acuerdo es que la opción territorial simplemente no funciona. Aunque los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses, el pueblo de Puerto Rico no tiene ninguna representación en el Senado, y a los que viven en la isla no se les permite votar en nuestras elecciones presidenciales. Es difícil comprender cómo a un ciudadano de nuestro país que vive en Puerto Rico se le permite servir en nuestros servicios armados, pero no se le permite votar por su comandante en jefe. La única oportunidad que tienen los puertorriqueños de expresar sus derechos en el Congreso es a través de la representante González-Colón. Sin embargo, aunque ella puede presentar la legislación necesaria, no puede votar a favor de la legislación en la Cámara.

Uno de los principios fundadores de nuestra nación es que nuestro gobierno debe gobernar con el consentimiento de los gobernados, es decir, del pueblo. Es un principio tan arraigado que fue una de las principales razones por las que nuestros fundadores se rebelaron contra la corona. Sin embargo, casi 250 años después, estamos permitiendo que los puertorriqueños sean relegados a un estatus de segunda clase debido a la inacción del Congreso.

No son sólo los derechos que se niegan a los puertorriqueños los que deberían instar al Congreso a actuar. Todo el mundo sabe que el actual estatus territorial de Puerto Rico no durará para siempre, sobre todo teniendo en cuenta la oposición de los puertorriqueños al statu quo. Esto significa que toda la estructura gubernamental de la isla está sujeta a cambios, y nadie sabe cuándo sucederá. Esta incertidumbre desanima a las empresas a establecerse en la isla, lo que dificulta aún más el crecimiento económico de Puerto Rico. Puerto Rico necesita urgentemente nuevas empresas que, a su vez, proporcionen oportunidades de empleo para ayudar a revitalizar su economía y evitar la fuga de cerebros que se produce actualmente cuando los puertorriqueños se dirigen a Estados Unidos en busca de oportunidades de empleo.

Es lamentable que la estadidad - lo objetivamente correcto y lo que el pueblo puertorriqueño ha pedido - se haya convertido en una cuestión política, enfrentando a republicanos y demócratas. Esto no es sorprendente, dado el partidismo en el Congreso. El temor falsamente perpetuado de que Puerto Rico será un estado “azul” es simplemente infundado. De hecho, el proyecto de ley de estadidad que se presentó en el Congreso fue el del representante González-Colón, que es partidario de los republicanos y acaba de ganar unas elecciones en toda la isla. Puerto Rico ha elegido gobernadores de tendencia derechista, así como líderes en su Cámara y Senado. Por lo tanto, si Puerto Rico es admitido, probablemente será un estado “oscilante” y presentará oportunidades para que tanto republicanos como demócratas luchen y se ganen el apoyo de los puertorriqueños. Independientemente de su condición de estado “pendular”, el punto central debería ser que todos los ciudadanos de los Estados Unidos tienen los derechos que les otorga nuestra constitución, aunque vivan en Puerto Rico.

El pueblo de Puerto Rico debe adherirse a las normas y regulaciones establecidas por la administración del presidente y las leyes aprobadas por el Congreso. Por lo tanto, lo lógico y moral sería que los Reps. Franklin y Steube apoyen el proyecto de ley de estadidad del representante González-Colón y ayuden a dar al pueblo de Puerto Rico su propia voz, y todos los derechos que se conceden a todos los ciudadanos de Estados Unidos.

Ruby Wake es la socia fundadora de Wake Law, un bufete de abogados especializado en planificación patrimonial y sucesiones, y es vicepresidenta de la Cámara de Comercio Latina de Tampa Bay.