Advertisement
  1. CENTRO

Mujer arrestada en conexión con doble homicidio

Fátima García Ávila participó en el tiroteo fatal de Erica Negrete y luego conspiró para matar a Antonio Benito Cuéllar-Enríquez y culparlo por la muerte de Negrete, según registros.
Fátima García Ávila, de 20 años, fue arrestada el sábado en relación con dos homicidios recientes en Hillsborough. Los policías dicen que ella estuvo involucrada en los asesinatos de Erica Negrete Aviles y Antonio Benito Cuellar-Enriquez, [Oficina del ALguacil del Condado de Hillsborough]
Fátima García Ávila, de 20 años, fue arrestada el sábado en relación con dos homicidios recientes en Hillsborough. Los policías dicen que ella estuvo involucrada en los asesinatos de Erica Negrete Aviles y Antonio Benito Cuellar-Enriquez, [Oficina del ALguacil del Condado de Hillsborough] [ Hillsborough County Sheriff's Office ]
Publicado Ago. 2

CENTRO Tampa

DOVER — Los agentes de Hillsborough arrestaron a una mujer que, según dicen, estuvo involucrada en el tiroteo fatal de una joven madre de Dover el mes pasado y luego conspiró para matar a su propio exnovio y atribuirle la muerte de la mujer.

Fátima Lizeth García Ávila, de 20 años, de Lakeland, fue arrestada el sábado por múltiples cargos, incluido el asesinato en primer grado y conspiración para cometer asesinato en relación con las muertes de Erica Negrete Avilés y Antonio Benito Cuéllar-Enríquez, según muestran los registros.

Los documentos judiciales dicen que García ayudó a su novio actual a matar a Negrete, de 22 años, y luego conspiró para matar a Cuéllar-Enríquez, de 25, y hacer que pareciera que él mató a Negrete, según dos declaraciones juradas de arresto.

Un testigo dijo a los investigadores que García dijo que “tenía que usar a alguien para asumir la culpa” en la muerte de Negrete, “entonces, ¿quién mejor que mi ex?”.

Los agentes dicen que Erica Negrete Avilés, fotografiada aquí en una publicación en la página de Facebook de Haught Funeral Home, recibió un disparo mortal frente a su casa en Dover el 18 de julio.
Los agentes dicen que Erica Negrete Avilés, fotografiada aquí en una publicación en la página de Facebook de Haught Funeral Home, recibió un disparo mortal frente a su casa en Dover el 18 de julio. [ Facebook ]

Las declaraciones juradas establecen cómo se desarrolló la investigación después de que Negrete fuera asesinada a tiros frente a su casa el 18 de julio.

Alrededor de las 11 p.m. Esa noche, el esposo de Erica, Cornelio Negrete Jr., llamó al 911 y dijo que a él y a su esposa les habían disparado afuera de su casa en la cuadra 3000 de Al Simmons Road, y que después del tiroteo, alguien robó su camioneta.

Cornelio Negrete, quien luego fue tratado en el Hospital General de Tampa por una herida de bala en el costado, dijo a los investigadores que estaba en la casa con los dos hijos de la pareja cuando escuchó disparos y lo que sonaba como los gritos de su esposa. Abrió una puerta lateral de la casa y vio a su esposa en el suelo. Dijo que ella le dijo: “C.J., ve a buscar tu arma”.

Cornelio Negrete dijo que volvió a entrar a la casa, recuperó un arma de fuego y volvió a salir. Dijo que sintió que algo le golpeó la cabeza, luego se desmayó y se despertó a tiempo para escuchar que su camioneta, una Chevrolet Avalanche, se alejaba. Erica Negrete murió en el lugar.

Aproximadamente media hora después del tiroteo, los agentes recibieron una llamada sobre un vehículo en llamas en la cuadra 2200 de Fairfield Avenue en Brandon y encontraron la avalancha de los Negrete envuelta en llamas. La camioneta fue encontrada a unas 8 millas de la escena del tiroteo.

El 26 de julio, el padre de Erica Negrete se comunicó con la policía después de que recibió un mensaje de texto en español alrededor de las 12:07 de esa mañana de un “Antonio”, quien se disculpó por lo que “hicieron”, dice una declaración jurada. El remitente pidió perdón y dijo que su conciencia lo estaba matando. El mensaje decía: “Este no era el plan”, y el remitente que pretendía ser Antonio dijo que dos hombres lo estaban amenazando y asustando.

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

El padre dijo a los investigadores que no sabía qué significaba el mensaje. Los detectives determinaron que “Antonio” era Cuéllar-Enríquez y se enteraron de que había estado cerca de la familia Avilés y que había trabajado para la tienda de neumáticos de la familia.

Mientras los detectives trabajaban en ese caso, la Oficina del Alguacil recibió una llamada alrededor de las 7:45 a. m. de la mañana del 26 de julio sobre un hombre que yacía en el suelo en la cuadra 12000 de Thonotosassa Road, cerca de Baker Creek Boat Ramp. Los agentes llegaron para encontrar a Cuéllar-Enríquez muerto por aparentes heridas de bala. Los casquillos de los proyectiles cubrían el suelo cerca de él.

Los investigadores determinaron que Cuéllar-Enríquez había recibido un disparo alrededor de las 11:40 p.m. en la noche del 25 de julio. Eso fue 27 minutos antes de que el padre de Erica Negrete recibiera el mensaje de texto del teléfono de Cuéllar-Enríquez, por lo que los detectives concluyeron que un sospechoso o sospechosos probablemente tenían su teléfono en el momento en que se envió el mensaje.

Los detectives recibieron información sobre otro posible sospechoso, el novio de Fátima García, quien también es primo de Cornelio Negrete. El Tampa Bay Times no lo nombra en esta historia porque los registros no indican que haya sido arrestado o acusado en relación con ninguna de las muertes. Un portavoz de la Oficina del Alguacil del Condado de Hillsborough se negó a responder preguntas sobre los casos, citando investigaciones activas.

Un testigo dijo que García le dijo al testigo que si la policía preguntaba sobre el asesinato de Cuéllar-Enríquez, que dijera que García estuvo con el testigo esa noche.

Otro testigo dijo que García brindó un relato de lo que sucedió esa noche que incluía detalles “exclusivos de la investigación” que no se habían hecho públicos. García dijo que llevó a su novio a un área cerca de la casa de Cornelio y Erica Negrete y lo dejó. Según el testigo, “Fátima García fue a la zona sabiendo que el plan era asesinar a Erica Avilés porque era ‘una mala madre’”, dice una declaración jurada.

El novio se escondió en la parte trasera de la avalancha y luego le disparó a Erica Negrete, según las declaraciones juradas. Fátima García y el novio luego se dirigieron por separado al área donde se encontró la camioneta Avalanch quemada.

Fátima García luego participó en un plan para que su ex, Cuéllar-Enríquez, “asumiera la responsabilidad” del tiroteo, según una declaración jurada. Ella lo contactó y les dijo que deberían pasar la noche, luego le dio pastillas para el dolor de cabeza en un intento de provocar una sobredosis. Cuando eso no funcionó, llamó a su novio, quien llegó y confrontó a Cuéllar-Enríquez sobre estar con García.

Durante una pelea, el novio le disparó a Cuéllar-Enríquez, según declaraciones juradas. García luego usó el teléfono de Cuéllar-Enríquez para enviar un mensaje de texto al padre de Erica Negrete para que pareciera que Cuéllar-Enríquez la mató o sabía quién lo había hecho, según las declaraciones juradas.

García le dijo al testigo que el plan había sido matar a Cuéllar-Enríquez y hacer que pareciera un suicidio, y le dijo al testigo que no le dijera a nadie sobre lo que discutieron o “tendremos que matarlo”, dice una declaración jurada.

Hasta el martes, García enfrentaba un cargo de principal a asesinato en primer grado, dos cargos de conspiración para cometer asesinato en primer grado y un cargo de manipulación de testigos. Estaba detenida sin derecho a fianza el lunes en la cárcel del condado de Hillsborough.

Erica Negrete, madre de dos hijos, se graduó de Strawberry Crest High en 2018, le encantaba viajar y trabajaba como supervisora de Home Depot en Valrico, según su obituario. Era miembro de la Iglesia Católica St. Clement en Plant City, donde su familia y amigos se reunieron para su misa fúnebre la semana pasada.

Advertisement

This site no longer supports your current browser. Please use a modern and up-to-date browser version for the best experience.

Chrome Firefox Safari Edge