Advertisement
  1. CENTRO

Sabor latino por conveniencia

Tendencia. Más empresarios hispanos y propietarios de camiones de comida están viendo oportunidades en las estaciones de servicio.
Christian Salinas, de 48 años, confía en que su nueva estación de comida peruana ubicada dentro de un Marathon, en Riverview, se convertirá en un espacio popular. Su puesto de comida se instalará en una esquina que anteriormente estaba ocupada por un Subway.
Christian Salinas, de 48 años, confía en que su nueva estación de comida peruana ubicada dentro de un Marathon, en Riverview, se convertirá en un espacio popular. Su puesto de comida se instalará en una esquina que anteriormente estaba ocupada por un Subway. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]
Publicado Sep. 1
Actualizado Sep. 1

CENTRO Tampa

TAMPA — Mercedes De La Hoy vino de República Dominicana hace dos décadas con la idea de superar la pobreza y las limitaciones que vivía en Santo Domingo, donde vivió más de la mitad de su vida.

Se instaló en Tampa a los 40 años. Comenzó a trabajar limpiando hoteles y sirviendo mesas en dos restaurantes. En sus días libres, generalmente los lunes, De La Hoy prefería quedarse en su casa en Brandon para cocinar, escuchar su música merengue y soñar con su propio proyecto empresarial.

Ese proyecto se hizo realidad en diciembre de 2016 cuando comenzó a vender su comida hispana como “Sabor Latino” dentro de una gasolinera Texaco, en 7710 Causeway Blvd., en Tampa.

“Fue una bendición”, dijo De La Hoy.

Cada vez más inmigrantes latinos están recurriendo al negocio de la comida dentro de las estaciones de servicio porque en la mayoría de los casos requiere menos capital inicial en comparación con un restaurante convencional y ya tienen un modelo existente.

Mercedes De La Hoy, de 61 años, ha tenido su negocio Sabor Latino durante más de cinco años en Tampa. [JUAN CARLOS CHAVEZ
Mercedes De La Hoy, de 61 años, ha tenido su negocio Sabor Latino durante más de cinco años en Tampa. [JUAN CARLOS CHAVEZ [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

Vanessa Cahuas, miembro de la Cámara de Comercio Hispana, otorgó altas calificaciones a los empresarios latinos por ser creativos y apasionados cuando deciden ejecutar un proyecto.

“Este es un buen ejemplo de impulso y voluntad de abrirse paso en un mercado muy competitivo”, dijo Cahuas. “Las barreras o dificultades no representan necesariamente un freno, todo lo contrario”.

De La Hoy dijo que siempre tuvo trabajos muy difíciles, en parte porque no habla inglés y carece de educación formal. Pero ella siempre vio que dirigir su propio negocio era la clave de su éxito. Su propia vida la convirtió en una mujer fuerte y trabajadora.

A los 12 años De la Hoy tuvo que cuidar a sus cinco hermanos menores cuando su madre murió prematuramente de diabetes.

“Así fue como comencé a cocinar”, dijo De La Hoy. “Alimentando a mis hermanos con lo poco que teníamos en la casa porque mi padre era un hombre pobre y trabajaba todo el día”.

De La Hoy dijo que ahorró suficiente dinero para abrir su propio negocio. Ella firmó un contrato inicial con el dueño de la estación de servicio para pagar un alquiler mensual de no más de $ 2,000. Ahora tiene cuatro empleados, todos inmigrantes de Cuba, El Salvador, Puerto Rico y República Dominicana.

“Somos como una gran familia”, dijo De La Hoy. “Traemos nuestras propias tradiciones, pero compartimos un compromiso: el éxito”.

Su negocio está abierto de lunes a sábado, de 6 a. m. A 5 p. m. Sirven desayunos con huevos, sémola de maíz, café y sándwiches cubanos. Para el almuerzo hay una variedad de platos de Centro y Sudamérica como callos, cuajito, guiso y cola .

Stay updated on the Tampa Bay community

Stay updated on the Tampa Bay community

Subscribe to our free Regarding Race newsletter

We’ll send you stories and candid discussions about race, identity and culture every other Tuesday.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

De La Hoy dijo que prefiere trabajar dentro de una estación de servicio porque es más segura y la cocina está lista para usar. El otro punto: un camión de comida le habría costado al menos $ 30,000.

“Hay más beneficios que riesgos”, dijo la empresaria.

De La Hoy está considerando una serie de nuevos enfoques más allá de la comida que ofrece. Destacó que la mayoría de sus clientes son personas con diferentes orígenes y raíces que trabajan principalmente en la construcción y el transporte.

“No tenemos solo hispanos pidiendo mi comida”, dijo De La Hoy. “También tenemos mucha gente blanca y negra”.

La pandemia no ha sido un freno para su negocio, dijo.

“Tenemos un tipo de cliente que nunca dejó de trabajar”, dijo De La Hoy. “Son el verdadero combustible de mi negocio”.

Christian Salinas, de 46 años, es otro emprendedor que ha puesto la mira en las gasolineras.

Salinas dejó su Perú natal con su familia en 2002 durante una crisis económica. Se instaló en Miami y luego en Tampa en 2005.

Esta semana abrirá una estación de comida dentro de un Marathon en 2829 US 301, en Riverview. Confía en que sus buenos instintos y conocimientos de administración de empresas apoyarán su nueva aventura.

Salinas posee un camión de comida y un pequeño restaurante peruano, Kallejon 813, en 4105 Gunn Hwy., en Tampa.

“Las estaciones de servicio tienen un flujo diario de clientes todo el tiempo”, dijo Salinas. “Es un enfoque único y diferente”.

De izquierda a derecha: la cocinera María Hernández, 37, Patricia Santos, 38 y Noel López, 64. Hace apenas dos meses, López y Santos compraron una pequeña gasolinera y una tienda de conveniencia en Plant City donde montaron una pequeña tienda.
De izquierda a derecha: la cocinera María Hernández, 37, Patricia Santos, 38 y Noel López, 64. Hace apenas dos meses, López y Santos compraron una pequeña gasolinera y una tienda de conveniencia en Plant City donde montaron una pequeña tienda. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

El creciente número de latinos está estableciendo nuevos desafíos en cuanto a tendencias de consumo, inversiones y segmentación del mercado, agregó Salinas. Según él, todos estos factores y los cambios que se están produciendo debido a la pandemia “dan forma a una nueva hoja de ruta y nuevas oportunidades”.

“Esa fue una de las cosas que me animó a dar el paso para esta nueva aventura”, dijo Salinas.

El espíritu emprendedor también se apoderó de la dominicana Patricia Santos, de 38 años, y de su esposo, Noel López, de 64, de origen puertorriqueño.

Hace solo dos meses, la pareja compró una pequeña estación de servicio en 8505 S. County Rd. 39, en Plant City. En su interior tienen un Deli de comestibles dominicano, donde ofrecen sándwiches, batidos al estilo dominicano y platillos como arroz y frijoles con cerdo asado.

“La respuesta ha sido muy positiva”, dijo López, quien trabajó como mecánico de aeronaves durante más de 30 años. “Este es un negocio que puede volar muy alto”.