Advertisement
  1. CENTRO

Un legado de amor

Entrevista exclusiva. Nicole Oulson, la viuda de hombre baleado en teatro teatro después de que un jurado de Pasco absolviera al asesino de su esposo, habla sobre el vacío que deja la partida de Chad Oulson y el enfrentamiento con una absolución inesperada.
Nicole Oulson, de 41 años, se sienta con su hija Alexis Oulson, de 10, en su casa en Land O' Lakes.
Nicole Oulson, de 41 años, se sienta con su hija Alexis Oulson, de 10, en su casa en Land O' Lakes. [ DOUGLAS R. CLIFFORD | Times ]
Publicado Abr. 13

CENTRO Tampa

LAND O’ LAKES — Era como si su cuerpo supiera lo que estaba a punto de suceder antes de que su cerebro pudiera entenderlo.

Sentada en el pequeño vestíbulo de la corte del este del condado de Pasco, rodeada de amigos y familiares y de aquellos que apoyan al hombre que disparó y mató a su esposo, Nicole Oulson tembló cuando escuchó que el jurado había llegado a un veredicto.

Apenas habían pasado tres horas desde que un juez envió a los seis miembros del jurado a deliberar si Curtis Reeves, un capitán retirado de la policía de Tampa, era culpable de asesinato en segundo grado por dispararle a Chad Oulson después de que Oulson le arrojara palomitas de maíz en una sala de cine de Wesley Chapel.

Nicole Oulson pensó que sentiría alivio cuando el sistema legal finalmente decidiera el caso, poniendo fin a más de ocho años de declaraciones, audiencias y constantes referencias al hombre que amaba como un “monstruo fuera de control”.

En cambio, sintió pavor. Luego se congeló cuando se leyó el veredicto: No culpable.

Casi un mes después, Oulson habló con el Tampa Bay Times en su casa de Land O’Lakes durante más de cuatro horas. Por primera vez desde que Reeves fue absuelto el 25 de febrero, habló sobre cómo conoció a su esposo, su noviazgo y matrimonio, el vacío que dejó su muerte y la ira e incredulidad que ha sentido desde el veredicto.

“Es difícil incluso explicarlo”, dijo Oulson. “Simplemente te sientas entumecida por dentro, tu mente está acelerada y tu cuerpo se está desmoronando y no puedes comprender eso, a pesar de que mi esposo fue asesinado justo en frente de todas estas personas, simplemente ‘no era culpable’ de nada. "

El chico con el que debería casarse

La joven viuda sonrió mientras luchaba por recordar el nombre de la mujer en el trabajo que insistió en que Nicole estaba destinada a casarse con Chad. En aquel entonces, en 2002, ella era Nicole Gaspard, una tímida estudiante universitaria de unos 20 años que trabajaba en el turno de noche en un centro de llamadas de Citibank en las cercanías de Jacksonville. Chad Oulson trabajaba por las mañanas y, en muchos sentidos, era todo lo opuesto.

En una fiesta de Navidad en diciembre de 2013, un mes antes de que lo mataran a tiros, Chad Oulson asistió a una fiesta de Navidad con su esposa Nicole y su hija Alexis. La niña tenía 23 meses en ese momento.
En una fiesta de Navidad en diciembre de 2013, un mes antes de que lo mataran a tiros, Chad Oulson asistió a una fiesta de Navidad con su esposa Nicole y su hija Alexis. La niña tenía 23 meses en ese momento. [ Nicole Oulson ]

Diez años mayor que ella, Chad era espontáneo y divertido con una personalidad sociable. Le encantaba la velocidad (motocicletas, lanchas rápidas, carreras de caballos), pero le apasionaban las motos de cross y era un ávido fanático de los profesionales de este deporte. Desde la infancia, había sido conocido como un bromista y una persona sociable. No pensó en entablar conversaciones con extraños mientras estaba sentado en el tráfico o esperando una mesa en un restaurante.

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Chad nunca fue a la universidad, dijo Nicole. No quería vivir como su hermano mayor y su hermana, quienes nunca abandonaron el pequeño pueblo donde crecieron, Camp Point, en el oeste de Illinois. En cambio, Chad se fue y se unió a la Marina después de la escuela secundaria con el sueño de viajar por el mundo para encontrar su propio rincón perfecto al que llamaría hogar.

Sirvió en la Operación Tormenta del Desierto y decidió establecer su hogar en Jacksonville cuando se retiró del servicio activo en 1997.

En la escuela secundaria, Nicole tenía algunos amigos cercanos, pero era tímida. Superó los nervios y la ansiedad para unirse al equipo de bastones con la banda de música. Eligió el Flagler College, una institución pequeña y privada para poder permanecer cerca de las raíces de su familia en St. Augustine. Se destacó en la escuela de negocios y luego obtuvo su maestría.

En Citibank, trabajaba tranquilamente en su cubículo de la esquina. No entendía por qué el hombre alto y apuesto cuyos turnos no coincidían con los de ella comenzó a pasar por su escritorio mientras se preparaba para irse.

A menudo había razones inesperadas para reír con Chad, dijo Nicole. Como cuando le confesó, días después, que la noche en que la llevó a cenar a su primera cita era en realidad su cumpleaños.

Era dulce y considerado, pero fue la forma en que trataba a los demás lo que hizo que Nicole quisiera casarse con él.

“Se daría cuenta de esas pequeñas cosas que la mayoría de la gente pasa por alto, como si un vecino se cortó el pelo o si alguien hizo un buen trabajo en el trabajo, y en lugar de guardárselo, le encantaba acercarse y animar o felicitar a la gente, incluso a la gente a la que no conocía”, dijo. “Sabía cómo hacer sonreír a la gente sin siquiera intentarlo, y sabía cómo amar realmente a todos, todo lo que tenía en su vida”.

Después de cinco años de noviazgo, mientras estaba de vacaciones en las Islas Vírgenes con la familia de Nicole en 2007, Chad la llevó a comprar un anillo de bodas. Ya habían hablado de comenzar una vida juntos, por lo que Nicole no buscaba grandes gestos románticos. Pero esa noche en la cena, se arrodilló para pedir su mano.

Sin momento de despedida

Nicole Oulson, viuda de Chad Oulson, centro, reacciona antes de la lectura del veredicto al final del juicio por asesinato del excapitán de policía de Tampa Curtis Reeves el viernes 25 de febrero de 2022 en el Centro Judicial Robert D. Sumner en Dade City . Reeves, de 79 años, fue declarado no culpable de asesinato en segundo grado por el tiroteo de Chad Oulson en un cine de Wesley Chapel en enero de 2014.
Nicole Oulson, viuda de Chad Oulson, centro, reacciona antes de la lectura del veredicto al final del juicio por asesinato del excapitán de policía de Tampa Curtis Reeves el viernes 25 de febrero de 2022 en el Centro Judicial Robert D. Sumner en Dade City . Reeves, de 79 años, fue declarado no culpable de asesinato en segundo grado por el tiroteo de Chad Oulson en un cine de Wesley Chapel en enero de 2014. [ DOUGLAS R. CLIFFORD | Times ]

Siete años después, el 13 de enero de 2014, Nicole vio horrorizada cómo los médicos de un hospital en Wesley Chapel le cortaban el anillo de bodas del dedo mientras la preparaban para una cirugía de emergencia. Cuando Reeves apretó el gatillo, la bala atravesó el dedo de Nicole antes de golpear a su esposo en el pecho.

Chad había sido llevado a otro hospital con esta herida de bala, pero nadie podía decirle cuál.

A su hija Lexy, que entonces tenía 22 meses, la habían dejado en la guardería para que Chad pudiera sorprender a Nicole con una cita en su día libre de USAA. (La esposa de Curtis Reeves, Vivian, también trabajaba allí, pero nunca se cruzaron).

Finalmente, los detectives de la Oficina del ALguacil del Condado de Pasco entraron a la habitación del hospital y le dijeron a Nicole que Chad se había ido. Esas palabras resonaron en sus oídos cuando le hicieron preguntas sobre lo que sucedió en el teatro, si le arrojó algo a Curtis Reeves antes de que Reeves sacara la pistola y le disparara.

Mucho más tarde, Nicole se enteraría de que esto formaría la columna vertebral de la defensa de Reeves. Le dijo al jurado que temía que el joven le causara lesiones graves, que Oulson estaba enojado y fuera de control después de que Reeves lo denunciara a la gerencia por usar su teléfono celular en el oscuro cine. Reeves dijo que pensó que su atacante le arrojó algo además de palomitas de maíz, tal vez el teléfono celular.

Chad había estado de buen humor ese día. Antes de que los Reeves tomaran asiento detrás de los Oulson, su esposo había entablado una conversación con una pareja frente a ellos, fiel a su estilo, haciéndolos reír.

Se molestó cuando Reeves lo reprendió por revisar su teléfono celular durante los cortos previos de la película, dijo Nicole. Pero no estaba enojado ni fuera de control, dijo.

Los Oulson no tuvieron momento de despedida. Nicole tenía su mano sobre el pecho de Chad cuando Reeves disparó el tiro, y se puso histérica cuando la gente se apresuró a ayudarla a sostener su dedo.

Su esposo, dijo, “hizo lo que hizo, y nunca he tratado de cambiar la historia. Pero conozco a Chad, y él no estaba buscando comenzar una pelea. La forma en que era, y la forma en que lo criaron, fue que si hay un problema, no lo ignoras. Lo hablas y lo arreglas para que puedas seguir adelante”.

‘Me hizo hervir la sangre’

Después del veredicto, su hermano, alto y musculoso como Chad, ayudó a Nicole a bajar los escalones del juzgado hasta el automóvil para conducir a casa para darle la noticia a Lexy, que ahora tiene 10 años. Ella era solo una niña pequeña cuando murió su padre. Nicole gimió y sollozó todo el camino hasta que Lexy, diminutivo de Alexis, finalmente la abrazó.

Con sus piernas largas, cejas expresivas y cabello rubio arena, Lexy se parece a su padre. Ella derrite el corazón de su madre haciendo las mismas muecas tontas y arrugadas que él haría. Nicole llama a su hija intrépida y valiente.

“No importa”, le dijo Lexi esa noche. “Todavía mantenemos a papá con nosotros en nuestros corazones. … Él siempre estará allí. Puedes sentirlo porque sabe que todavía lo amamos y siempre nos amará”.

Curtis Reeves, de 79 años, no irá a prisión por matar a Chad Oulson. Pero incluso si lo hubiera hecho, el enjuiciamiento fallido de ocho años trajo más dolor, más pérdida para la esposa y la hija de Chad, dijo Nicole Oulson.

En una entrevista con ABC News poco después de su absolución, Reeves dijo que “no tenía otra alternativa” que dispararle a Oulson, de 43 años. El oficial de policía de carrera dijo que nunca antes había visto a una persona exhibir tal ira y “comportamiento explosivo, tanto verbal como físicamente”.

Al igual que Nicole Oulson, Vivian Reeves se sentó al lado de su esposo durante el tiroteo y asistió a años de procedimientos judiciales. Ella le dijo a ABC que estaba “muy apenada por lo que pasó”, que reza por la familia Oulson y les desea lo mejor, y que espera que Nicole “encuentre a alguien más para compartir su vida”.

Reeves y su esposa se negaron a hablar con el Times.

“El Señor y la Sra. Reeves están ansiosas por dejar atrás este doloroso episodio”, direspondiójo su abogado Dino Michaels en un correo electrónico.

Nicole Oulson, ahora de 41 años, no vio la entrevista de ABC, pero se enteró por amigos. El mensaje de Vivian Reeves, dijo, “me hizo hervir la sangre”.

“¿Ustedes nos quitaron todo a mí y a mi hija y ahora solo quieren que encuentre otro buen hombre y siga adelante?”

‘Todavía tengo un papá’

Alexis Oulson, de 10 años, sostiene una foto de sí misma cuando era recién nacida con su padre, Chad Oulson.
Alexis Oulson, de 10 años, sostiene una foto de sí misma cuando era recién nacida con su padre, Chad Oulson. [ DOUGLAS R. CLIFFORD | Times ]

El miércoles 23 de marzo habrían celebrado los 15 años de aniversario de bodas los Oulson. Nicole dijo que aún no está lista para comenzar a conocer hombres.

En cambio, encuentra consuelo en las tarjetas, las cartas y los corazones enviados por personas de todo el mundo, suficientes para llenar cajas. Para las “chicas Oulson”, como las llama Lexy, “se siente como estar envuelta en un abrazo gigante”.

Lexy ayudó a Nicole a encontrar su próximo paso. Con la ayuda de su abogado convertido en amigo TJ Grimaldi, están trabajando para iniciar una fundación en nombre de Chad que apoyaría a los niños que han perdido a uno de sus padres a causa de la violencia armada.

Nicole ha recibido acuerdos no revelados en una demanda por homicidio culposo que presentó contra Reeves y en demandas por negligencia que presentó contra la cadena de cines, el gerente del cine y el propietario del centro comercial donde estaba ubicado el cine.

La madre y la hija todavía viven en la casa de Connerton que los Oulson construyeron cuando eran una pareja joven cuando se mudaron a Land O ‘Lakes. Los cascos y las camisetas que Chad usó cuando montaba motos todoterreno todavía cuelgan de la pared. Trabajó como gerente de finanzas para un concesionario de vehículos todo terreno y motos acuáticas en Port Richey. Nicole todavía dirige un equipo de corredores de seguros en USAA.

Lexy no tiene recuerdos de su padre. Ella depende de los demás, incluidos los vecinos y amigos que se han convertido en su familia extendida. Se turnan para llenar sus zapatos cuando la situación requiere un padre, se unen a ella para el Día de papá e hija o la animan cuando los niños en la escuela le dicen a Lexy que no tiene padre.

“Sé que todavía tengo un papá”, dijo Lexy. “Simplemente lo siento. Como... a veces tomo una mala decisión, pienso, como, papá está diciendo que no es lo que él quiere que sea. Es como si lo sintiera y lo conociera a pesar de que no puedo recordarlo”.

Tomó un tiempo, pero ahora, cuando Lexy va al cine con amigos, Nicole hace un esfuerzo por ir también. Todavía puede sentir su cuerpo temblar y su estómago contraerse cuando entra y no puede evitar notar las pantallas brillantes de los teléfonos celulares. Pero eventualmente, dijo, volverá a concentrarse en la película. Ya puede compartir una bolsa de palomitas de maíz con su hija.

“Es muy fácil para mí enojarme y simplemente sentarme allí y odiar”, dijo Nicole. “No puedo permitir que esa ira sea más grande que los sentimientos de amor que tengo por Chad. Y por injusto que sea, no puedo dejar que lo que le pasó defina la vida de Chad”.

Advertisement

This site no longer supports your current browser. Please use a modern and up-to-date browser version for the best experience.

Chrome Firefox Safari Edge