Advertisement

Los “zorros” y “camaleones” de Venezuela en EEUU

Ya sea por el Río Grande o por aeropuertos, a Estados Unidos ingresan una serie de personas que, a pesar de tener el derecho de vivir donde quieran, poseen expedientes de delincuentes, unos por crímenes contra personas; otros, por hurto a las arcas públicas, que deben revisarse por razones de Estado.
 
Las personas a ambos lados de una barrera van y vienen entre los países de Venezuela y Colombia, ya sea para inmigración o para comprar suministros.
Las personas a ambos lados de una barrera van y vienen entre los países de Venezuela y Colombia, ya sea para inmigración o para comprar suministros. [ MARTHA ASENCIO RHINE | Times ]
Publicado May 18, 2022

Por Hernán Lugo-Galicia

Especial para CENTRO Tampa

“La cultura popular tiene amigos a montones y, en ella, se colean zorros y camaleones”.

El éxodo venezolano, lejos de minimizarse, aumenta y, tras de ello, viene una oleada de profesionales, gente honrada y emprendedora, dispuesta a retribuir a donde llevan. Empero, en esas filas, tras sondear el peligroso Tapón del Darién, un bloque vegetal en la frontera entre Panamá y Colombia y llegar a México, se están coleando zorros y camaleones, como expresa la canción Canto de Guaraña, lanzada por Un Sólo Pueblo, en 1980.

En una lista, está la inmigración positiva, aquella que vino a trabajar. En el caso de Tampa, hay 62 emprendedores, registrados en el Directorio de Bienes y Servicios de Código Latino EEUU, pero la cifra puede ser más alta y van desde venezolanos que montan restaurantes, empresas de construcción o limpiezas, de espectáculos, realtors y servicios financieros.

La gente buena de Venezuela es mayoría y lo demuestran Miguel Cabrera en béisbol, junto a otros 32; o el jinete Sonny León que recién ganó el Derby de Kentucky 2022, por mencionar dos.

El problema es que existe una segunda lista, la de la “inmigración negativa”, aquella cuyo único propósito es dañar a la buena y que se dividen en dos: Los “zorros” y “camaleones”.

Nicolás Maduro liberó a cientos de presos y, una parte de ellos, emprendieron su camino por América Latina, y durante los últimos seis meses, a EEUU.

La policía judicial (CICPC) poseé el historial de muchos delincuentes, no sólo de cuellos rojos, sino malandros que ya estarían en EEUU, porque al llegar por la frontera no se les exige una carta de solvencia o récord criminal. Son “los zorros”.

El asunto es que, por la falta de cooperación por parte de la dictadura chavista, Interpol no tiene acceso a esa data y, a la que sí tiene, se refiere a narcotraficantes detenidos en Caracas aunque no son entregados a la DEA si son solicitados. Por ejemplo, la Patrulla de Frontera, sector Valle del Río Grande, informa que detuvo a personas de las maras o delincuentes provenientes de Centro América, debido a la data de que disponen, pero no habla de venezolanos.

Migrantes caminan hacia un área en Yuma, Arizona, el domingo 6 de febrero de 2022, donde se entregan a los agentes de la Patrulla Fronteriza. con la esperanza de permanecer en Estados Unidos para buscar asilo. . (Foto AP/Elliot Spagat)
Migrantes caminan hacia un área en Yuma, Arizona, el domingo 6 de febrero de 2022, donde se entregan a los agentes de la Patrulla Fronteriza. con la esperanza de permanecer en Estados Unidos para buscar asilo. . (Foto AP/Elliot Spagat) [ ELLIOT SPAGAT | AP ]

En diciembre de 2021, en la investigación Coyotes ofrecen “combos” a venezolanos se alertó de la presencia de maleantes y de cómo los coyotes, de origen venezolano, “mercadeaban” el ingreso por Texas debido a que los inmigrantes del país latinoamericano -al igual que cubanos, afganos y, ahora, ucranianos- pueden cruzar y entregarse a las autoridades y alegan que son perseguidos políticos, sin tener que presentar “carta de buena conducta” o reporte no criminal.

En 2021, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU (CBP) registró el ingreso de 1.800,000 inmigrantes desde México. En enero de 2021, Migración Panamá precisó que, de 8,000 personas que pasaron por Darién, 2.500 eran venezolanos.

Un grupo de personas, entre ellos, periodistas venezolanos, describieron cómo se percataron de los maleantes. Entre los 450 venezolanos había más de dos docenas de muchachos cuyo comportamiento y dialecto evidenciaban que su historial no era limpio. Y no se trata de discriminación, sino de cosas que ocurrieron. “Una vez que entraron a los centros de detención, elaboraron pistolas de palos y se enfrentaban entre sí; en otras ocasiones, atacaron a los custodios o le exigían un trato como si fueran entrado de manera legal”, relataron parte de ese grupo, cuya su identidad se resguarda por seguridad.

En la II lista se agrega “los camaleones” o “rojos-rojitos”; es decir, ex funcionarios del chavismo que, a diferencia de los maleantes, ingresaron por aviones, de manera legal a EEUU, y una vez que saben que son investigados, se entregan a cambio de penas menores.

En el Distrito Sur de Florida y Distrito Sur de Nueva York hay constancia de 42 “colaboraciones” o ex funcionarios chavistas que ofrecen información y demandan penas no severas, y se han emitido 27 alertas o órdenes de detenciones a igual número de “camaleones”.

El más reciente es del ex alcalde de Guanta, estado Anzoátegui, Jhonnathan Marín, acusado de sobornos en EEUU. Entre 2015 y 2018, manejó la cifra de 1,2 millones de dólares en sobornos en la industria petrolera, según una cuenta que movilizó dinero entre Miami y Panamá.

Marín niega el señalamiento, pero en mayo se entregó y pagó 100,000 dólares en fianza para ser juzgado en libertad. Por la causa que se le imputa, asociación delictuosa, estará en la cárcel sólo 5 años.

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) tiene, entre sus funciones, detectar a los chavistas que pretenden vivir y hacer negocios en EEUU, con recursos robados al erario de Venezuela.

La denuncia la hacen por dos vías, indica el presidente de Veppex, José Antonio Colina: Una, de manera pública; y, la segunda, ante tribunales o en instancias, como el FBI, entre otras agencias de seguridad, cuando hay pruebas. “Los chavistas que vienen a EEUU ya no van tanto a Miami, sino a estados donde sean menos visibles; a Uthan, Atlanta, Orlando y Houston. Recién llegó un candidato del chavismo al Parlamento, Pedro Malaver, quien en un vídeo habla de esa invasión de chavistas”, afirmó Colina.

En los próximos días, Veppex enviará a las autoridades de inmigración una carta, en la cual, no sólo advierte de la delincuencia “zorra”, sino que proponen que se cree un “filtro” en la frontera: “Joe Biden eliminó la política de Trump, que mantenía preso por 8 meses o más a un inmigrante ilegal, por lo que la cantidad de personas que viene por los caminos verdes aumentó. Hay más limitaciones, verificación de datos a la inmigración legal que aquella que ingresa de manera irregular. Hay que evitar que la delincuencia, que podría ser enviada por Maduro, actué como en Perú, Colombia y Chile. Ya hay denuncias en Cleveland de índices rojos por inadaptados que vienen a delinquir”, lamentó el militar retirado.

¿Qué se hará para evitar a “los zorros” y “camaleones”, enviados -al estilo de Cuba en 1980- a EEUU?

Hernán Lugo Galicia es periodista venezolano exiliado en Estados unidos. Puede escribirle a hlugogalicia@gmail.com o sígalo el Twitter @HLGNapita

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) tiene, entre sus funciones, detectar a los chavistas que pretenden vivir y hacer negocios en EEUU, con recursos robados al erario de Venezuela”.

MORE FOR YOU

  • Advertisement
Advertisement
Advertisement