Advertisement
  1. CENTRO

Alquimia: La sinceridad

Pinocho se convirtió en un ícono que explica las consecuencias de no ser sincero, al crecerle la nariz cada vez que mentía.
Pinocho se convirtió en un ícono que explica las consecuencias de no ser sincero, al crecerle la nariz cada vez que mentía. [ Ilustración de Enrico Mazzanti (1852-1910) ]
Publicado Jul. 16

Por Raquel Aché

Especial para CENTRO Tampa

¡Queridos Hermanos de Luz!

Me escriben: “Saludos Señora Raquel: Quiero su opinión ya que se me critica porque digo las cosas como yo creo que debo decirlas y defiendo la verdad sin importa que dejen de tratarme. Dígame es malo ser sincero y honesto en este mundo de hipócritas. Qué me recomienda. Rosaura P., de Tampa”.

Gracias Rosaura: me encanta que compartas así ambas aprendemos ya te envié una respuesta en tu correo electrónico, voy a compartir con mis lectores parte de lo enviado para ser publicado.

Sinceridad es un valor importante. Pero Sincericidio es decir la verdad sin prudencia y puede rayar con la arrogancia que es un efecto destructivo.

¿Decir lo que piensas? Sí…Sin embargo, Rosaura lee lo enviado. Bendiciones.

***

La manera más sencilla de ser y vivir tranquilos disfrutando de los momentos es aprender afrontar los problemas de un modo valiente e íntegro. Por esta sencilla razón: las personas honestas son aquellas con una firme coherencia entre lo que piensan y lo que hacen.

Ahora bien, puede parecerles extraño y hasta curioso este principio psicológico, puede parecer difícil ponerlo en práctica, pero jamás imposible. Esto se debe a que la honestidad molesta algunos que aún requieren crecer personalmente. La honestidad requiere de un adecuado desarrollo personal para ser auténtico y sincero, tanto con nosotros mismos como con los demás.

Es importante profundizar las características que definen tan valioso rasgos de personalidad.

A continuación, ahondamos un poco más en las características que definen este rasgo tan valioso de personalidad.

No tema decir la verdad, la honestidad significa tener el coraje de defender siempre la verdad en cada uno de los contextos. Importante es cuidar el no ser absolutistamente duros. Cada persona es un mundo y acceder al entendimiento requiere cultivar una buena comunicación interpersonal social.

Sabemos de escenarios tóxicos, de hipocresía dañina y competitiva; por eso es que tenemos que trabajar y reafirmarnos en que quien tiene un corazón honesto no admite las injusticias, los chantajes o las medias verdades.

La honestidad es sinónimo de transparencia porque cada pensamiento, palabra y acto está en armonía con la propia personalidad. Ser honestos es mantener siempre una misma conducta.

Reconozco que no es sencillo, el ser humano siente la necesidad de ser aceptado en sociedad, sin saber que esa necesidad lo convierte en un ser voluble y frívolo.

La honestidad se cultiva y mantiene entre nosotros es un sentimiento que crece y nos hace sentirnos dignos.

Se lucha por lo que se cree. Realmente la honestidad es paralela a la humildad y la nobleza.

Cuanto más se rechaza y combate al honesto, más se abre la puerta a ser hipócritas en un espacio donde se vive una sola agenda sin importar los sentimientos de los demás.

Ahora bien, no se debe confundir la sinceridad con ser maleducado.

La SINCERIDAD es un valor importante por cuanto la verdad es un valor de la honestidad del saber expresarse.

El SINCERICIDIO es el comportamiento, la actitud que lleva a las personas a decir lo que piensan sin ningún tipo de filtro y sin tener en cuenta el efecto destructivo de no medir el impacto que sus palabras pueden producir.

Quien se cultiva y quien vive día a día desde la lógica suele inspirar a quienes saben apreciarla de verdad.

Bendiciones.Para escribirle a Raquel: alquimiaesp1@hotmail.com