Advertisement
  1. CENTRO

Escuelas de Hillsborough tienen un déficit de $60 millones. Podrían solicitar un aumento de impuestos.

Una inyección de dinero federal no puede curar el hoyo operativo del distrito.
El superintendente escolar del condado de Hillsborough, Addison Davis, podría solicitar un referéndum sobre impuestos a la propiedad como una forma de abordar un déficit operativo en curso.
El superintendente escolar del condado de Hillsborough, Addison Davis, podría solicitar un referéndum sobre impuestos a la propiedad como una forma de abordar un déficit operativo en curso. [ IVY CEBALLO | Times ]
Publicado Oct. 5
Actualizado Oct. 6

TAMPA - Los líderes de las escuelas públicas del condado de Hillsborough quieren seguir el camino de otros distritos escolares de Florida y usar un impuesto sobre bienes raíces para cubrir las brechas persistentes en su presupuesto.

En un foro o reunión desarrollado el martes, la Junta Escolar discutió la posibilidad de pedir a los votantes que aprueben un impuesto a la propiedad y comenzar una campaña antes de que termine el año calendario.

“Definitivamente creo que tendríamos que comenzar, en algún momento de noviembre, a tener conversaciones”, dijo el superintendente Addison Davis. El referéndum, si lo autoriza la junta, aparecerá en la boleta de noviembre de 2022.

Los miembros de la junta escucharon propuestas del personal para un impuesto de 50 centavos o $1 por cada $1,000 en valor de la propiedad. El impuesto más pequeño recaudaría $63 millones al año, que es aproximadamente el tamaño del déficit operativo del distrito.

Davis, quien ha estado a favor de un referéndum de este tipo desde que llegó a principios de 2020, dijo que el distrito podría comprometerse a gastar el dinero en programas estudiantiles específicos, como lo hizo Pinellas cuando ganó por primera vez la aprobación de su impuesto de opción local en 2004. Los votantes de Pinellas han vuelto, desde entonces, a aprobar el impuesto por amplios márgenes cada cuatro años.

En este momento, dijo Davis, las pequeñas escuelas primarias de Hillsborough tienen que compartir maestros para materias no básicas como arte, música y educación física.

Davis y Romaneir Johnson, directora de finanzas, dijeron que hablarán individualmente con los miembros de la junta antes de que se decida algo.

Pero las proyecciones presupuestarias que Johnson compartió el martes mostraron hacia dónde se dirige el distrito, con o sin el impuesto adicional. Sin un nuevo impuesto, mostraban sus tablas, el distrito podría ver cómo sus reservas financieras se reducían a un nivel cercano o inferior al mínimo ordenado por el estado del 3 por ciento de los ingresos.

Romaneir Johnson, directora de finanzas del distrito escolar del condado de Hillsborough.
Romaneir Johnson, directora de finanzas del distrito escolar del condado de Hillsborough. [ DIRK SHADD | Times ]

En 2018, los partidarios de las escuelas de Hillsborough persuadieron a los votantes para que aprobaran una sobretasa de ventas de medio centavo para el distrito, la primera vez que intentaron una campaña de este tipo. Sin embargo, el impuesto solo puede financiar compras de capital y no gastos operativos como, por ejemplo, el salario de los maestros. Los ingresos se utilizan principalmente para reparar y reemplazar los aires acondicionados de las escuelas.

Stay updated on the Tampa Bay community

Stay updated on the Tampa Bay community

Subscribe to our free Regarding Race newsletter

We’ll send you stories and candid discussions about race, identity and culture every other Tuesday.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Este año, los fondos de ayuda federal en el marco de la pandemia por la COVID-19 rescataron al distrito de la casi insolvencia financiera. Pero los líderes estatales han advertido repetidamente que estas inyecciones de dinero, a corto plazo, no pueden usarse para curar un patrón de gasto deficitario.

Algunos miembros de la Junta Escolar señalaron, como suelen hacer, que el problema no es un gasto generoso, sino un gobierno estatal que paga $7,706 por estudiante cuando el promedio nacional es casi el doble.

Antes de impulsar el impuesto, “realmente necesitamos educar al público para que comprenda dónde estamos y cómo nuestro estado no prioriza la educación”, dijo Nadia Combs, miembro de la junta. “Esa debe ser la narrativa”.

Otros quieren que los líderes del distrito aborden una tendencia creciente entre las familias de Hillsborough para buscar alternativas para sus estudiantes. Johnson dijo que el distrito está perdiendo $28 millones este año porque más de 6,000 estudiantes están aprovechando las becas financiadas por el estado para escuelas privadas.

Las becas estatales no son la única vía para que las familias abandonen el distrito.

Las cifras de inscripción anticipada muestran que las escuelas autónomas, que son financiadas por el estado pero operan de forma independiente, aumentaron su inscripción en un 7 por ciento durante este tiempo en 2020. Ahora atienden a más de 33,000 estudiantes de Hillsborough.

Estas salidas de alumnos están dejando a algunas escuelas con poca matriculación, lo que agrava las ineficiencias. El último plan de mejora de capital de cinco años mostró que 66 escuelas del distrito están vacías al menos en un tercio. De ellas, 14 tienen menos de la mitad de su capacidad cubierta..

Davis, quien ha hablado anteriormente sobre la posibilidad de consolidar o encontrar nuevos usos para algunas escuelas con baja matrícula, dijo el martes que esas conversaciones continuarán después de que el distrito contrate a un consultor para que analice a fondo los límites de las escuelas.

Mientras tanto, él y Johnson enumeraron otras ideas para mejorar los resultados.

Davis quiere un cambio para priorizar el uso de energía solar, ya que el distrito ahora paga $30 millones al año en servicios a la empresa Tampa Electric.

Johnson sugirió alquilar edificios escolares después del horario de atención, alquilar espacios publicitarios en propiedades y uniformes deportivos, y reducir la fuerza laboral después de una cuidadosa reasignación de departamentos y puestos.

Davis dijo que se está trabajando para reexaminar la relación del distrito con sus proveedores. Además solicitará la aprobación de la junta para buscar un nuevo auditor para que revise los contratos.

También se habló del lanzamiento de una escuela autónoma administrada por el distrito, que sería elegible para recibir dinero del fondo estatal de gastos de capital para educación pública.

Melissa Snively, miembro de la junta, dijo que está firmemente a favor de una carta dirigida por el distrito. Combs se mostró en contra de tal idea.

Karen Perez y Jessica Vaughn, miembros de la junta, le recordaron a Davis que el distrito tiene un nuevo comité asesor de ciudadanos sobre el presupuesto al que se le debe permitir dar su opinión sobre cualquier plan a largo plazo.

Ese comité se reunirá por segunda vez este miércoles.