Advertisement

Núñez enfrenta críticas por comentarios sobre inmigrantes cubanos

La vicegobernadora republicano cubano-estadounidense pareció sugerir en un programa de radio conservador que los cubanos que estaban en Florida “ilegalmente” serían transportados en autobús a Delaware.
 
La vicegobernadora Jeanette Nuñez.  y el Gobernador Ron DeSantis.  [Wilfredo Lee | Associated Press]
La vicegobernadora Jeanette Nuñez. y el Gobernador Ron DeSantis. [Wilfredo Lee | Associated Press] [ ASSOCIATED PRESS ]
Publicado Ago. 23, 2022

MIAMI — El lunes, los demócratas del sur de Florida criticaron a la vicegobernadora Jeanette Núñez, quien durante el fin de semana enfrentó una reacción violenta por parecer sugerir en un programa de radio que los cubanos que estaban en Florida “ilegalmente” deberían ser sacados del estado en autobús.

Durante una conferencia de prensa, los demócratas latinos de Miami criticaron a Núñez y a la administración del gobernador Ron DeSantis por promover políticas de inmigración que, según dijeron, afectan a los cubanos que huyen de un régimen comunista.

La crítica a Núñez, una cubanoamericana criada en Miami, fue personal: el exalcalde de Miami Manny Díaz, quien también es cubanoamericano y preside el Partido Demócrata de Florida, pidió a Núñez que se distancie de la retórica de DeSantis sobre los inmigrantes.

“Conozco a Núñez desde hace décadas. Esta no es la Jeanette Nuñez que solía conocer”, dijo Díaz, quien dijo que Nuñez se había convertido en un “instrumento” de la campaña de reelección de DeSantis. “Está claro que no se preocupa por nadie más que por sí mismo y sus aspiraciones políticas y su agenda. Pero ella debería saberlo mejor. ¿O te has vuelto tan impulsada por el poder ahora que has dejado tu corazón, tu compasión y tus principios en la puerta?

La rueda de prensa en la Torre de la Libertad en el centro de Miami, justo un día antes de las elecciones primarias de Florida, prolongó la vida de una polémica desatada por las declaraciones de Núñez durante una entrevista radial la semana pasada. La respuesta de Núñez a una pregunta sobre los inmigrantes cubanos, en la que explicó la propuesta oficial de DeSantis de sacar en autobús a los inmigrantes indocumentados de Florida, ha generado críticas de los demócratas, los defensores de la inmigración y algunos cubanoamericanos de todo el espectro político.

La reacción hizo que Núñez respondiera personalmente a la controversia en una aparición el lunes por la mañana temprano en Americano Media, un nuevo medio de radio nacional dirigido a los hispanos conservadores, y dijo que los demócratas habían tergiversado intencionalmente sus comentarios iniciales. Más tarde publicó una declaración en Twitter con aproximadamente la misma respuesta.

“Sabemos que hay un proceso para pedir asilo a las personas, incluidos los cubanos, que vienen aquí por razones políticas, no económicas”, dijo Núñez en el programa de radio en español. “Creo que están tratando de usarlo… para darle un poco de entusiasmo al Partido Demócrata, que no existe en la comunidad hispana”.

¿Retórica o ley de inmigración?

Al aclarar sus controvertidos comentarios el lunes, Núñez hizo una distinción entre ser un refugiado “político” y los inmigrantes que ingresan al país por razones “económicas”.

Durante décadas, los cubanos recibieron un trato migratorio especial en Estados Unidos a través de la llamada política de “pies secos, pies mojados”. Pero ahora, los cubanos son procesados una vez que ingresan al país a través de un puerto de entrada, al igual que otros migrantes, según la abogada de inmigración de Miami Maureen Porras.

La principal diferencia ahora es que los cubanos son elegibles para formas adicionales de alivio de deportación gracias a la Ley de Ajuste Cubano de 1966, una ley que permitió que algunos cubanos elegibles, particularmente aquellos en libertad condicional de inmigración, solicitaran la residencia permanente legal, dijo Porras. Pero incluso entonces, Porras dijo que el proceso a través del cual los cubanos reciben el estatus de libertad condicional está siendo litigado.

Esa dinámica quedó a la vista el verano pasado cuando DeSantis realizó una conferencia de prensa en la ciudad fronteriza de Del Rio, Texas, para promocionar que Florida había enviado 50 agentes del orden público para ayudar a asegurar la frontera entre Estados Unidos y México. Ese mismo día, unas dos horas después de la conferencia de prensa del gobernador, tres cubanos fueron detenidos por un grupo de agentes de la ley de Texas después de cruzar ilegalmente el Río Bravo hacia EEUU.

Después de que fueron detenidos, los agentes del orden público estatales comenzaron el proceso de entregarlos a la Patrulla Fronteriza y de Aduanas de EEUU. No está claro si fueron deportados o se les concedió asilo o estatus de refugiado.

La administración DeSantis se ha visto obligada previamente a lidiar con las divisiones ideológicas que existen dentro de la comunidad cubana políticamente poderosa del sur de la Florida, así como el trato histórico de los cubanos en comparación con otros grupos de inmigrantes. En febrero, el gobernador fue criticado por una política que ordenaba al estado dejar de otorgar licencias a los refugios de Florida que atienden a menores migrantes no acompañados bajo custodia federal.

Entre ellos se encuentra la Aldea Infantil Mons. Bryan Walsh en Miami. El albergue atendió a menores cubanos no acompañados que llegaron a Miami a principios de la década de 1960 a través de la Operación Pedro Pan. Si bien algunos ex niños de Pedro Pan salieron en defensa de DeSantis en una mesa redonda pública en Miami, otros expresaron su oposición, escribieron una carta y realizaron conferencias de prensa para pedirle a DeSantis que revierta la política.

Núñez desestimó las críticas a los comentarios del viernes en su Twitter con la declaración: “Entrar ilegalmente al país y huir de una dictadura para buscar asilo son dos cosas diferentes, y tergiversar eso es ofensivo”.

Florida tarda en implementar programa de transporte

Los comentarios de Núñez han renovado la atención sobre un controvertido programa de inmigración que DeSantis prometió implementar pero que aún no se ha implementado.

A pedido del gobernador, el Departamento de Transporte de Florida tiene acceso a $12 millones para contratar a empresas privadas de transporte para transportar a inmigrantes indocumentados fuera del estado. Pero el programa aún no se ha lanzado.

Texas ha estado ejecutando un programa similar desde abril. Durante meses, el estado ha estado ofreciendo viajes gratis a los inmigrantes a Washington, D.C. y la ciudad de Nueva York, ya que el gobernador Greg Abott, quien también se postula para la reelección, critica las políticas de inmigración de los demócratas.

El programa de transporte en autobús de Texas es voluntario para los inmigrantes que pueden mostrar documentación de que han sido procesados y liberados por el Departamento de Seguridad Nacional, y el estado paga los gastos de viaje, según el Texas Tribune.

No está claro si el programa de Florida funcionaría de la misma manera. DeSantis ha guardado silencio sobre los detalles, aunque repetidamente se jacta de sus planes en conferencias de prensa, entrevistas nocturnas de Fox News y eventos políticos conservadores.

\Si los enviaste a Delaware o Martha’s Vineyard o algunos de estos lugares, esa frontera estaría segura al día siguiente”, dijo DeSantis en diciembre. Delaware es el estado natal del presidente Joe Biden, mientras que Martha’s Vineyard es una isla al sur de Cape Cod, Massachusetts, popular para las vacaciones de verano y accesible solo por avión o ferry.

Por ahora, el departamento de transporte del estado solo dice que “todos los aspectos del programa serán consistentes con la ley federal”.

La agencia estatal no ha aclarado si el programa será voluntario para los migrantes, como lo es en Texas. Tampoco queda claro si el estado está en contacto con alguna empresa privada que pueda estar interesada en contratar con el estado para reubicar a los migrantes en otras partes del país.

La senadora de Florida Annette Taddeo, quien se postula para el Congreso y está en la boleta electoral en las primarias demócratas del martes, dijo el lunes que cuando se presentó el programa por primera vez, no quedó claro a dónde se llevaría a los migrantes y cómo evitarían interferir con funcionarios federales encargados de hacer cumplir la ley de inmigración.

“DeSantis y el Partido Republicano profesan apoyar a quienes huyen del comunismo y el socialismo. Sin embargo, continuamente dan la espalda a quienes huyen de la represión total en Cuba, Venezuela y Nicaragua”, dijo Taddeo.

MORE FOR YOU

  • Advertisement
Advertisement
Advertisement