Advertisement
  1. CENTRO

Autoridades federales intensifican los enjuiciamientos de casos de lavado de dinero en Miami

La supuesta corrupción en el gobierno de Venezuela incluye la desviación de 180 millones de dólares al sistema bancario de Estados Unidos.
Los co-conspiradores están siendo acusados de transferir alrededor de $ 180 millones a través del sistema bancario de Estados Unidos, moviendo fondos dentro y fuera del sur de Florida para "promover el esquema de soborno". [Archivo Tampa Bay Times]
Los co-conspiradores están siendo acusados de transferir alrededor de $ 180 millones a través del sistema bancario de Estados Unidos, moviendo fondos dentro y fuera del sur de Florida para "promover el esquema de soborno". [Archivo Tampa Bay Times] [ SVETLANA KUZNETSOVA | Tampa Tribune ]
Publicado Oct. 26

Por Tribune News Service

MIAMI - Después de una desaceleración durante la pandemia de coronavirus, las autoridades federales en el sur de Florida están acelerando su represión contra la corrupción extranjera en el gobierno de Venezuela y la desviación de cientos de millones de dólares hacia el sistema bancario de Estados Unidos.

El último objetivo: el empresario colombiano Álvaro Pulido Vargas, quien ha sido acusado en dos casos masivos de conspiración de lavado de dinero y de sobornar a funcionarios venezolanos de alto rango a cambio de miles de millones de dólares en contratos de suministro de alimentos, medicinas y vivienda que fueron supuestamente para ayudar a los pobres del país, según los fiscales federales en Miami.

Pulido, de 57 años, fue acusado el jueves como el principal acusado en una acusación de corrupción extranjera que involucra al programa de distribución de alimentos y medicinas de Venezuela. Se cree que Pulido, junto con otros acusados en su caso, vive en Colombia o Venezuela. No ha comparecido ante la corte federal de Miami para enfrentar el nuevo cargo de conspiración.

Pulido también es coacusado con el empresario colombiano Alex Saab en una denuncia formal separada de 2019 acusándolos de pagar sobornos a funcionarios venezolanos para obtener contratos de suministro de construcción inflados para proyectos de viviendas para personas de bajos ingresos. Saab, de 49 años, que había sido arrestado el año pasado en Cabo Verde frente a las costas de África en ruta a Irán en una misión humanitaria para Venezuela, fue extraditado a Miami el pasado fin de semana. Saab es cercano al presidente venezolano Nicolás Maduro, quien montó una campaña para bloquear su enjuiciamiento en Estados Unidos.

Tanto Pulido como Saab, junto con otros, incluidos los tres hijastros de Maduro, fueron castigados en 2019 con sanciones del Departamento del Tesoro por los contratos de suministro de alimentos y medicamentos. Pero Pulido es el único de los dos empresarios colombianos acusados en el caso penal paralelo. El caso, revelado esta semana en la corte federal de Miami, se centra en un programa de distribución de alimentos y medicamentos de propiedad estatal venezolana, el Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP).

“La red de corrupción que opera el programa CLAP ha permitido a Maduro y a sus familiares robarle al pueblo venezolano”, dijo el exsecretario del Tesoro Steven Mnuchin en 2019. “Usan la comida como una forma de control social, para recompensar a los partidarios políticos y castigar oponentes, mientras se embolsan cientos de millones de dólares a través de una serie de esquemas fraudulentos “.

Dos años después, Pulido está acusado junto con otros cuatro en el caso de corrupción de alimentos y medicinas, incluido José Gregorio Vielma-Mora, ex gobernador del estado venezolano de Táchira, acusado de aceptar sobornos, y el hijo de Pulido, Emmanuel. Enrique Rubio González, quien colaboró con su padre en la obtención de los contratos y el lavado de las ganancias, según la denuncia.

Stay updated on the Tampa Bay community

Stay updated on the Tampa Bay community

Subscribe to our free Regarding Race newsletter

We’ll send you stories and candid discussions about race, identity and culture every other Tuesday.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Pulido lideró una “red” de empresarios y empresas que obtuvieron contratos con varias agencias gubernamentales venezolanas para importar $ 1.6 mil millones en cajas de alimentos y medicinas mediante el pago de sobornos a altos funcionarios, incluido Vielma-Mora, según la acusación presentada por el fiscal federal adjunto Kurt. Lunkenheimer.

“Los acusados y sus co-conspiradores inflaron a sabiendas los costos de los contratos para pagar los sobornos y enriquecerse injustamente”, dice la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos en un comunicado de prensa.

La esencia del caso de lavado de dinero: los co-conspiradores que trabajaban para Pulido en el sur de Florida movieron fondos dentro y fuera del sistema bancario del sur de Florida para “promover el esquema de soborno”, dice el comunicado.

Pulido y sus co-conspiradores, incluidos algunos no identificados en la denuncia, están acusados de transferir alrededor de $ 180 millones a través del sistema bancario de Estados Unidos para pagar sobornos al gobierno y llenar sus bolsillos.

Los cinco acusados, incluido Pulido, están prófugos en el caso de corrupción de alimentos y medicinas. No se enumeran abogados defensores para ellos en el expediente de la corte federal.

Pulido es el último sospechoso en ser acusado en relación con una serie de casos de corrupción y lavado de dinero presentados en los Estados Unidos desde 2017 que acusan a decenas de funcionarios, empresarios y abogados venezolanos actuales y anteriores de robar miles de millones de dólares del gobierno de Venezuela y su empresa petrolera estatal, PDVSA.

- Por Jay Weaver, Miami Herald