Advertisement
  1. CENTRO

La temporada de ostiones llegó, así que nos sumergimos para cazarlos

La tradición de atrapar ostiones o vieras está en temporada. Aquí se explica cómo entrar en el agua y lograr la meta.
Las vieiras se recolectan en una bolsa de malla mientras están en el agua, en Crystal River.
Las vieiras se recolectan en una bolsa de malla mientras están en el agua, en Crystal River. [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]
Publicado Ago. 16

CENTRO Tampa

CRYSTAL RIVER — Atrapar ostiones o vieras (scalloping) es una de esas tradiciones que todos los floridanos deberían hacer al menos una vez en la vida. Pero después de pasar más de la mitad de mi vida en el Estado del Sol, nunca lo tuve de mi lista de deseos.

Este verano fue diferente. La fotógrafa Martha Asencio-Rhine y yo reservamos un recorrido por Crystal River, uno de los lugares más populares a lo largo de la costa del Golfo para atrapar vieras. Comenzamos en el hotel Plantation en Crystal River. Navegaríamos, chapotearíamos y, con suerte, encontraríamos suficientes vieiras para llenar nuestros platos.

Nos reunimos en el muelle a la 1 p.m. nos pusimos las aletas y firmamos una exención. Allí conocimos a la tripulación: los nadadores profesionales y los hermanos Rachel y Lucas Ebert, que han atrapado vieras desde que eran niños pequeños, y Paul Cross, un capitán con dos décadas de experiencia. Los tres crecieron en el área y conocen bien el Golfo de México.

“Digo que es como una búsqueda de huevos de Pascua para adultos”, dijo Cross, de 44 años. “A veces es como si la abuela los escondiera, a veces es como si papá los escondiera”.

El capitán, Paul Cross, de 44 años, dirige su bote de alquiler a lo largo del río, en su camino para llevar a un grupo a buscar vieiras en el golfo, el 8 de agosto de 2022 en Crystal River.
El capitán, Paul Cross, de 44 años, dirige su bote de alquiler a lo largo del río, en su camino para llevar a un grupo a buscar vieiras en el golfo, el 8 de agosto de 2022 en Crystal River. [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]

No sabía qué esperar cuando abordamos el bote del capitán Cross en Kings Bay y nos dirigimos hacia el oeste. Pasamos por franjas de bares, grupos de manglares e hileras de palmeras. Rachel Ebert, de 35 años, nos entregó tabletas de hidratación para triturar en nuestras botellas de agua; Lucas Ebert, de 28 años, señaló nidos de águilas pescadoras y aves de cuello largo que sobresalen del agua.

A medida que el agua del río Crystal se extendía frente a nosotros, un grupo de nubes deletreaba una advertencia. Rizos blancos como almohadas flotaban en el lado derecho del cielo, manchas grises llenaban el lado izquierdo, justo donde nos dirigíamos. Para llegar al Golfo y sus vieiras, tuvimos que atravesar la tormenta.

Cross la pasó. A las 2 p. m. Llegamos a una parte soleada del golfo, el agua clara tenía unos cuatro pies de profundidad. Algas marinas revoloteaban bajo la superficie.

“Bienvenidos al paraíso”, dijo Lucas Ebert.

Se zambulló desde la proa de nuestro bote para observar la situación de las vieiras que teníamos delante. Rachel Ebert repartió perlas de sabiduría: Las vieiras estarían anidadas en la hierba y la arena. Quieres mirar más allá de la hierba, dentro y a través de ella. Con cuidado de no levantar demasiado el fondo. Ah, y asegúrate de ponerte protector solar primero.

“Incluso si no encuentras una vieira, te encantará nadar y ser parte del mundo submarino”, dijo.

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options
La periodista Gabrielle Calise encuentra una vieira anidada en la arena fangosa, en Crystal River
La periodista Gabrielle Calise encuentra una vieira anidada en la arena fangosa, en Crystal River [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]

Lucas Ebert asomó la cabeza fuera del agua, sosteniendo una vieira sobre su cabeza, la primera de la tarde. Era nuestro turno.

Nos apretamos las aletas y Cross nos dio las gafas con los lentes recién rociados con una mezcla de agua y champú para bebés para evitar que se empañen.

Debajo del agua, relucientes peces plateados se lanzaban a través de los lechos de hierba. Practiqué aspirar aire a través del esnórquel y remar como un perrito hasta que me sentí lo suficientemente segura para cazar.

¿Dónde estaban todas las vieiras?

Según el capitán, habían cientos esparcidas por el fondo del Golfo.

Me alejé nadando del grupo. Después de unos minutos a solas, divisé una que se abría y cerraba con dificultad.

Había visto la forma de una vieira un millón de veces antes. Lo sabía por el frasco de conchas decorativas en el baño de mi madre, por los dibujos de páginas de libros para colorear que devoraba cuando era niña, por el estereotipo del sostén de sirena. Allí estaba, en su hábitat natural, una criatura viviente intercalada entre dos caparazones familiares. Parloteaba abierta como para decir hola. Tenía miedo de tocarla.

Saqué la cabeza del agua y le grité al capitán. ¿Se supone que debo agarrarla?

Sí, me aseguró. Pero la próxima vez, hazlo. En el segundo en que quitas los ojos, podría desaparecer.

Efectivamente, de vuelta bajo el agua la había perdido.

Escaneé hasta que encontré su boca abierta entre la hierba.

Me zambullí y la recogí por la bisagra trasera. Era más viscosa de lo que esperaba. Grité en mi snorkel y la dejé caer.

Ahora estaba decidida. No pasaría de nuevo. Después de inhalar una bocanada de aire fresco, cogí la vieira y pellizqué firmemente la concha sin dudarlo.

“¡Tengo una!”, grité al bote.

Troy Stafford, de 57 años, limpia una vieira con un cuchillo pequeño para quitar las tripas del bocado carnoso en el centro, en Crystal River.
Troy Stafford, de 57 años, limpia una vieira con un cuchillo pequeño para quitar las tripas del bocado carnoso en el centro, en Crystal River. [ MARTHA ASENCIO-RHINE | Times ]

Una vez que has atrapado una, el resto es más fácil. Sabes qué buscar y no estás tan asustado. Metí alrededor de una docena en la bolsa de malla que llevaba en la muñeca.

Esto continuó durante una hora y media. Luego las oscuras nubes de lluvia, entraron sigilosamente. Cross nos hizo señas de que volviéramos al barco. Saldríamos un poco temprano para esquivar la tormenta. Estaba bien. Entre Martha y yo teníamos casi veinte vieiras. Nada mal para las novatas.

Lucas y Rachel Ebert habían llenado cada uno una bolsa de malla (también habían estado cazando, en caso de que no hubiéramos logrado encontrar suficiente para una comida más tarde). Todo nuestro botín se metió en un balde con hielo.

Mientras nos dirigíamos de regreso al hotel, Lucas Ebert preparó un refrigerio para que probáramos. Gracias a su filtro que las mantiene libres de bacterias y arena, podrás disfrutar de las vieiras crudas. Limpió cada una sobre el borde del bote, dejando el músculo adherido al caparazón inferior. Echó un chorro de jugo de lima, luego roció una mezcla de especias con ajo y una hoja de cilantro (aquí no se agregó sal, las vieiras ya venían con suficiente). Sorbimos todo y masticamos, disfrutando el bocado.

De vuelta en tierra nos encontramos con Troy Stafford, un pastor de Homosassa que estaba reemplazando en el negocio de limpieza de vieiras a su hija. Se sentó debajo de una tienda de campaña sosteniendo una vieira en una mano enguantada. Con la otra mano trabajaba rápidamente con un cuchillo.

Tres cubos más pequeños descansaban a sus pies: uno para las conchas vacías. Uno para las agallas. Uno, lleno de agua helada, para el “bocado carnoso” del interior.

“Crecí en el agua y probablemente limpié millones de ellas”, dijo.

El negocio de su familia cobra $7 por trabajar con un balde de cinco galones. Dependiendo del tamaño de las vieiras, puede derribar un balde en 20 a 40 minutos.

Stafford comenzó con el lado oscuro de la concha hacia arriba. Deslizó su cuchillo entre los caparazones, raspando el músculo blanco del caparazón superior, que hizo estallar. Luego sacó las tripas negras y fibrosas y los ojos con un movimiento rápido de su muñeca. Una pepita brillante se aferraba a la capa inferior.

Estaríamos disfrutándolas en unas pocas horas en West 82° Bar and Grill, el restaurante dentro de Plantation at Crystal River. Por $ 16.95 por persona, puede comer vieiras preparadas de dos de tres maneras: limón beurre blanc, ennegrecido o crema de champiñones. Decidimos darnos un capricho y probarlos todos.

El chef ejecutivo Jason Perry nos dejó echar un vistazo dentro de la cocina para verlo trabajar, aunque nos advirtió que el proceso sería rápido. Las vieiras de la Bahía, como las que pescamos, son del tamaño de un mini malvavisco. Si las cocinas demasiado, se vuelven gomosas.

Calentó aceite y dividió las vieiras en tres sartenes de acero. Primero comenzó con su favorito, las vieiras ennegrecidas. Solo necesitaban una cucharada de su mezcla de especias de color óxido y tiempo para caramelizarse un poco. Mientras tanto, echó salsa beurre blanc de limón y crema de champiñones en las siguientes dos sartenes. Hubo una salpicadura de crema espesa, un chisporroteo y una burbuja a medida que las salsas se reducían, una columna de llamas. Dispuso las vieiras en tres filas junto a una cama de arroz y calabaza y calabacín. Se sirvió la cena.

Cada método sacó a relucir la dulzura tierna y mantecosa de nuestra captura. Las vieiras ennegrecidas estaban ahumadas y ligeramente picantes, el limón estaba fuerte. La crema de champiñones era rica y grasosa. Todo estuvo delicioso, especialmente porque trabajamos muy duro para cada bocado.

Salimos con la barriga llena, soñando ya con volver a salir a cazar.

Si vas a Crystal River

La temporada de vieiras comienza el 1 de julio y termina el 24 de septiembre en los condados de Levy, Citrus y Hernando. The Plantation en Crystal River ofrece recorridos festoneados a través de su Centro de aventuras. Los recorridos duran alrededor de 5 horas, dependiendo del clima, y salen a las 8 a. m. o 1 p. m. Los precios van desde $450 para hasta cuatro personas y suben hasta $600 para seis personas. 9301 West Fort Island Trail, Crystal River, 34429 plantationadventurecenter.com.

Advertisement

This site no longer supports your current browser. Please use a modern and up-to-date browser version for the best experience.

Chrome Firefox Safari Edge