Advertisement
  1. CENTRO

Huracanes 2021: Siete mitos sobre los huracanes que deben desaparecer

Siempre ha habido un montón de malos consejos sobre cómo prepararse para la temporada de huracanes. Aquí hay siete mitos que los funcionarios de emergencias desean que los floridanos dejen de lado.
Para actualizaciones en inglés y español en esta temporada de huracanes visite tampabay.com/hurricane (Alexander Gerst/ESA/NASA via AP)
Para actualizaciones en inglés y español en esta temporada de huracanes visite tampabay.com/hurricane (Alexander Gerst/ESA/NASA via AP) [ ALEXANDER GERST | AP ]
Publicado Ago. 11
Actualizado Ago. 13

CENTRO Tampa

Ponga cinta adhesiva en sus ventanas antes de un huracán.

Ese consejo resuena en toda Florida cada temporada de tormentas. Y cada año, es erróneo.

“Eso no ayuda en nada”, dijo el Director de Gestión de Emergencias del Condado de Pasco, Andrew Fossa. “Lo único que va a hacer es mantener unidos los trozos de vidrio más grandes mientras vuelan por el aire”.

Tapar las ventanas puede ser la idea errónea más común sobre la preparación para un huracán en Florida. Pero no es la única.

Estos mitos han nublado durante mucho tiempo el juicio de los floridanos ante el mayor peligro del Estado del Sol: la temporada de huracanes. Esos mitos pueden incluso haber predicho esta era de teorías conspirativas y desinformación que ha infectado la comprensión del público sobre la pandemia, las vacunas y las elecciones.

Para ayudar a los residentes del área de la bahía a prepararse para la temporada de huracanes de 2021, el Tampa Bay Times pidió a los principales funcionarios de gestión de emergencias del estado y de la región que hicieran una lista de los mitos y conceptos erróneos sobre los huracanes de los que desearían que los floridanos se olvidaran ya.

Mito 1: Estamos (probablemente) cubiertos

La protección más importante que todo propietario de una vivienda en Florida necesita antes de la temporada de huracanes no son las persianas contra tormentas, ni un generador portátil, ni un plan de evacuación.

Es asegurarse de tener el seguro adecuado.

“Creo que ese es el primer paso”, dijo el director de la División de Gestión de Emergencias de Florida, Kevin Guthrie.

Demasiados floridanos, dijo, entran en la temporada de tormentas con un seguro de propietario inadecuado que no cubre el valor real de su casa.

También pueden no darse cuenta de que su póliza de vivienda no cubre los daños por agua o inundación causados por un huracán, una tormenta tropical o incluso una tormenta de lluvia severa. Eso sólo lo cubre el seguro de inundación. Y no sólo los que viven en una zona inundable corren el riesgo de sufrir daños por agua.

“Si usted vive en Florida y llueve”, dijo Guthrie, “podría inundarse su propiedad”.

Guthrie dijo que es importante que todos los propietarios revisen su cobertura cada año con su agente y la ajusten en consecuencia, especialmente cuando los valores de las propiedades se disparan.

“Ahora mismo es un buen momento para llamar a su agente de seguros y asegurarse de que tiene el seguro adecuado para el valor de su casa”, dijo. “Dios no quiera que le pase algo a su casa y no pueda reconstruirla”.

El Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones suele cubrir un máximo de 250,000 dólares para la vivienda y 100,000 dólares para los bienes personales. Las pólizas privadas ofrecen más cobertura.

Además, una póliza de seguro contra inundaciones tarda 30 días en entrar en vigor, dijo Guthrie, por lo que conseguir cobertura no es como salir corriendo a Walmart a comprar una linterna antes de una tormenta.

Un propietario de una vivienda sin seguro de inundación se verá en graves problemas, y dependerá de sus ahorros, de la caridad y de un escaso pago de los fondos federales de ayuda. Guthrie dijo que el pago medio de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias a los propietarios de viviendas del estado en los últimos 10 años es de unos 4,000 dólares y el pago máximo es de unos 35,000 dólares.

“Nadie puede reconstruir su vida con 4,000 dólares”, dijo. “Nadie puede reconstruir su vida con 35,000 dólares”.

Mito 2: No puedo permitirme prepararme

Prepararse para una tormenta puede ser costoso, y los floridanos de bajos ingresos o desempleados pueden carecer de recursos para abastecerse de alimentos y madera contrachapada. Aquellos que son dueños de sus casas pueden no ser capaces de arreglarlas antes de la temporada de tormentas. Los inquilinos tal vez no puedan refugiarse en su casa.

Pero eso no debería impedir a nadie prepararse para un huracán, dijo Guthrie.

“(La noción) de que no tengo dinero, por lo que no puedo prepararme, es un mito al cien por cien”, dijo. “Hay cosas que puedes hacer que son cero dólares en preparativos”.

Empiece a reunir los documentos, registros y fotos más importantes para que estén listos en caso de evacuación. Lo mismo ocurre con los recuerdos personales.

“Los recuerdos, las imágenes, las fotografías, las reliquias, no cuesta nada saber dónde están esas cosas, hacer una lista de comprobación, asegurarse de tener esto y esto y esto antes de salir de casa”, dijo.

Todos los que tienen un smartphone pueden acceder a servicios gratuitos de almacenamiento en la nube, como iCloud y Google Drive. Hay aplicaciones gratuitas que permiten fotografiar documentos importantes y convertirlos en PDF sin necesidad de usar un escáner.

Tampoco cuesta dinero comprobar las zonas de evacuación, encontrar el refugio más cercano o buscar familiares o amigos con los que quedarse. Los inquilinos que tengan dudas sobre si podrán aguantar la tormenta en casa necesitan definitivamente un plan de evacuación.

Guthrie recomienda que quienes tengan ingresos limitados o dependan de los bancos de alimentos, recojan algunos alimentos no perecederos o una caja de agua embotellada aquí y allá durante la temporada de tormentas y los reserven. Construya una despensa para tormentas antes de que llegue la tormenta.

“Hay buenas técnicas de preparación que no cuestan dinero”, dijo.

Mito 3: El cono de incertidumbre

Cada temporada de tormentas, los floridanos se obsesionan con la trayectoria proyectada de la última tormenta que amenaza a Florida. El Centro Nacional de Huracanes utiliza ese cono sombreado y la línea negra para mostrar la posible trayectoria del centro de una tormenta a tres y cinco días

Pero muchos interpretan el cono mucho más de lo que deberían.

A menudo creen que la línea central es la trayectoria real de la tormenta, o que el propio cono representa el tamaño de la tormenta, o que si están en las afueras del cono están a salvo.

Nada de eso es cierto.

" Me encantaría ver algo de conciencia y educación adicional detrás del concepto de lo que comprende el cono de incertidumbre “, dijo la Directora de Gestión de Emergencias del Condado de Hernando, Erin Thomas.

Todos los que viven en el cono de incertidumbre corren el riesgo de que el centro de un ciclón tropical pase por encima.

El cono no indica la gravedad del viento, la lluvia, la marea de tormenta o las inundaciones, por lo que los residentes no deben asumir que entienden los posibles impactos. Aquellos que viven fuera del cono tampoco están libres de peligro, ya que podrían sufrir riesgos graves.

El cono significa básicamente que los que viven en la zona sombreada deben prestar atención y prepararse.

“El cono de incertidumbre pretende que todo el mundo entienda que los peligros existen fuera de esa delgada línea negra de la previsión”, dijo Thomas. “Sólo unos pocos kilómetros en cualquier dirección pueden significar un mundo de diferencia en cuanto a la importancia del impacto”.

Mito 4: La nueva tormenta es igual que la anterior

Es un mito que la Directora de Gestión de Emergencias del Condado de Pinellas, Cathie Perkins, escucha todos los años: “La gente cree que la próxima tormenta será igual que la anterior”.

Muchos tienden a creer que si ya han experimentado un huracán de categoría 1 o 3, dijo, entonces los han experimentado todos.

“Oyes a la gente decir ‘he estado aquí toda mi vida”, dijo Perkins. “Si no evacuaron para la última tormenta, entonces no van a evacuar para esta”.

Pero cada tormenta es diferente, y también lo son sus impactos. La gravedad de un ciclón tropical, las mareas de tempestad y las inundaciones vienen determinadas por factores como la dirección, las mareas, la velocidad del viento, la hora del día, las precipitaciones, la saturación del suelo, el nivel de los ríos y los lagos y el lugar donde toca tierra.

La última gran tormenta que se acercó a la Bahía de Tampa fue el huracán Irma de 2017. Fue un monstruo de categoría 5 que batió el récord y provocó la mayor evacuación de la historia de Florida. Golpeó los Cayos como una tormenta de categoría 4 y subió por la columna vertebral de Florida.

Fue el huracán más mortífero de Florida en tres décadas y se le achaca directa e indirectamente la muerte de cientos de hogares de ancianos de Florida.

Pero la Bahía de Tampa se libró de un impacto directo. Irma se debilitó hasta convertirse en una tormenta de categoría 1 al pasar al este de la región, sobre tierra. En la zona de la Bahía, esa tormenta es más recordada por causar apagones que duraron días.

Ahora imagina la devastación que podría haber infligido Irma si hubiera pasado por el Golfo de México y hubiera tocado tierra en la playa de Clearwater o en el Bayshore Boulevard de Tampa como una tormenta de categoría 1, durante la marea alta.

“No hay dos tormentas iguales”, dijo Perkins.

Mito 5: Las máscaras no serán necesarias en los refugios

Dadas las teorías conspirativas, la desinformación y los consejos entre malos y engañosos en torno al coronavirus, las máscaras y las vacunas durante la pandemia, no es difícil imaginar que eso se traslade a los preparativos para el huracán.

Las máscaras y el distanciamiento social seguirán siendo necesarios para evitar que el virus se propague en los refugios de evacuación, dijo la Dra. Cindy Prins, epidemióloga y directora del programa de maestría en salud pública de la Universidad de Florida.

Seguirá siendo arriesgado que los vacunados y los no vacunados se amontonen en los refugios sin esas medidas. Gran parte de la población aún no ha sido vacunada, dijo, incluidos los niños.

“Algunas de esas personas pueden vacunarse cuando lleguemos al corazón de la temporada de huracanes, y otras no”, dijo Prins. “Así que se crea una situación en la que no se sabe quién está vacunado y quién no”.

Lo ideal sería que los gestores de los refugios fomentaran, si no exigieran, el uso de mascarillas, dijo, y establecieran espacios distanciados para que las familias se sentaran y durmieran juntas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades también recomiendan que el personal del refugio y la mayoría de los residentes lleven mascarillas.

Ese es el plan en Tampa Bay: Se fomentará el uso de mascarillas y se implementará el distanciamiento social en los refugios contra huracanes de los condados de Hernando, Hillsborough, Pinellas y Pasco. El estado también está preparado para distribuir máscaras y suministros para la pandemia a los refugios si es necesario, y reabrirá los centros de vacunación y pruebas en las zonas afectadas por la tormenta tan pronto como sea posible.

Los residentes de los refugios que no estén vacunados deberían llevar máscaras para protegerse, dijo Prins, y los residentes vacunados deberían considerarlo como una medida de seguridad adicional, especialmente en zonas comunes como los baños o los comedores.

“Creo que yo, personalmente, llevaría una si fuera allí”, dijo el epidemiólogo, que está totalmente vacunado. “Tendría la mascarilla a mano”.

Mito 6: Los sacos de arena impiden las inundaciones

No es que los sacos de arena sean inútiles durante una tormenta, dijo el Director de Gestión de Emergencias del Condado de Pasco, Andrew Fossa. Es que es mejor utilizarlos en circunstancias limitadas. Pero mucha gente no lo entiende.

“Apilarlas una encima de otra no va a impedir que el agua entre en su casa”, dijo. “El agua acabará entrando”.

Ninguna cantidad de sacos de arena va a salvar una propiedad de las mareas de tempestad o de las inundaciones, especialmente si se encuentra en una zona de inundación baja donde podría acabar varios metros bajo el agua.

Llenar cientos de sacos de arena sería una pérdida de tiempo y energía que sería mejor emplear en preparar lo que hay dentro para la intrusión del agua -desconectar y elevar los aparatos electrónicos, los muebles y otros objetos de valor- y prepararse para la evacuación.

Lo que sí puede hacer un saco de arena es alejar las pequeñas inundaciones de las puertas de los garajes y portales y evitar que el agua entre en la estructura. Esto es de gran ayuda después de una tormenta, sobre todo cuando los conductores desconsiderados atraviesan las calles inundadas y envían el agua a las casas o negocios cercanos.

Dijo Fossa: “Los sacos de arena tienen un propósito si se hacen con ese fin”.

Mito 7: Nunca es demasiado tarde para prepararse

Demasiados floridanos piensan que pueden esperar hasta el último segundo para prepararse para un huracán, dijo el Director de Administración de Emergencias del Condado de Hillsborough, Timothy Dudley Jr.

Pero no funciona así.

“Lo más importante es que no puedes esperar hasta que lo veas en las noticias y entonces dirás ‘Ahora me prepararé’”, dijo. “Queremos que la gente tenga un plan, que sepa adónde va, que sepa adónde va su familia”.

La procrastinación es el enemigo de la preparación. Un viaje rápido a la tienda puede asegurar la comida y el agua para su familia.

Pero todos los consejos de la guía de preparación para huracanes del Times 2021 -reunir y hacer copias de seguridad de los documentos y fotos importantes; reunir un suministro de medicamentos para dos semanas y siete días de comida y agua por persona; crear bolsas de viaje; preparar su casa, negocio y patio para una tormenta; preparar a las mascotas; trazar sus rutas de salida, localizar refugios o encontrar a alguien con quien quedarse- le llevará semanas, no horas.

En resumen, todos los consejos de esta guía de preparación para el huracán no pueden seguirse de la noche a la mañana. Pero merecerá la pena si los floridanos están bien preparados antes de la tormenta, para no depender de la ayuda que les llegue después.

Dudley señaló que la preparación para un huracán también prepara a los floridanos para otras catástrofes naturales, o no naturales, que puedan ocurrirles.

“Hay que estar preparado todo el año”, dijo. “No hay que esperar sólo a la temporada de huracanes”.

La periodista del Tampa Bay Times Kathryn Varn contribuyó a este informe.