Advertisement
  1. CENTRO

El movimiento ‘SOS Cuba’ demuestra una vez más que Tampa tiene interés en el futuro de la isla

Los exiliados cubanos están defendiendo la causa de la democracia en su patria natal. Escriben cartas, difunden noticias y organizan manifestaciones.
Circe Roya, de 33 años, su esposo, Barbaro Roya, de 44, y Danet Rodríguez, de 29, activistas de Plantados de Tampa, un grupo que se enfoca en llamar la atención sobre la difícil situación del pueblo cubano bajo el gobierno comunista. Los activistas , hacen un Símbolo "L" que simboliza "Libertad",  por una Cuba libre..
Circe Roya, de 33 años, su esposo, Barbaro Roya, de 44, y Danet Rodríguez, de 29, activistas de Plantados de Tampa, un grupo que se enfoca en llamar la atención sobre la difícil situación del pueblo cubano bajo el gobierno comunista. Los activistas , hacen un Símbolo "L" que simboliza "Libertad", por una Cuba libre.. [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]
Publicado Oct. 21

CENTRO Tampa

TAMPA — Como hogar de expresos políticos, socios de investigación y defensores de los viajes y el comercio, Tampa ha estado a la vanguardia de los debates sobre las relaciones cambiantes entre Estados Unidos y Cuba.

Un grupo de sangre nueva y más joven de cubanos locales se ha sumado al último debate, impulsado por acontecimientos que sorprendieron a los observadores de Cuba y el mundo y ahora domina la discusión sobre cómo Estados Unidos debería tratar a Cuba.

A partir del 11 de julio, en una de las pocas ocasiones durante seis décadas de gobierno comunista en la nación isleña, la gente tomó las calles para manifestarse, por la falta de libertad, la escasez de alimentos y medicinas, las restricciones de COVID-19 y su gobierno autoritario. El gobierno respondió encarcelando a cientos, realizando juicios y redoblando las medidas de seguridad en toda la isla.

El grito de guerra de los manifestantes de “SOS Cuba” ha sido recogido y ha tenido eco en ciudades de Estados Unidos como Tampa, Miami y Jacksonville. Más de 400 personas asistieron a una manifestación de SOS Cuba el 13 de julio en Tampa, bloqueando el tráfico en la autopista Dale Mabry mientras marchaban alrededor del estadio Raymond James y se reunían frente a la oficina local de la representante estadounidense Kathy Castor, demócrata de Tampa.

“No vamos a detenernos ni a descansar hasta que lleguemos al final de la dictadura y la liberación de una Cuba que vive en crisis”, dijo Adrián Medina, de 22 años, natural de Pinar del Río, Cuba, y uno de los siete anti-activistas del gobierno en el área de la Bahía de Tampa y Florida entrevistados recientemente por el Tampa Bay Times y CENTRO Tampa.

Luego se gestaron más manifestaciones más concurridas e incluso una fue apoyada por la alcaldesa de Tampa.

Muchos de los activistas locales se fueron de Cuba en los últimos 10 años. Heredan lazos históricos y culturales que datan de finales del siglo XIX y los puros hechos en Ybor City a partir del tabaco cubano. Instituciones como el Acuario de Florida se asocian con Cuba en la investigación, líderes locales como el alcalde de St Petersburg, Rick Kriseman, han visitado y trabajado para normalizar las relaciones, y los vuelos sin escalas desde Tampa a La Habana que han atraído multitudes.

Danet Rodríguez de Brandon fue preparada en Cuba para ser una “pionera” o portavoz de una organización juvenil que promueve los principios del comunismo. Se desencantó de la organización durante su primer año de universidad. Foto: MARTHA ASENCIO-RHINE | CENTRO Tampa
Danet Rodríguez de Brandon fue preparada en Cuba para ser una “pionera” o portavoz de una organización juvenil que promueve los principios del comunismo. Se desencantó de la organización durante su primer año de universidad. Foto: MARTHA ASENCIO-RHINE | CENTRO Tampa [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]

El área de la Bahía de Tampa Bay cuenta con la tercera población más grande de cubanos en el país, solo detrás de Miami y Nueva York-Nueva Jersey.

Medina fue golpeado y arrestado en Cuba por la policía política cuando tenía 18 años por comentarios que desafiaban a las autoridades cubanas. Fue acosado durante meses mientras realizaba su servicio militar obligatorio. Llegó a Estados Unidos hace tres años bajo la Ley de Memoria Histórica de Estados Unidos, una medida de 2007 que hace que los nietos de inmigrantes españoles en Cuba sean elegibles para la ciudadanía estadounidense.

Stay updated on the Tampa Bay community

Stay updated on the Tampa Bay community

Subscribe to our free Regarding Race newsletter

We’ll send you stories and candid discussions about race, identity and culture every other Tuesday.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Medina trabaja en una fábrica en Tampa y estudia en la noche en la Universidad Ana G. Méndez para ser asistente médico.

“Vinimos para quedarnos, para ser escuchados y para ser muy fuerte”, dijo Medina, quien fundó el grupo Los Plantados de Tampa para coordinar iniciativas antigubernamentales y publicar noticias sobre Cuba en Facebook y WhatsApp.

Hasta ahora, ha asistido a mítines en Tampa, Miami y Sarasota.

“Fue fenomenal”, dijo Medina. “Nunca había visto algo así”.

Wilfredo Cancio Isla, periodista cubanoamericano radicado en Miami y exdirector de noticias de Radio y TV Martí, administrada por Estados Unidos, ve a esta nueva generación de activistas cubanos como una señal positiva de cambio.

Cancio dijo que más de 700,000 cubanos han emigrado a Estados Unidos en los últimos 20 años. Ahora, el ritmo del cambio está impulsado por Internet y las redes sociales, dijo. Información que solía tardar meses en difundirse ahora tiene un impacto instantáneo fuera de la isla entre la ola más reciente de emigrantes cubanos.

“Ha sido una batalla larga, y el protagonismo de nuevas caras, nuevas estrategias y nuevos caminos para reclamar un futuro diferente para Cuba son consecuencias inevitables en un proceso histórico”.

Otro rostro del nuevo movimiento de oposición cubano es Danet Rodríguez, de 29 años, que vive en Brandon y trabaja desde su casa para Air Canada como agente de reservas.

Originaria de Matanzas, Cuba, Rodríguez --esposa y madre de niños de 6 y 1-- creció en una familia donde su abuelo paterno fue un ferviente defensor de la revolución castrista que aún hoy tiene el poder en Cuba.

Rodríguez estaba siendo preparada para ser una “pionera” o portavoz de una organización juvenil que promueve los principios del comunismo. Se desencantó con la organización durante su primer año de universidad.

“Empecé a cuestionar las deficiencias del sistema. Tenía más preguntas que respuestas”, dijo Rodríguez. “Pero inmediatamente me hicieron a un lado. Mi conflicto interno solo terminó cuando fui a Canadá y luego a Estados Unidos”.

Rodríguez y su novio cubano David Granadillo, de 30 años, se establecieron inicialmente en Nueva York. Más tarde, decidieron mudarse a Tampa porque está más cerca de Cuba y tiene una comunidad de exiliados.

Continúa siguiendo los acontecimientos en Cuba y el bienestar de su gente. En los últimos dos meses, ha participado en “caravanas de la libertad” en Sarasota y Miami. Creó Metamorfosis Cuba, un canal de YouTube donde difunde la necesidad de una Cuba libre. Y escribe cartas a la Casa Blanca y a los líderes del Congreso en busca de apoyo para la democracia y los derechos humanos en Cuba.

Rodríguez espera ver más levantamientos en Cuba.

“Es un momento intenso para todos los que luchamos por la libertad de Cuba dentro y fuera de la isla”, dijo. “El pueblo cubano está tratando de dar a conocer su causa a pesar de la represión. Por eso el 11 de julio se repetirá muy pronto”.

Circe Santos, una asistente dental de 33 años de Santa Clara, Cuba, está convencida de que el cambio está llegando a su tierra natal.

Santos llegó al Aeropuerto Internacional de Tampa en 2014 después de 11 intentos fallidos de llegar a México y Florida por mar. Su padre, un cubano exiliado que vive en Tampa, la ayudó a salir después de que se cansara de la represión y la falta de oportunidades en la isla.

“Las mujeres cubanas perseveran y luchan”, dijo Santos. “Me alegro de haber venido a este gran país porque ninguna persona debería ser privada de su libertad”.

En Cuba, Santos era estudiante de segundo año de ingeniería informática en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas. Fue expulsada por su resistencia a la autoridad gubernamental y su negativa a incorporarse a los denominados Comités de Defensa de la Revolución. Algunos de los que están en el área de la Bahía de Tampa que están agitando contra el gobierno cubano vieron su oportunidad en una manifestación SOS Cuba celebrada en Washington, D.C., el 26 de junio.

Alián Collazo, de 26 años, organizó un mitin por la libertad de Cuba en Washington, D.C., en julio. Collazo dijo que el movimiento ha crecido en Tampa de una manera que nadie imaginó.  Collazo tenía 8 años cuando su madre salió en un bote de la isla, en el bote iban 43 personas.  Foto: MARTHA ASENCIO-RHINE | CENTRO Tampa
Alián Collazo, de 26 años, organizó un mitin por la libertad de Cuba en Washington, D.C., en julio. Collazo dijo que el movimiento ha crecido en Tampa de una manera que nadie imaginó. Collazo tenía 8 años cuando su madre salió en un bote de la isla, en el bote iban 43 personas. Foto: MARTHA ASENCIO-RHINE | CENTRO Tampa [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]

El organizador fue Alian Collazo, de 26 años, quien asistió a la escuela Dixie M. Hollins en St. Petersburg y se graduó de la Universidad Internacional de Florida en Miami con un título en relaciones internacionales.

Collazo es propietario de un centro de cuidado para adultos en St. Petersburg y es director estatal de The LIBRE Initiative, una organización sin fines de lucro con sede en Washington que promueve las oportunidades económicas y el gobierno limitado.

Dijo que el movimiento de oposición en Tampa está creciendo a niveles que nadie imaginó.

“Es un movimiento inspirado por las personas que salieron a manifestarse en Cuba y que, en su mayoría, eran jóvenes”, dijo Collazo.

Espera poder ayudar a los jóvenes en Estados Unidos a darse cuenta de que ellos también tienen interés en la libertad de una nación comunista a solo 90 millas de las costas estadounidenses.

“Tenemos la capacidad de hacer eso y lo seguiremos haciendo porque sabemos lo importante que es para quienes lo están arriesgando todo en Cuba”, dijo Collazo. “Es lo mínimo que podemos hacer por ellos y por el movimiento de liberación”.

Rafael Pizano, de 41 años, hijo de un expreso político en Cuba, viaja a países ex comunistas para escuchar recomendaciones sobre cómo Cuba podría lograr la democracia. Aquí, se encuentra en Ybor City ante una estatua de José Martí, quien ayudó a liberar a Cuba del dominio español. Foto: MARTHA ASENCIO-RHINE | CENTRO Tampa
Rafael Pizano, de 41 años, hijo de un expreso político en Cuba, viaja a países ex comunistas para escuchar recomendaciones sobre cómo Cuba podría lograr la democracia. Aquí, se encuentra en Ybor City ante una estatua de José Martí, quien ayudó a liberar a Cuba del dominio español. Foto: MARTHA ASENCIO-RHINE | CENTRO Tampa [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]

Rafael Pizano, de 41 años, es un cubanoamericano e hijo de un expreso político que asumió el activismo político, trabajando con movimientos internacionales que buscan la democracia para Cuba y la liberación de los disidentes.

“Es un trabajo que me siento honrado de hacer”, dijo Pizano.

Pizano, bombero y paramédico de Tampa, busca formas de fortalecer las instituciones democráticas en América Latina y Europa. Todos los años, dijo, viaja por su propia cuenta para reunirse con activistas de derechos civiles y líderes en naciones ex comunistas para escuchar sus recomendaciones sobre cómo Cuba podría lograr la democracia.

“Es importante llevar este mensaje a todos los niveles para que los gobiernos no solo se solidaricen con la causa de la libertad de Cuba, sino que también comprendan el objetivo y la importancia de nuestros esfuerzos”, dijo Pizano.

“Los cubanos tienen derecho a vivir en libertad”, dijo Julissa Orama, de 38 años, esposa y madre con hijos de 19, 15 y 10 años, y propietaria del restaurante El Gallo de Oro en West Tampa.

Orama nació en Tampa en 1983, tres años después de que sus padres llegaran durante el éxodo del Mariel que trajo a unos 125,000 refugiados cubanos a Florida.

Orama dijo que nunca le interesó la política antes de las manifestaciones del 11 de julio en Cuba.

“Tengo familiares en Cuba y no queremos estar separados para siempre”, dijo Orama, quien ha asistido a las manifestaciones de SOS Cuba en Washington, Miami y Sarasota.

Se reúne con un grupo de amigos en su restaurante todas las semanas para hablar sobre lo que está sucediendo en Cuba y organizar iniciativas locales.

“No es un grupo grande, tal vez seamos cuatro o cinco, pero es importante porque debemos hacer nuestra parte”, dijo Orama. “Hay mucho por hacer. Tenemos que seguir avanzando y ganar confianza. Todavía hay algunas personas que sienten cierto miedo”.

Gustavo Puente, de 45 años, ha vivido la mitad de su vida en el exilio de su Cuba natal, entre España y Estados Unidos. Foto: MARTHA ASENCIO-RHINE | CENTRO Tampa
Gustavo Puente, de 45 años, ha vivido la mitad de su vida en el exilio de su Cuba natal, entre España y Estados Unidos. Foto: MARTHA ASENCIO-RHINE | CENTRO Tampa [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]

A sus 45 años, Gustavo Puente ha vivido la mitad de su vida en el exilio de su Cuba natal, entre España y Estados Unidos. Puente es editor de la revista mensual El puente en Tampa, enfocada en los desarrollos en Cuba. Aquellos en Estados Unidos que se oponen al régimen cubano están creciendo en número y efectividad, dijo.

“Las nuevas generaciones han adquirido un mayor sentido y conciencia política”, dijo Puente. “Ahora debemos encontrar un líder que pueda aprovechar los sentimientos del exilio cubano”.