Advertisement
  1. CENTRO

¿Fin de “La Chavera” en Venezuela?

El alza de Barinas alienta a los venezolanos a sacar a Maduro. El triunfo de la oposición en el estado natal de Hugo Chávez no cambia el hecho de que aún Nicolás Maduro y Diosdado Cabello mantienen el poder, por lo que el reto es organizarse y lograr elecciones libres de fraude
Por primera vez en el estado dominado por los Chavistas ganó la oposición venezolana. (AP Photo/Matias Delacroix)
Por primera vez en el estado dominado por los Chavistas ganó la oposición venezolana. (AP Photo/Matias Delacroix) [ MATIAS DELACROIX | AP ]
Publicado Ene. 19

Por Hernán Lugo-Galicia

Especial para CENTRO Tampa

Durante los últimos 20 años, la familia de Hugo Chávez gobernó el estado Barinas, en Venezuela, como si fuera su hacienda “La Chavera”.

Al principio, era una parcela improductiva, con vías de tierras y sin servicios que pasó a tener calles pavimentadas, piscinas, canchas deportivas, tribuna y hasta se extendió en hectáreas, luego del arribo del militar en 1999 al poder.

La Chavera tiene vigilancia militar y policial. No se permite el acceso al pueblo humilde, que la revolución decía defender, debido a la especie de que allí reposan los restos de Hugo Chávez y a que, ahora, las instalaciones son muy lujosas, en comparación al entorno cercano, pleno de casas pobres.

Al igual que en La Chavera, en Barinas y en toda Venezuela hay cero disidencia. La oposición es callada; una, a punta de dólares; otra, con cárcel o persecución. Un control férreo. Sin embargo, el 21 de noviembre de 2021, los barineses decidieron acabar con el “feudo chavista” y se produjo un sacudón. Eligieron a un opositor.

En reacción, un general ocultó actas electorales, sin ser sancionado. Luego, el régimen de Nicolás Maduro desconoció la voluntad popular al catalogar la entidad como emblemática para la revolución; es la tierra natal del “comandante eterno”, y convocó a nuevos comicios.

El 9 de enero perdió esas elecciones, pese al ventajismo, la presión gubernamental, la toma militar, policial del estado, la traída de militantes del PSUV (partido oficial) de otros estados, la alteración del registro electoral y la inhabilitación del ganador del 21-Nov como candidato.

El 9-E se evidenció el sentir mayoritario de Venezuela: El desprecio al chavismo como fórmula política; el voto castigo contra malos gobernantes (desde el padre de Chávez hasta su hermano); y un “¡basta ya!” a la crisis que acabó con la producción agrícola y pecuaria en el estado llanero, ubicado al occidente del país, y que obligó a 5 millones a emigrar.

El chavismo ignoró las lecciones del “Arte de la guerra” (del general chino Sun Tzu), de El Principito (Antoine de Saint-Exupéry) y de otros expertos que instan a hacer una buena gestión, ser honesto y a no mancillar al país. “Si ordenas a tu pueblo que se tire al mar, hará la revolución”, advierte el Rey a Principito.

Lecciones llaneras

El triunfo de la oposición es simbólico, no sólo porque fue derrotado Maduro, Diosdado Cabello y los Chávez, sino porque ocurrió en medio de arbitrariedades electorales e intimidación al pueblo y una pelea interna en el PSUV. Los barineses se alzaron.

“En Barinas se derrumbaron algunos mitos electorales. El gobierno aprendió que no son suficientes los recursos económicos, las presiones indebidas, el ventajismo y el abuso para ganar elecciones. Cuando un pueblo está determinado a generar un cambio por la vía democrática no hay poder que lo impida. Chávez lo logró en 1998″, afirmó el presidente de la encuestadora DatinCorp, Jesús Sequías.

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Dejó claro que el voto es un arma política, señalan Sequías (Datincorp), Luis Vicente León (Datanálisis) y Nicmer Evans (Punto de Corte), ya que la oposición abandonó la vía comicial en 2019 y 2021, debido al fraude y la eliminación de cualquier adversario.

El presidente interino, Juan Guaidó, se inclina por el voto y abrió el debate sobre convocar a un referéndum revocatorio contra Maduro, como plantean otros sectores, en virtud de que este año se cumple la mitad del período gubernamental de 7 años. La idea es objetada por la disidencia radical, como María Corina Machado, los movimientos Nacionalista y Republicano, que atribuyen un pacto Maduro-oposición para legitimarlo y creen que la única forma de dar al traste con el chavismo es con la fuerza por tratarse de una “narco-dictadura-delincuencial”.

En cualquier caso, lo sucedido impacta en el país: hay la percepción de que Maduro y Cabello son derrotables y sólo falta que la oposición se una. “Maduro le teme al voto”, alegan.

EEUU alabó el avance en el estado llanero, y se plantea la vuelta a la mesa de diálogo o negociación en México que apunte a una elección presidencial en el corto tiempo.

¿Y ahora qué?

Los opositores deben organizarse en función de un solo objetivo: Derrotar al chavismo y eso pasa por deslastrarse de ambiciones personales o grupales. Es decir, que los partidos permitan la organización social; que se unan la resistencia (factor radical) con la oposición reconocida en el exterior; que se admita que hay un nuevo liderazgo regional opositor; y que no hay que envalentonarse o impacientarse.

Los métodos violentos o rápidos han resultado en detención de militares (10 de ellos, muertos por torturas), 244 presos políticos y la permanencia de Maduro en Miraflores.

La madurez política debe prevalecer, pues hubo un cambio simbólico en un estado; no en toda la nación. No se trastoca la realidad política. El chavismo o madurismo sigue en el poder.

Hernán Lugo Galicia es periodista venezolano exiliado en Estados unidos. Puede escribirle a hlugogalicia@gmail.com

Advertisement

This site no longer supports your current browser. Please use a modern and up-to-date browser version for the best experience.

Chrome Firefox Safari Edge