Advertisement
  1. CENTRO

‘Es hora de un cambio en Cuba’

EXCLUSIVA. Julián Rodríguez-Rodríguez y Maikel Vázquez-Pico Manifestantes de SOS Cuba encarcelados en Tampa dicen que es hora de un cambio en casa y que volverían a tomar las calles por su causa. Salieron de Cuba para encontrar la libertad.
Julián Rodríguez-Rodríguez estuvo entre los manifestantes que bloquearon el tráfico en la autopista Dale Mabry y la Interestatal 275 el martes por la noche, según informes de arresto. [JUAN CARLOS CHAVEZ]
Julián Rodríguez-Rodríguez estuvo entre los manifestantes que bloquearon el tráfico en la autopista Dale Mabry y la Interestatal 275 el martes por la noche, según informes de arresto. [JUAN CARLOS CHAVEZ] [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]
Publicado Jul. 21

CENTRO Tampa

TAMPA - Julián Rodríguez-Rodríguez y Maikel Vázquez-Pico no se conocían, pero se dieron cuenta de que tienen más de una cosa en común.

Los dos hombres salieron de Cuba hace cinco años en busca de la libertad y llegaron a Estados Unidos viajando por Ecuador y finalmente llegando a Texas. Y el martes, se convirtieron en los primeros manifestantes en el área de la Bahía de Tampa en ser detenidos sin fianza bajo la nueva ley “antidisturbios” de Florida.

Rodríguez-Rodríguez, de 30 años, residente de Tampa, y Vázquez-Pico, de 39, de Riverview, pasaron 26 horas tras las rejas por cargos que, antes de la nueva ley, los hubieran calificado para su liberación inmediata a la espera de juicio. En cambio, tuvieron que esperar para comparecer ante un juez y les fijaron una fianza: $ 17,500 para el caso Rodríguez-Rodríguez y $ 4,000 para Vázquez-Pico.

En entrevistas exclusivas, el viernes en la oficina de su abogado, los dos hombres descartaron su participación en el debate divisivo sobre la ley antidisturbios y, en cambio, se centraron en su pasión por derrocar al gobierno en Cuba. Volverían a tomar las calles por su causa, dijeron.

“Estoy orgulloso de participar pacíficamente”, dijo Rodríguez-Rodríguez.

“Siempre apoyaré a mi gente de manera pacífica”, agregó Vázquez-Pico. “Duele que, día a día, nuestro pedazo de tierra siga siendo destruido”.

Su abogado, Víctor L. Zamora, impidió que sus clientes hablaran sobre los detalles de los cargos en su contra: que Rodríguez-Rodríguez rodeó a un oficial de la ley en un abrazo de oso y Vázquez-Pico golpeó la mano de otro que trató de bloquear su camino. La policía de Tampa estaba tratando en ese momento el martes de evitar que los manifestantes bloquearan la autopista Dale Mabry y la Interestatal 275.

Zamora dijo que está trabajando para demostrar que sus clientes son inocentes de todos los cargos.

“Hay muchas cosas que tenemos que revisar”, dijo. “Con las pruebas y nuestra investigación, estamos seguros de que todo se resolverá”.

Maikel Vazquez-Pico trabaja como guardia de seguridad. Vino de Cuba hace unos cinco años. [JUAN CARLOS CHAVEZ]
Maikel Vazquez-Pico trabaja como guardia de seguridad. Vino de Cuba hace unos cinco años. [JUAN CARLOS CHAVEZ] [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

Los dos hombres participaron en las primeras manifestaciones a gran escala en la ciudad desde que el gobernador Ron DeSantis firmó el proyecto de ley antidisturbios en abril. El requisito de la fianza es una de las muchas disposiciones de la ley, alimentada por la indignación republicana por las protestas de Black Lives Matter del verano pasado.

Las protestas en Tampa y Miami han mostrado solidaridad con el reciente levantamiento en Cuba, a menudo bajo el lema “SOS Cuba”, donde la gente está exhausta por la falta de libertad de expresión, escasez de alimentos, medicinas y electricidad, el aumento de precios y una explosión de casos de coronavirus.

Rodríguez-Rodríguez se instaló en Tampa en 2016. Dos años después, abrió su propio negocio con su novia cubana, Sulayne Lastra. Aprendió inglés y quieren formar una nueva familia.

“Nunca le pedí ayuda a nadie”, dijo Rodríguez-Rodríguez. “Compré mi casa hace tres años. Este país me ha brindado grandes oportunidades”.

Trabajó como barbero en La Habana, ganando entre $ 3 y $ 4 por día.

“Eso era mucho dinero”, dijo.

En Cuba, vivía en una casa que le dejó su madre después de su muerte. Siempre quiso escapar de las restricciones de la vida bajo un gobierno comunista en Cuba y vivir en Estados Unidos.

Aún así, salir de Cuba fue una decisión difícil, dijo. Tuvo que separarse de su hija de 7 años, Yelaine, y vender su pequeña casa por $ 5,000.

Usó el dinero para comprar un boleto a Ecuador y comenzar su viaje a Estados Unidos.

“Ahora, gracias a Dios, tengo un futuro en este país y puedo ayudar a mi hija”, dijo Rodríguez-Rodríguez. “Hablo con mi familia todas las semanas. Por eso sé lo que está pasando en Cuba, la falta de medicinas y alimentos”.

Los cubanos tienen la responsabilidad de llamar la atención del mundo sobre los problemas de la nación y trabajar por un “cambio real”.

“Necesitamos un sistema democrático como el que tiene este país”, dijo.

Rodríguez-Rodríguez encontró irónica su experiencia en la cárcel del condado de Hillsborough, un lugar donde las personas acusadas de delitos deben estar aisladas de la comunidad.

“Es increíble”, dijo, “que una cárcel en Florida sea más limpia que un hospital en Cuba. Eso duele”

Vázquez-Pico dijo que se fue de Cuba por la injusticia y la falta de oportunidades. Él y su esposa de origen cubano Yesenia Riveron tienen una hija de 3 años, Yeyma, y compraron una casa en Riverview hace un año.

Sirvió dos años en el ejército cubano, pero dejó el ejército para convertirse en mecánico debido a los abusos que vio y que eran cometidos contra el pueblo cubano.

“Vi muchas cosas malas y no quería ser parte de eso”, dijo. “Por eso me fui de Cuba”.

La alcaldesa Jane Castor (centro)  lideró la caminata masiva pidiendo la libertad del pueblo cubano.
La alcaldesa Jane Castor (centro) lideró la caminata masiva pidiendo la libertad del pueblo cubano. [ Foto: Cortesía ]

Vázquez-Pico nació en Guantánamo y creció en Ciego de Ávila. En Estados Unidos, nunca ha sido parte de un movimiento de oposición cubano, dijo. Pero se ha mantenido al día con los acontecimientos actuales en su tierra natal.

“Por eso apoyé la manifestación en Tampa. Fui con mi bandera, con mucho orgullo”.

Los dos cubanos continúan clamando por la libertad de la isla, de hecho, asistieron a la marcha masiva realizada el sábado en Tampa donde la alcaldesa Jane Castor expresó su apoyo a miles de cubanos locales y los que viven privados de las libertades demócraticas en la isla.

“Lo que quiero apoyar es la lucha por la libertad en Cuba”, dijo Castor “Vivimos en el mejor país del mundo y eso es lo que deseamos para todos los demás”.