Advertisement
  1. CENTRO

El duro cabildeo por la legalización y la ciudadanía

Al menos 38 organizaciones venezolanas se unen a otros grupos hispanos para alcanzar un estatus legal en Estados Unidos
La lucha es dura e implica una serie de cabildeos en Washington, admite Díaz.  La meta de la coalición es lograr, en primera instancia, ser escuchados en los poderes públicos.
La lucha es dura e implica una serie de cabildeos en Washington, admite Díaz. La meta de la coalición es lograr, en primera instancia, ser escuchados en los poderes públicos. [ OLIVIER DOULIERY | Abaca Press ]
Publicado Oct. 7
Actualizado Oct. 7

Por Hernán Lugo-Galicia

Especial para CENTRO Tampa

Detrás del plan para lograr que los beneficiarios del TPS tengan una residencia permanente y que, en un futuro, puedan ser ciudadanos de Estados Unidos, está una coalición que incluye a organizaciones, empresas privadas, líderes comunitarios y estudiantiles que trabajan voluntariamente y en sus tiempos libres.

Es una jornada silente en Washington; de llamadas a congresistas; y de concientización para que la comunidad latina acompañe los actos ante la Casa Blanca y el Congreso.

En la Venezuelan American Alliance están los “Dreamers” (Soñadores-Daca) de Haití, Nicaragua, Honduras y El Salvador; la compañía Tyson Food y, ahora, se les sumó 38 Casas Venezuela (CV), lideradas por CV-Orlando y CV-Tampa; la primera con 18 años de existencia en la Florida; y la segunda, CV-Filadelfia, con 16 años de trabajo social.

Dato 1:

En el grupo también está American Business Immigration Coalition (ABI).

“Los objetivos de esta alianza son incorporar a más organizaciones de inmigrantes en todo EEUU. Una parte de las reuniones han sido presenciales; y otras, vía Internet, debido al Covid-19. Estamos llamando a los representantes del Congreso”, dijo el presidente de CV-Orlando, William Díaz, uno de los promotores.

La alianza contactó al senador republicano Rick Scott para que se sume a esta iniciativa que favorecerá a más de 600.000 latinos, en su mayoría venezolanos que huyen de la dictadura de Nicolás Maduro. Esperan por su respuesta.

El éxodo de Venezuela es el mayor en el mundo: 5,4 millones de personas, lo que supera las poblaciones de Costa Rica, Noruega, Islandia y Nueva Zelanda, según la OEA.

El foco de la coalición va al Partido Republicano por ser más reacio a la inmigración.

“En la alianza no hay fracciones de partidos porque las banderas son de nuestros países. Sin embargo, observamos que los republicanos se oponen a la legalización de los inmigrantes. El senador Marco Rubio (republicano), pese a ser cubano, hizo un comentario de mal gusto al decir que no se debía aprobar el TPS a los venezolanos, sino trabajar para sacar a Nicolás Maduro y que nos regresáramos al país. Si bien queremos sacar a Maduro, él no puede decirle a otros lo que tienen qué hacer. Aquí hay venezolanos, como yo, con 30 años de vida en EEUU, con familia y empresas. Con hijos que nacieron aquí, que desconocen nuestros países y cultura y que, en caso de regresar, estarían expuestos al peligro. ¿Y es que acaso la familia de Rubio no se benefició de este bondadoso país que, al llegar los albergaba un mes en la Torre de la Libertad en Miami, le daban una tarjeta de crédito, comida por 6 semanas y un número de seguridad social y el permiso de trabajo en 24 horas? Muy mal hecho de su parte”, se quejó Díaz.

Dato 2:

8 de marzo de 2021. El Departamento de Seguridad Nacional anunció la protección a los venezolanos hasta septiembre de 2022 a través del TPS. El Servicio de Inmigración de EEUU (USCIS) estima que 323.000 venezolanos califican para el programa. Hasta el 15 de julio, habían procesado 115.000 solicitudes; el 3 de agosto subió a 178.8000; y en los últimos días, a 200.000.

La lucha es dura e implica una serie de cabildeos en Washington, admite Díaz.

La meta de la coalición es lograr, en primera instancia, ser escuchados en los poderes públicos; segundo, que se apruebe una ley o una amnistía a favor de los inmigrantes, como hizo el presidente Ronald Reagan en 1986; y tercero, iniciar la legalización para que sean ciudadanos.

El 18 de febrero de este año, la administración de Jon Biden consignó ante el Parlamento un proyecto de ley de ciudadanía 2021, que contempla legalizar a una parte de los 11 millones de inmigrantes que cumplan los requisitos, lo que sirve de base a las organizaciones independientes para presionar por su aprobación.

La coalición pugna para que sean beneficiados los Soñadores (unos 800.000 jóvenes); los “TePeS” (600.000); trabajadores esenciales (bomberos, vigilantes de cárceles, etc) y del campo, entre ellos 1.300 obreros, representados por la Fundación Tyson Food.

Durante los últimos dos meses, han hecho varias tareas:

1) Una delegación, proveniente de seis estados participó el 24 de julio en varias reuniones en la Casa Blanca con el presidente del Senado, Chuck Schumer (D); la senadora Nancy Pelossi (R); el jefe de la oficina de Mitch McConnell (R); el representante Darry Soto, “padre del TPS” en la Florida; María Elvira Salazar (R); el cardenal de Washington, Milton Gregory; ex propietarios de The Washington Post; Cadena Marriott; productores de espárragos; y la Cámara de Comercio Haití-Puerto Rico.

2) El 18 de septiembre, retornaron a las puertas del Congreso.

La próxima actividad es la Cumbre de Inmigración, entre finales de octubre e inicios de noviembre, en Orlando, con líderes comunitarios y políticos. Ofrecerán, de manera gratuita, asesoría a los latinos.

Dato 3:

De los 3,2 millones de personas que ingresaron en EEUU entre 2017 y 2019, apenas 5% venía de América del Sur; la mayoría de Brasil (40% de ese porcentaje) Fuente: USCIS