Advertisement
  1. CENTRO

Camiones de comida latinos se reinventan para sobrevivir

Con diferentes grados de éxito, más hispanos en Hillsborough están entrando en el potencialmente lucrativo negocio de los camiones de comida durante la pandemia. Algunos renovaron su menú y otros hasta ofrecen entretenimiento en vivo.
La cantante de origen peruano Marita Salas atrae a un público que ha ayudado a cambiar la suerte de un camión de comida latinoamericana: La Princesa Sabor Peruano. Ella canta dos veces al mes en el centro comercial Town 'N Country, donde se estaciona el camión de comida.
La cantante de origen peruano Marita Salas atrae a un público que ha ayudado a cambiar la suerte de un camión de comida latinoamericana: La Princesa Sabor Peruano. Ella canta dos veces al mes en el centro comercial Town 'N Country, donde se estaciona el camión de comida. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]
Publicado May 5
Actualizado May 5

Especial para CENTRO Tampa

TAMPA - Las cosas parecían sombrías para muchos operadores de camiones de comida cuando la pandemia les robó sus clientes.

Pero la crisis inspiró a al menos dos empresarios que venden comida latina sobre ruedas a pensar de forma creativa, y ahora están viendo más gente en sus ventanas.

Uno de empresarios los camiones se asoció con una cantante peruana que también esperaba reconstruir una audiencia.

“Fue lo mejor que se nos ocurrió, porque la pandemia ha sido como un terremoto para muchos de nosotros”, dijo Vilma Flores, de 67 años, que vende comida peruana en Town N’ Country.

Oliver Castellanos, de 63 años, vendía comida colombiana en Riverview cuando llegó la pandemia. Así que se expandió a la comida peruana, a las selecciones para niños menores de 7 años y al catering para clientes tan lejanos como Plant City y el sur de Tampa.

“Cada uno de nosotros tuvo que abrir los ojos y enfrentarse a una nueva realidad”, dijo Castellanos.

De hecho, ahora hay más latinos que se inclinan por el negocio de la comida ambulante, dijo Fabián Yepez, vicepresidente de Prospera en Tampa, una organización de desarrollo económico que proporciona a los pequeños empresarios ayuda gratuita con formación y financiación.

Una de las lecciones que enseña Prospera es la necesidad de adaptarse, una necesidad que nunca ha sido más difícil que ahora.

“Durante la pandemia, hemos visto un aumento en el número de empresarios hispanos que buscan abrir un camión de comida”, dijo Yepez. “Sabiendo que se trata de un negocio que puede ser muy lucrativo, muchos hispanos se han metido en estas empresas - con diferentes grados de suerte”.

Una lección que Flores y Castellanos han aprendido es que los camiones de comida pueden funcionar bien fuera de los centros urbanos que ayudaron a impulsar su ascenso. Para estos dos empresarios, los suburbios están dando sus frutos.

Oliver Castellanos, propietario de Sabor Mixto en Riverview, tuvo que cerrar su camión de comida durante seis meses a causa de la pandemia. Se adaptó, dijo, reabriendo con un menú más amplio y un horario más extenso
Oliver Castellanos, propietario de Sabor Mixto en Riverview, tuvo que cerrar su camión de comida durante seis meses a causa de la pandemia. Se adaptó, dijo, reabriendo con un menú más amplio y un horario más extenso [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

Apenas tres meses antes de la pandemia, en marzo, Flores abrió su food truck, La Princesa Sabor Peruano, en el aparcamiento de un centro comercial en la avenida Waters, en Town N’ Country. Pero tuvo que cerrar.

“Fue una sorpresa, algo que nadie esperaba”, dijo.

Flores volvió a abrir más tarde, pero el negocio era lento. Entonces conoció a Marita Salas cuando ésta se detuvo a comer un día de enero. Las dos se hicieron amigas y hablaron de compartir sus talentos.

Salas, de 46 años, fue cantante en Lima hace dos décadas antes de viajar a Estados Unidos. Flores llegó de Perú en los años noventa con su marido y sus tres hijas.

Ahora Salas actúa gratis dos veces al mes, usualmente los sábado. Se han colocado sillas y un toldo cerca del camión. Los clientes acuden al local esos días, lo que aumenta los ingresos mensuales de Flores.

“Ha sido como ganar la lotería”, dice Flores. “A todo el mundo le gusta el espectáculo”.

Un cálido sábado por la tarde, mientras el aire se llenaba del aroma de la carne asada y de las rosquillas peruanas conocidas como picarones, Salas llegó con su equipo de sonido y se quedó durante más de dos horas. Actuó para un público de muchas nacionalidades con su repertorio de canciones tradicionales peruanas e hispanas.

“Es como una fiesta al aire libre porque todos celebran el momento”, dijo Salas. “Para mí es emocionante porque me gusta cantar, y para los dueños de este food truck es una nueva oportunidad porque vienen más clientes”.

Vilma Flores administra un camión de comida peruana con sus tres hijas. Flores entabló una amistad con una cliente que resultó ser una cantante.
Vilma Flores administra un camión de comida peruana con sus tres hijas. Flores entabló una amistad con una cliente que resultó ser una cantante. [ Courtesy of Cyntia Falcon ]

Salas invitó al público a subir y bailar mientras Flores y sus tres hijas -Vilma, de 39 años, Evelyn, de 37, y Cintia, de 32- preparaban los platos.

“Somos como un verdadero equipo”, dijo Evelyn.

Luis Serrano, de 55 años, y Antonio Cotto, de 65, de origen puertorriqueño, solían disfrutar de los almuerzos de fin de semana en restaurantes del centro de Tampa, pero abandonaron la costumbre a causa de la pandemia. Decidieron comprobar la experiencia de un food-truck con cantante.

“Habíamos visto algunos vídeos de la cantante en Facebook y nos gustó mucho”, dijo Serrano. “Pensamos que teníamos que verla y escucharla aquí, al aire libre. Es algo nuevo porque esto es un aparcamiento, ¿no?”.

Para Cotto, es una oportunidad única para socializar.

“Vienes no sólo a disfrutar de los platos sino a hablar con gente de otros países y costumbres. Es genial venir y olvidarse de los problemas”.

Castellanos, propietario del camión de comida Sabor Mixto en Riverview, soñaba con escapar de la monotonía de trabajar en hoteles y restaurantes de Tampa y ahorró suficiente dinero para abrir su propio negocio de comida.

Cuando llegó la pandemia, tuvo que cerrar. Para sobrevivir, utilizó lo que le quedaba de sus ahorros y el dinero que le prestaron unos amigos. Una vez que pudo reabrir, seis meses más tarde, consideró una serie de nuevos enfoques más allá de la comida colombiana que ofrecía.

“Cualquier idea es bienvenida, pensé, porque lo más importante es seguir adelante y no aceptar la derrota”, dijo Castellanos.

Además de ampliar su menú y su servicio de catering, está abriendo más tiempo los fines de semana, cuando hay más gente disfrutando de su tiempo de ocio.

“Una vez, un amigo me dijo que en la variedad está el éxito”, dijo Castellanos. “Y creo que tenía razón”.