Advertisement
  1. CENTRO

Pareja confeccionó su vestido de novia con un paracaidas de la Segunda Guerra Mundial

Joe y Milagros Álvarez ya fallecieron, pero su hija atesora el vestido que cuenta “su historia de amor”.
Frances Álvarez con el vestido de novia de su madre en su casa el jueves 28 de julio de 2022 en Tampa. Sus padres, de ascendencia cubana, eran demasiado pobres para comprar un vestido de novia. Entonces una prima tomó el paracaídas militar blanco de  su padre e hizo el vestido. Joe, su padre, murió hace años. Milagros , su madre, murió en mayo y Frances encontró el vestido mientras revisaba las pertenencias de su madre.
Frances Álvarez con el vestido de novia de su madre en su casa el jueves 28 de julio de 2022 en Tampa. Sus padres, de ascendencia cubana, eran demasiado pobres para comprar un vestido de novia. Entonces una prima tomó el paracaídas militar blanco de su padre e hizo el vestido. Joe, su padre, murió hace años. Milagros , su madre, murió en mayo y Frances encontró el vestido mientras revisaba las pertenencias de su madre. [ DIRK SHADD | Times ]
Publicado Ago. 10

TAMPA — Milagros solo pasaba por Tampa en su camino de regreso a Cuba. Joe, un hombre al que conocía desde hacía un año, principalmente a través de cartas, tuvo otra idea.

Vuelve a Cuba a recoger tus pertenencias, le dijo Joe, y vuelve enseguida para casarte conmigo.

Pero no podemos pagar un vestido de novia, respondió Milagros. Sabía que su tradicional familia preguntaría por uno. Joe le prometió que lo tenía todo bajo control.

Luego, su prima le cosió un vestido con un paracaídas militar de seda blanca que Joe había traído del Pacífico, donde sirvió durante la Segunda Guerra Mundial.

Joe y Milagros Álvarez se casaron en Tampa, el 16 de enero de 1948.

Joe murió en 2014 a los 88 años, y Milagros murió este año en mayo a los 93.

En las últimas semanas, desde su casa en Tampa, su hija de 70 años, Frances Álvarez, ha estado revisando entre lo que dejaron atrás, en su mayoría fotos y documentos familiares.

Luego, de una caja, Frances sacó el vestido de novia de paracaídas.

“Este vestido es el recuerdo”, dijo. “Es un símbolo de quiénes eran. Sabían cómo hacer que las cosas funcionaran. No tenían mucho, pero tenían una vida maravillosa juntos debido a su amor”.

Una foto de la boda de los padres de Frances Alvarez cuelga en la pared de su casa. El padre de Frances , Joe, volvió a casa después de la Segunda Guerra Mundial para casarse con Milagros, una mujer que había conocido anteriormente en Cuba. La trajo a Tampa para su boda.
Una foto de la boda de los padres de Frances Alvarez cuelga en la pared de su casa. El padre de Frances , Joe, volvió a casa después de la Segunda Guerra Mundial para casarse con Milagros, una mujer que había conocido anteriormente en Cuba. La trajo a Tampa para su boda. [ DIRK SHADD | Times ]

Comienzos escasos

Joe era el menor de dos hijos de tabaqueros de Tampa y el primero de su familia cubana nacido en Estados Unidos. Tenía 3 años cuando su padre murió de tuberculosis.

“Cada vez que le preguntaba sobre la Depresión y cómo los afectó, se reía y decía: ‘¿Depresión? Vivimos la Depresión toda nuestra vida. No nos afectó en absoluto’”, dijo Frances.

Cuando estalló la guerra, Joe se unió a la Marina y, desde el USS Randolph, se desempeñó como artillero de aviación poniendo mechas en bombas.

Alrededor de un año después de que los japoneses se rindieran, visitó a su familia en La Habana, donde vivía Milagros.

Milagros nació en Cienfuegos y luego se mudó a La Habana, donde ella, sus padres y su hermano compartían una casa de una habitación que tenía cocina al aire libre y baño.

“Su madre estaba muy enferma y no podía trabajar”, dijo Frances. “Entonces, mi madre tuvo que ir a trabajar a los 12 años como empleada doméstica”.

El romance

El vestido confeccionado con la tela de un paracaidas se convirtió en el símbolo de amor de los Álvarez.
El vestido confeccionado con la tela de un paracaidas se convirtió en el símbolo de amor de los Álvarez. [ DIRK SHADD | Times ]
Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Joe y Milagros se conocieron por casualidad.

Mientras Joe estaba en La Habana, una amiga de la familia tenía una cita con un marino mercante estadounidense. Ninguno hablaba el idioma del otro, por lo que el amigo le pidió a Joe que sirviera como traductor. Ella traería a un amiga y lo convertirían en una cita doble.

“Ella trajo a mi madre”, dijo Frances.

Fueron a un cine donde el padre de Milagros era guardia de seguridad, se llevaron bien y pasaron las próximas semanas juntos.

Joe prometió escribir desde Tampa tan a menudo como pudiera. No podía hablar ni escribir inglés. Hablaba español con fluidez, pero le costaba escribirlo.

“Entonces, su madre lo ayudó a escribir cartas en español”, dijo Frances.

Se escribieron durante meses. Luego, la tía de Milagros se mudó a Nueva York por un período de prueba.

“Quería ver si le gustaba”, dijo Frances. “Y le pidió a mi madre que la acompañara”.

Tres meses después, la tía decidió regresar a Cuba, pero primero visitaría a su familia en Tampa.

En Tampa, Milagros se reconectó con Joe. Pasaron otras semanas juntos hasta que su tía estuvo lista para irse.

“Mi papá tenía otras ideas”, dijo Frances. “Mi mamá dijo que sí”.

No tiene claro por qué su padre tenía el paracaídas. ¿Se le proporcionó uno como artillero, se pregunta, o tal vez tomó uno del barco como recuerdo?

“Nunca pregunté”, dijo Frances. “Ojalá lo hubiera hecho.” Se casaron en el juzgado del condado de Hillsborough y unos meses después se mudaron a Miami con “30 dólares en el bolsillo”.

Joe trabajó como empleado de mantenimiento y mecánico de automóviles antes de que Eastern Airlines lo contratara para reparar equipos de apoyo en tierra. Milagros se quedó en casa para criar a sus cuatro hijos y luego trabajó en una fábrica de anteojos, una fábrica de almohadas y la cafetería de una escuela primaria.

Milagros Álvarez falleció en mayo de este año y su hija encontró el vestido de matrimonio de su madre mientras revisaba algunas de las cosas que dejó guardadas.
Milagros Álvarez falleció en mayo de este año y su hija encontró el vestido de matrimonio de su madre mientras revisaba algunas de las cosas que dejó guardadas. [ DIRK SHADD | Times ]

“Construyeron una gran vida para ellos y sus hijos”, dijo Frances. “No éramos ricos, pero teníamos todo lo que necesitábamos”.

Frances hubiera querido que sus padres guardaran las cartas que se escribieron mientras estaban separados por el Golfo de México, para poder saber cómo supieron que el matrimonio era lo justo después de pasar tan poco tiempo juntos.

“Bueno, tal vez pueda averiguar por qué mi papá quería casarse con ella”, se rió Frances. “Mi mamá era hermosa”.

La prima transformó el paracaídas en un vestido con aguja e hilo. La parte trasera se mantiene unida mediante broches.

“Al menos salvaron este vestido”, dijo. “Este vestido es su historia de amor”.

Advertisement

This site no longer supports your current browser. Please use a modern and up-to-date browser version for the best experience.

Chrome Firefox Safari Edge