Advertisement
  1. CENTRO

Una mano amiga apoyando hispanas

La organización sin fines de lucro local ‘Mujeres Restauradas por Dios’ ayuda a acabar con la pobreza y abrir nuevas oportunidades en Tampa
Nancy Hernández, fundadora de la organización sin fines de lucro Mujeres Restauradas por Dios en Tampa.
Nancy Hernández, fundadora de la organización sin fines de lucro Mujeres Restauradas por Dios en Tampa. [ ARIELLE BADER | Times ]
Publicado Jun. 23
Actualizado Jun. 24

CENTRO Tampa

TAMPA - Durante más de 18 años Dulce Reyes compartió su vida con un hombre que conoció en Nueva York. Vivían modestamente, pero eran felices y tenían grandes sueños cuando se mudaron a Tampa en 2019: querían abrir su propio restaurante. Ella estaba planeando ser chef.

Pero después de un año y medio de pandemia, vivir y compartir objetivos comunes ha sido difícil para algunas parejas. Ella no escapó de esa realidad y se sumergió en la bebida.

Reyes, quien llegó ilegalmente de México hace 17 años, lucha por mantener unida a su familia.

Ayudar a personas como Reyes ha sido una de las prioridades de Mujeres Restauradas por Dios (MRD), una organización sin fines de lucro establecida en 2014 para ayudar a las latinas en el área de la Bahía de Tampa a través de consejería individual y sesiones grupales, conferencias y talleres educativos.

La organización sin fines de lucro fue fundada por la puertorriqueña Nancy Hernández, de 60 años, víctima de trata de personas durante 27 años.

Hernández llegó a Estados Unidos cuando tenía 18 años. Vivía en Nueva York con la familia de su padre hasta que conoció a un hombre mayor que le ofreció dinero y oportunidades. Pero la realidad fue muy diferente: se vio obligada a contrabandear drogas y a someterse a cirugías plásticas para ser una acompañante en Las Vegas y participar en una red de prostitución.

“No tenía derecho a tener una voz o la oportunidad de un futuro mejor”, dijo Hernández. “Me usaron y abusaron de mí. No pude escapar. Si me negaba, me golpeaban duro. Viví con miedo”.

Su trágica experiencia terminó en 2007 cuando el hombre que la sometió murió en un accidente automovilístico en Tampa. Solo después de eso, Hernández se liberó y comenzó su rehabilitación.

Ella dedicó su vida a Dios. Sobrevivió a un cáncer avanzado. Se reconectó con familiares y amigos. Se enamoró y se casó con Anthony, su esposo hace 15 años.

“Fue un nuevo comienzo cuando pensé que no podía cambiar nada porque en mi cabeza creía que era demasiado tarde”, dijo Hernández.

La experiencia de su vida la animó a trabajar para mejorar las condiciones de los demás.

Recogió donaciones para comprar comida para los necesitados y caminó por las calles de Nebraska Avenue para rescatar a otras víctimas de las drogas, la prostitución y el alcohol. Hizo cortes de pelo gratis a las personas sin hogar.

“Nunca dejé de soñar; siempre quise ser trabajadora social”, dijo Hernández. “Yo amo lo que hago”.

Desde Izq: Nancy Hernández y las voluntarias Dulce Reyes, y Yesenia Guerra seleccionando donaciones de Mujeres Restauradas por Dios en Tampa.
Desde Izq: Nancy Hernández y las voluntarias Dulce Reyes, y Yesenia Guerra seleccionando donaciones de Mujeres Restauradas por Dios en Tampa. [ ARIELLE BADER | Times ]

En 2014 llamó la atención de The Tampa Underground Network, una iglesia independiente que promueve y apoya a las micro-iglesias, líderes locales y movimientos comunitarios del área de University Mall.

Tampa Underground Network le dio a Hernández una pequeña oficina para hacer su trabajo social en University Mall. Luego comenzaron a enseñar y capacitar a Hernández para que pudiera abrir su propia organización sin fines de lucro.

Hace un mes, Hernández pudo mudarse y abrir las puertas de su nueva oficina en 4310 North Nebraska, la misma área donde hace 14 años comenzó a ayudar a otros.

“Es un sueño hecho realidad porque tener nuestro propio espacio nos permitirá continuar con nuestra labor social”, dijo Hernández. “Esto nunca terminará”.

La representante estadounidense Kathy Castor, demócrata de Tampa, dijo que el compromiso de Hernández es único y empodera a los demás. Castor estuvo entre amigos e invitados para el corte de cinta oficial en mayo durante la inauguración en Seminole Heights.

“Esta organización ha hecho un gran trabajo con la comunidad y durante la pandemia han podido ayudar a miles de personas necesitadas”, dijo Castor. “Nancy es una heroína local”.

La organización sin fines de lucro juega un papel esencial en la conexión de la comunidad con los servicios sociales: desde ofrecer asesoramiento y apoyo hasta ayudar con necesidades urgentes como alimentos, pañales y ropa.

Hernández dijo que han proporcionado alimentos a unas 7,000 familias durante esta pandemia y han entregado 1,5 millones de libras de alimentos.

“No hemos dejado de trabajar porque la necesidad es tan grande”, dijo Hernández.

Todos los miércoles, Hernández organiza una colecta de alimentos. Un equipo de cinco voluntarios trabaja en una línea de montaje para llenar cajas con alimentos enlatados, verduras, arroz, frutas y bocadillos para los niños. Llevan las cajas directamente a los vehículos. Todos los viernes también envían un camión para entregar alimentos y productos lácteos a las comunidades de inmigrantes hispanos, incluidas comunidades de Plant City y Wimauma.

Hannah Devine, directora de finanzas de The Tampa Underground Network, dijo que Hernández es un modelo a seguir.

“Es un honor trabajar con ella y apoyar sus iniciativas para los más necesitados en el área de Tampa. Ella es una verdadera luchadora”, dijo Devine.

La mayor proporción de personas que llaman a la puerta de MRD aprenden sobre el grupo a través de amigos o familiares, dijo Hernández.

Reyes fue una de ellas.

Vino en busca de asesoramiento y comida. Dijo que la relación con su pareja se volvió violenta y comenzó a beber en exceso. Su esposo tiene un trabajo estable en un restaurante local y obtuvo la custodia de sus cinco hijos: Ruth, de 16 años; Sem, 13; Jordania, 10; Adán, 5; y Esther, de 9 meses.

Reyes extraña a su familia y quiere vivir con sus hijos. Pero sabe que su adicción y baja autoestima deben resolverse antes de comenzar un nuevo capítulo.

“Tengo que hacer todos los sacrificios que sean necesarios”, dijo. “Y este es uno de ellos. La curación es personal pero también es un compromiso espiritual “.

Con ‘Mujeres Restauradas por Dios’, Reyes aprendió a usar Internet y a crear un currículum. También está recibiendo ayuda para encontrar un padrino para iniciar sus estudios.

Pero por ahora Reyes depende de la generosidad de sus amigos para mantenerse a flote. Es voluntaria en Mujeres Restauradas por Dios y se ha mantenido sobria durante un año y medio.

“Sin el apoyo de este grupo hubiera sido muy difícil recuperar la confianza”, dijo Reyes. “Tengo mucho que hacer y estoy agradecida”.

Mujeres Restauradas por Dios (MRD) también jugó un papel esencial en conectar a los evacuados puertorriqueños con los servicios que necesitaban después del impacto de los huracanes Irma y María en septiembre de 2017.

Iris Vega, una evacuada puertorriqueña, dijo que Hernández la ayudó a facilitar su transición a una nueva comunidad y cultura. Vega, de 53 años, llegó a principios de 2018 sin familiares ni amigos.

“Fueron muy importantes porque sin su apoyo no sé dónde estaría”, dijo Vega. “Me conectaron con un psicólogo porque el cambio fue muy fuerte, me alimentaron y me ayudaron a amueblar mi apartamento en Tampa”.

La organización sin fines de lucro ofrece unos 20 servicios diferentes en asociación con otros grupos y profesionales locales, una red conocida como “Unidad en un pacto de amor”.

Hernández también organiza actividades comunitarias, como ¡Únete! ¡No al Silencio !, una campaña pública para poner fin a la violencia contra las mujeres. Una vez al mes, usan sus “tacones morados” para crear conciencia sobre la violencia doméstica. A principios de junio lo hicieron en Herman Massey Park, en North Franklin Street.

Hernández dijo que la violencia doméstica es un cáncer en nuestra sociedad y debe detenerse. En Estados Unidos., 1 de cada 4 mujeres son víctimas de abuso, según la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica https://ncadv.org/STATISTICS

“No importa qué tipo de problema esté enfrentando”, dijo Hernández. “En todo momento, en cualquier situación, estamos aquí para ayudar”.

* Para más detalles visite Mujeres Restauradas por Dios en su cuenta de Facebook/MujeresRDios

También puede llamar al número telefónico (813) 379-2963 o enviar un correo electrónico a la dirección: nancy@tampaunderground.com