Advertisement
  1. CENTRO

Campaña de vacunación llega a trabajadores de la cosecha

La iniciativa llega en un momento en el que los casos han aumentado constantemente debido a la nueva variante del Delta.
Luis Angel Rodriguez Roque, de 23 años, recibe una vacuna Moderna de la voluntaria Mary Landsberger durante una campaña patrocinada por la Clínica Mi Salud, un programa de Latino Leadership, en asociación con el Colegio de Enfermería de USF Health, en el Centro Comunitario Sadye Gibbs Martin en Plant City el viernes.
Luis Angel Rodriguez Roque, de 23 años, recibe una vacuna Moderna de la voluntaria Mary Landsberger durante una campaña patrocinada por la Clínica Mi Salud, un programa de Latino Leadership, en asociación con el Colegio de Enfermería de USF Health, en el Centro Comunitario Sadye Gibbs Martin en Plant City el viernes. [ JOHN PENDYGRAFT | Times ]
Publicado Ago. 30

CENTRO Tampa

PLANT CITY - Luis Ángel Rodríguez Roque estaba un poco nervioso mientras esperaba su turno para vacunarse contra el COVID-19. El trabajador agrícola de 23 años, nacido en México, tenía sus razones. Su tía le dijo que era mejor buscar remedios naturales y beber mucho zumo de limón con bicarbonato de sodio todas las mañanas para fortalecer el sistema inmunitario y “matar el virus”.

Rodríguez cambió de opinión cuando un buen amigo le dijo que se había vacunado hace un mes y no le había pasado nada.

“No quiero tener problemas con mi salud porque estoy aquí para trabajar y ahorrar dinero”, dijo Rodríguez. “No quiero estar en un hospital, quiero estar en el campo”.

Decenas de trabajadores agrícolas y sus familias fueron vacunados el viernes por primera vez contra el COVID-19 como parte de un esfuerzo de alcance comunitario alentado por activistas y organizaciones locales que defienden los derechos de los más necesitados.

El evento de un día de duración en el Centro Comunitario Sadye Gibbs Martin fue un esfuerzo conjunto para ayudar a las comunidades agrícolas y para desmentir algunos mitos que han hecho que la vacunación entre las comunidades inmigrantes y los trabajadores agrícolas sea más lenta que la de otros grupos. El lugar estuvo abierto de 10 am a 1 pm y ofreció vacunas a más de 100 personas.

Jorge Campos, de 28 años, recibe una vacuna Moderna de la voluntaria Mary Landsberger durante una campaña patrocinada por la Clínica Mi Salud, un programa de Latino Leadership, en asociación con el Colegio de Enfermería de USF Health, en el Centro Comunitario Sadye Gibbs Martin en Plant City el viernes 20 de agosto.
Jorge Campos, de 28 años, recibe una vacuna Moderna de la voluntaria Mary Landsberger durante una campaña patrocinada por la Clínica Mi Salud, un programa de Latino Leadership, en asociación con el Colegio de Enfermería de USF Health, en el Centro Comunitario Sadye Gibbs Martin en Plant City el viernes 20 de agosto. [ JOHN PENDYGRAFT | Times ]

Una de ellos fue Jorge Campos, de 28 años, el mayor de tres hermanos que llegó a Estados Unidos para trabajar en el campo durante nueve meses. Campos, nacido en Michoacán, fue el primero de su familia en vacunarse con Moderna.

“Escuché mucho sobre las vacunas en México y aquí en Estados Unidos, pero lo más importante es que las vacunas no te matan. Los virus lo hacen”, dijo Campos, de 28 años, esposo y padre de cuatro hijos.

Campos dijo que el proceso de vacunación es muy lento en su Michoacán natal.

“Llegué hace una semana y ya tengo mi vacuna. No duele y me han dicho que es muy segura”, dijo Campos. “Estoy contento, por supuesto”.

Alfredo Rojas dijo que esperaba que sus familiares y amigos en México que trabajan en el campo pudieran vacunarse pronto. Rojas, de 29 años, esperó menos de 10 minutos para vacunarse

“Voy a aconsejar a todos ellos que lo hagan. No vale la pena el riesgo”, dijo Rojas.

Más de 762,000 personas que trabajan en campos y arboledas han enfermado de COVID, según un estudio de Microsoft y la Universidad de Purdue. Los cuatro estados más afectados son Texas con 54,224, California con 46,662, Missouri con 24,740 y Florida con 16,981.

Los grupos de Florida que defienden a los inmigrantes hispanos han enviado cartas al gobernador Ron DeSantis para pedirle que declare a los trabajadores agrícolas como grupo prioritario de vacunación, independientemente de su estatus migratorio.

Pero el esfuerzo de vacunación del viernes fue independiente de esa iniciativa y fue liderado por Colectivo Árbol, una organización sin fines de lucro que trabaja y ayuda exclusivamente a los trabajadores agrícolas y sus familias.

Laudi Campos, director estatal de la Federación Hispana, uno de los grupos que apoyó la iniciativa en Plant City, dijo que lo más importante ahora es persuadir a más personas para que se vacunen.

“Queremos sensibilizar a la gente porque estamos aquí para ayudar a las familias y darles toda la información que necesitan”, dijo Campos. “Y este tipo de campañas son las que realmente marcan la diferencia en nuestra comunidad”.

Marucci Guzmán, de Liderazgo Latino y de la Clínica Mi Salud, dijo que un evento masivo para asegurar las dosis para los trabajadores esenciales es una forma más de eliminar las barreras a la vacuna COVID-19 y derrotar la nueva variante Delta.

“Tenemos una responsabilidad con nuestra comunidad y todos estos servicios sólo confirman los beneficios de estar vacunados”, dijo Guzmán.