Advertisement
  1. CENTRO

¿Homicidio o defensa propia?

Un hombre fue asesinado a tiros, el otro se quedó en su automóvil, llamó al 911 y cooperó con los investigadores. ¿Qué pasó en una intersección de Tampa?
Freddy Hernandez llegó de Cuba a mediado de los noventa. La mayor parte de su vida trabajo arreglando maquinaria. Su hijastro y hermana hablan de la vida de este trabajador.
Freddy Hernandez llegó de Cuba a mediado de los noventa. La mayor parte de su vida trabajo arreglando maquinaria. Su hijastro y hermana hablan de la vida de este trabajador. [ Loly Hernandez ]
Publicado Ago. 25, 2021

CENTRO Tampa

La última llamada telefónica que Austin Domingues realizó fue a su padrastro a las 6:30 p.m. el 10 de junio. Fue una llamada de sólo 30 segundos.

Domingues había llamado para preguntarle a Freddy Hernández cuándo estaría en casa. Domingues necesitaba ayuda con el auto que acababa de comprar. Siempre que alcanzaba las 40 mph, el coche se sacudía.

“Definitivamente son los sombreros en los amortiguadores”, dijo Hernández.

Hernández era mecánico en Creekside Nursery. Trabajeo en cualquier cosa que tuviera motor la mayor parte de su vida adulta después de llegar a Estados Unidos desde Cuba a mediados de la década de 1990. Cuando salía de casa por la mañana, sus manos estaban limpias. Cuando llegara a casa, estaban negras de grasa.

“Está bien, voy a ver si puedo ...”, contó Domingues.

“Si no, lo arreglaremos juntos este fin de semana”, dijo Hernández.

Las últimas palabras que Domingues le dijo a Hernández fueron: “Te quiero mucho”.

aproximadamente dos horas después, un poco después de las 8:30 p.m., Hernández conducía a casa. Había regresado de la casa de un amigo, conduciendo su camión de trabajo, según Domingues.

 Freddy Hernández, foto de hace algunos años, fue descrito por su hermana Loly como un trabajador incansable y una persona en la que siempre podía confiar.
Freddy Hernández, foto de hace algunos años, fue descrito por su hermana Loly como un trabajador incansable y una persona en la que siempre podía confiar. [ Loly Hernandez ]

Un video de vigilancia tomado desde la intersección de West Waters Avenue y East Anderson Rd en Tampa muestra a Curtis James, de 44 años, deteniéndose en el semáforo en rojo y la camioneta de Hernández directamente detrás. El video muestra a Hernández abriendo su puerta y saliendo. Da unos pasos y luego cae al suelo, según un informe de arresto de la oficina del alguacil del condado de Hillsborough.

Aproximadamente a las 8:40 p.m., la oficina del alguacil envió agentes a ese lugar después de los informes de disparos. Los agentes llegaron y encontraron a Hernández, de 52 años, muerto con múltiples heridas de bala.

James se había quedado en la escena, sentado en su automóvil mientras el cuerpo de Hernández yacía en los carriles en dirección oeste de Waters.

Aproximadamente a las 11 p.m., los investigadores grabaron una entrevista en video con James.

James dijo que se había detenido en un semáforo en rojo en la intersección y que el auto de Hernández estaba directamente detrás del suyo, según la entrevista.

James dijo que vio a través de su espejo retrovisor cómo Hernández salía rápidamente de su camioneta. James se armó con su Glock 30, una pistola calibre .45, que guardaba en su consola central.

La Glock es una pistola semiautomática.

Cuando Hernández caminó hacia el lado del conductor del vehículo de James, no vio un arma en las manos de Hernández, dijo a los investigadores.

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Sin embargo, James les dijo a los agentes que creía que Hernández estaba buscando algo en su lado derecho: un arma, pensó.

James apuntó su arma fuera de la ventana delantera del lado del conductor y disparó varios tiros a Hernández.

Curtis James, 44, de Tampa está acusado de disparar y asesinar a un hombre en una intersección en Town 'N Country.
Curtis James, 44, de Tampa está acusado de disparar y asesinar a un hombre en una intersección en Town 'N Country. [ Hillsborough County Sheriff's Office ]

James dijo que Hernández se cayó al suelo y trató de levantarse. James disparó varios tiros más a Hernández, según la entrevista.

Esta vez, Hernández no se volvió a levantar. Los agentes obtuvieron una orden de registro para el vehículo de James. Encontraron una pistola Glock 30 calibre .45 cargada dentro de la consola central. Un informe de la autopsia confirmó más tarde que la causa de la muerte de Hernández fueron las heridas de bala en el torso y las extremidades inferiores.

James reclamó defensa propia.

Los detectives presentaron el caso a la Oficina del Fiscal del Estado y los fiscales acusaron a James de homicidio en primer grado con un arma, según un portavoz de la oficina del alguacil del condado de Hillsborough.

James pagó una fianza de $ 15,000 y actualmente está fuera de la cárcel. Al contactarlo para esta historia, nos dirigio a hablar con su abogado, Timothy Taylor.

Taylor dijo en una declaración escrita que James es un veterano del Ejército de Estados Unidos y “fue víctima de un incidente de furia en la carretera”.

Se vio obligado a defenderse, dijo Taylor, después de que un hombre se le acercara agresivamente. También dijo que James tenía un permiso de porte de armas. James también llamó al 911 y cooperó con los agentes, agregó el abogado.

“Esperamos que todos los hechos salgan a la luz y haya una absolución definitiva”, dijo.

Taylor no hizo comentarios sobre los detalles específicos del caso ni mencionó qué pasos procesales tomaría el caso en el futuro.

En 2017, Florida enmendó la ley de “defender su posición”, por lo que la carga de la prueba recae en los fiscales, no en la defensa. Si el abogado de James presiona para que se defienda en audiencia, o hagan una audiencia de inmunidad, la fiscalía tendría que demostrar que Hernández no representaba una amenaza seria de lesiones o daños corporales. Antes, la carga de la prueba habría recaído en James.

Si un juez se pusiera del lado de la acusación, el caso pasaría a juicio. Si el juez se pusiera del lado de James, el caso sería sobreseído.

La próxima audiencia judicial de James está programada para el lunes.

A medida que avanza el caso, la familia de Hernández está de luto y espera que se haga justicia.

Loly Hernández, su hermana, dijo que siempre podía recurrir a su hermano y apoyarse en él.

“Sé que la familia siempre dice cuando alguien muere, que para todos era una persona especial”, dijo Loly Hernández, de 33 años. “Pero sé que él está con Dios en este momento el era un hombre honesto”.

Tanto Loly Hernández como Domingues describieron a Freddy Hernández como generoso y trabajador. Domingues dijo que hacía muchos trabajos para personas que había conocido a lo largo de los años, a menudo de forma gratuita.

En 2004, Hernández reemplazó un motor en un montacargas John Deere, un “dolor de cabeza”, dijo Domingues, de 24 años. El hombre no tenía suficiente dinero para pagarle a Hernández, así que le ofreció su Mustang GT 1999. Su amor por los coches lo convenció rápidamente de que aceptara.

Domingues había pasado incontables horas en un automóvil con él, trabajaba con él. Lo describió como un conductor cuidadoso, especialmente en su camión de trabajo. No superaría las 65 mph, ni siquiera en la carretera, porque se sentía inseguro.

No hay una explicación clara de por qué Hernández salió de su camioneta la noche del tiroteo. Loly Hernández dijo que era raro que su hermano se enojara.

En cuanto al arma, Domingues dice que Hernández era un “hombre temeroso de Dios”. No estaba en su naturaleza manejar armas.

Hernández era testigo de Jehová, junto con su esposa, María Calvis. Estaba profundamente dedicado a su comunidad religiosa. Más de 100 personas asistieron al funeral de Hernández.

“Era la persona a la que admiraba en la vida”, dijo Domingues.

Ahora, la familia de Domingues está pasando por un momento difícil. El hijo de Domingues, que tiene 3 años, era cercano a su abuelo, a menudo llamaba a Hernández y Domingues a ambos “papá”.

Es como si hubiera retrocedido un año, dijo Domingues. Ahora hace rabietas constantemente. Es más difícil cerca del final del día, cuando Hernández solía llegar a casa del trabajo.

Domingues sospecha que su hijo sabe que algo le pasó a su abuelo. En los días posteriores a su muerte, su madre intentaba contener las lágrimas, pero a menudo solo lloraba. A veces frente a su nieto.

Domingues no está seguro de lo que sigue. Durante toda su vida, siempre creyó que su padrastro apoyaría a su madre. Ahora, no está seguro de lo que va a hacer.

“Podría haber jurado que mi mamá estabaría bien el resto de su vida”, dijo Domingues. “Ella iba a morir feliz”.