Advertisement
  1. CENTRO

Familia de Tampa se esfuerza por encontrar a cantante cubana atrapada en Bielorrusia por la Guerra

Bárbara Stefany Hernández-Hernández, de 24 años, buscaba asilo en EEUU cuando dejó Cuba para viajar a Rusia. Intervino el COVID-19 y el ataque de Ucrania.
Un grupo de seis cubanos están desesperados y esperando una visa humanitaria en una pequeña franja de tierra a lo largo de la frontera entre Polonia y Bielorrusia. Una de estas cubanas es Bárbara Stephanie Fernández, de 21 años. Tiene una tía en Tampa, Martha Hernández, de 62. La presencia militar y de seguridad ha ido en aumento en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania. De izquierda a derecha: Hugo Camejo, de 64 años, y su esposa Martha Hernández, de 62, sosteniendo una foto de su sobrina Bárbara, de 24.
Un grupo de seis cubanos están desesperados y esperando una visa humanitaria en una pequeña franja de tierra a lo largo de la frontera entre Polonia y Bielorrusia. Una de estas cubanas es Bárbara Stephanie Fernández, de 21 años. Tiene una tía en Tampa, Martha Hernández, de 62. La presencia militar y de seguridad ha ido en aumento en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania. De izquierda a derecha: Hugo Camejo, de 64 años, y su esposa Martha Hernández, de 62, sosteniendo una foto de su sobrina Bárbara, de 24. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]
Publicado Mar. 30

CENTRO Tampa

TAMPA — Bárbara Stefany Hernández-Hernández esperaba escapar rumbo a Estados Unidos de la lucha económica en su tierra natal, Cuba, viajando primero a Rusia, el antiguo patrocinador comunista de la isla y un destino que no requiere visa para los cubanos visitantes.

A los 24 años, Hernández-Hernández es conocida en la industria de la música latina por su nombre artístico de Stephanie 2H y esperaba continuar su carrera musical aquí después de abrirse camino con sus padres hasta sus parientes en Tampa.

Luego intervino la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero. La mujer ahora se encuentra varada con un estatus migratorio cuestionable en la frontera de Bielorrusia, el aliado de Rusia en los ataques, y Polonia, que ha absorbido a millones de ucranianos y extranjeros como refugiados de la guerra.

Pocas personas sabían de los planes subrepticios de la familia para buscar asilo en Estados Unidos. Luego, a principios de este mes, Martha Hernández, la tía de la cantante e inmigrante cubana que vive en Tampa, recibió una llamada telefónica inesperada.

“Me dijo que no tenía comida ni agua, que hacía mucho frío y que no la dejaban entrar a Polonia”, dijo Martha Hernández, de 62 años, enfermera de atención domiciliaria. “Nadie en la familia sabía sobre este viaje. Era un secreto muy bien guardado para salir de Cuba”.

Desde entonces, ella y su esposo han estado luchando para llevar a su sobrina a un lugar seguro, buscando entrevistas en los medios, contactando al Congreso y ayudando a coordinar los esfuerzos en el terreno de otra sobrina que vive en España.

“Desafortunadamente, no ha podido localizarla”, dijo Martha Hernández el martes, emocionalmente afectada al describir sus esfuerzos.

Lo último que supo la familia fue que Hernández-Hernández estaba en un cruce fronterizo boscoso donde había viajado en autobús con otros cubanos.

“La policía polaca arrestó a Bárbara hace 48 horas, pero la devolvió al bosque como si nada”, dijo Martha Hernández.

En una serie de videos que su sobrina subió a YouTube, en un canal titulado Solo Sueña (Just Dream)’ donde sus 2,000 espectadores van a ver sus actuaciones, dijo que temía que ella y los demás murieran por el frío o la falta de comida. Un sitio web de derechos humanos dijo que al menos 19 refugiados han muerto en el área, la mayoría de ellos por el frío.

Muchos de los refugiados ni siquiera pueden regresar a sus hogares.

“La policía polaca no nos deja entrar y los bielorrusos nos han amenazado de muerte”, dijo Hernández-Hernández en un video. “Lo estamos pasando fatal”.

Su viaje comenzó a mediados de febrero cuando partió de Cuba rumbo a Rusia junto a su madre, María De las Mercedes, de 54 años, hermana de Martha Hernández, y su padrastro, Óscar Joa, de 47. La familia visitó Moscú y San Petersburgo como parte de su ardid. Planeaban tomar un vuelo comercial a Montenegro y buscar refugio allí por motivos humanitarios mientras solicitaban asilo en Estados Unidos.

Se están produciendo disturbios civiles y un éxodo en Cuba, impulsado por el aumento de los precios; escasez de alimentos, medicinas y electricidad; y por una explosión en el número de casos de coronavirus. Además, las recientes restricciones de EEUU agravaron el costo económico para Cuba de un embargo comercial y de viajes de EEUU que se ha extendido por seis décadas.

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Los padres de la artista hicieron el viaje a Montenegro y aún permanecen allí. Pero Hernández-Hernández tuvo que quedarse en San Petersburgo después de que dio positivo por COVID-19. Todos acordaron reunirse nuevamente en una semana, sin saber que el ataque de Ucrania era inminente.

Hernández-Hernández no pudo encontrar un vuelo a Montenegro. En su desesperación por reunirse con su familia, decidió viajar 462 millas en autobús y tren hasta Bielorrusia. Allí prosiguió su camino hacia la frontera con Polonia, junto con otros cinco cubanos que conoció en su travesía, para intentar cruzar por el puesto fronterizo Bruzgi-Kuznic, todavía a tres países de Montenegro.

El área es una franja boscosa a lo largo de la frontera de 250 millas entre Polonia y Bielorrusia. El cruce fronterizo es una olla a presión, donde desde septiembre Polonia y otros miembros de la Unión Europea acusaron a Rusia, aliada de Bielorrusia, de orquestar una crisis de refugiados para desestabilizar la región.

Bielorrusia dejó pasar a miles de inmigrantes de países como Irak, Sudán y Siria, dirigiéndolos a la frontera de Polonia. El gobierno polaco respondió aumentando su presencia militar en la frontera y utilizando cañones de agua y gases lacrimógenos contra los refugiados.

Las tensiones desde entonces solo han aumentado con el ataque a Ucrania.

Los refugiados esperan un transporte después de huir de la guerra desde la vecina Ucrania en el cruce fronterizo de Medyka, sureste de Polonia, el domingo 27 de marzo de 2022. Más de 3,7 millones de personas han huido de la guerra hasta el momento, el éxodo más grande de Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Foto: AP/Sergei Grits
Los refugiados esperan un transporte después de huir de la guerra desde la vecina Ucrania en el cruce fronterizo de Medyka, sureste de Polonia, el domingo 27 de marzo de 2022. Más de 3,7 millones de personas han huido de la guerra hasta el momento, el éxodo más grande de Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Foto: AP/Sergei Grits [ SERGEI GRITS | AP ]

Martha Hernández y su esposo, Hugo Camejo, un trabajador de mantenimiento de 64 años en un complejo de apartamentos en Tampa, se han mantenido en contacto constante con su sobrina Janete Medina en España. Medina, de 41 años, alquiló un automóvil y condujo hasta Polonia la semana pasada para tratar de encontrar y ayudar a su prima Hernández-Hernández.

Se las arregló para comunicarse con ella por teléfono durante unos minutos el lunes temprano. Hernández-Hernández le dijo que las autoridades polacas solo permitían la entrada al país a residentes polacos. Disparan armas de fuego al aire y gases lacrimógenos para hacer retroceder a los refugiados.

“Básicamente, Bárbara está en un limbo migratorio”, dijo Medina en una entrevista telefónica al al Tampa Bay Times. “Nadie quiere asumir la responsabilidad”.

Durante el fin de semana, Medina intentó acercarse a la frontera desde el pueblo polaco de Kuznica pero la policía la detuvo.

“No hay forma de llegar allí”, dijo Medina. “Estamos dispuestos a cuidarla, pero nadie nos escucha”.

Martha Hernández y su esposo han pedido ayuda a la representante federal María Elvira Salazar, republicana de Miami y ex presentadora de noticias de televisión en español.

“La oficina de la congresista nos dijo que no pueden hacer nada”, dijo.

La oficina de Salazar reconoció que había sido contactada sobre Hernández-Hernández, pero se negó a dar más detalles.

Martha Hernández también ha aparecido en Telemundo para contar la difícil situación de su sobrina.

Confía en que su sobrina encontraría una nueva vida gratificante si pudiera llegar a Tampa, una comunidad que cuenta con estrechos lazos históricos y culturales con Cuba y tiene la tercera población más grande de cubanoamericanos en Estados Unidos.

“Estamos esperando un milagro”, dijo, “porque pasan los días y las horas y no vemos ninguna respuesta esperanzadora”.

Advertisement

This site no longer supports your current browser. Please use a modern and up-to-date browser version for the best experience.

Chrome Firefox Safari Edge