Advertisement

‘Nunca vi al caimán’. Cómo un hombre del área de la Bahía de Tampa sobrevivió a un feroz ataque

El encuentro en el lago Thonotosassa fue captado por un dron mientras el colombiano Juan Carlos La Verde, de 34 años, nadaba a principios de agosto.
Juan Carlos La Verde, bombero y paramédico, posa para un retrato el jueves 25 de agosto de 2022 en Brandon. Un caimán lo atacó el 3 de agosto de 2022 en el lago Thonotosassa en Florida.
Juan Carlos La Verde, bombero y paramédico, posa para un retrato el jueves 25 de agosto de 2022 en Brandon. Un caimán lo atacó el 3 de agosto de 2022 en el lago Thonotosassa en Florida. [ JEFFEREE WOO | Times ]
Publicado Ago. 26, 2022|Actualizado Ago. 26, 2022

CENTRO Tampa

BRANDON — Juan Carlos La Verde estaba nadando en el lago Thonotosassa cuando chocó contra algo duro.

“Todo sucedió muy rápido, pero recuerdo sentir las escamas, la lengua y los dientes de este enorme animal que parecía una bestia jurásica”, dijo La Verde, de 34 años.

La Verde, bombero de Oldsmar, estaba entrenando para un evento deportivo. El triatleta nacido en Colombia es propietario de Defeat-X, una empresa de motivación y aventuras al aire libre y estaba planeando participar en una competencia en noviembre.

Un asistente volaba un dron y filmaba su entrenamiento como parte de un video promocional en el lago natural a unas 20 millas del downtown de Tampa.

La Verde, un ex paracaidista de rescate de la Fuerza Aérea estadounidense, dijo que sintió dientes perforar su cráneo, la parte superior del cuerpo y la cara. Escuchó un estallido: su mandíbula se partió.

“Nunca vi al caimán venir hacia mí”, dijo La Verde, quien solía llevar el pelo largo y nadaba sin gafas protectoras. En una entrevista reciente con el Tampa Bay Times, La Verde dijo que el ataque del 3 de agosto duró apenas unos segundos. El caimán medía unos 12 pies de largo.

“Pude abrir su boca y alejarme nadando”, dijo. “Dios me dio la habilidad”.

Juan Carlos La Verde, fotografiado aquí el lunes 22 de agosto de 2022, fue atacado por un caimán de unos 12 pies de largo cuando nadaba en el lago Thonotosassa el 3 de agosto de 2022.
Juan Carlos La Verde, fotografiado aquí el lunes 22 de agosto de 2022, fue atacado por un caimán de unos 12 pies de largo cuando nadaba en el lago Thonotosassa el 3 de agosto de 2022. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

Las imágenes del dron muestran a La Verde nadando mientras un gran caimán atraviesa el agua desde la dirección opuesta y choca contra él de frente. La Verde no sabe por qué el animal lo dejó ir. Pero sabía que tenía que nadar rápido. Corrió a un muelle cercano. Su vida aún corría peligro.

“Nadé y no me detuve hasta que llegué al muelle de una casa que estaba frente a donde ocurrió el ataque”, dijo.

La Verde salió del lago. Vio a dos niños en un patio trasero y pidió ayuda. Los niños llamaron a su madre, quien marcó el 911. Aunque estaba perdiendo sangre rápidamente, La Verde le pidió a la familia que lo llevara a la entrada del lago para contarle al piloto del dron lo que había sucedido. Poco después, La Verde también llamó al 911 para brindar más detalles.

La Verde fue transportado en ambulancia al Hospital General de Tampa. En la sala de emergencias, los médicos realizaron una craneotomía de seis horas para extirpar parte de su lóbulo temporal y una cirugía de mandíbula para mantenerla cerrada.

La Verde, cuya cabellera ahora está afeitada, también terminó con daño severo en el nervio facial en el lado derecho y múltiples lesiones en la espalda y los hombros. Estuvo en el hospital durante 10 días.

“A veces no entendemos por qué suceden las cosas”, dijo La Verde. “Pero sé que hay una explicación”.

Acompañado en su casa por su esposa Christine, enfermera de Moffit Cancer Center, Juan Carlos La Verde sabe que hay un largo camino por recorrer. Necesitará al menos una cirugía reconstructiva para colocar una placa sobre su cerebro.
Acompañado en su casa por su esposa Christine, enfermera de Moffit Cancer Center, Juan Carlos La Verde sabe que hay un largo camino por recorrer. Necesitará al menos una cirugía reconstructiva para colocar una placa sobre su cerebro. [ JUAN CARLOS CHAVEZ | Times ]

La Verde sabe que enfrenta una larga recuperación. Necesitará al menos una cirugía reconstructiva para colocar una placa sobre su cerebro. Una página de GoFundMe que se inició para ayudar a la familia con los gastos había alcanzado más de $62,600 el jueves.

Los esfuerzos de captura del animal están en curso en el lago Thonotosassa. Un cazador de caimanes contratado continúa monitoreando el área, dijo el oficial Forest Rothchild, portavoz de la Región Suroeste de la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida.

Incluso en Florida, los ataques de caimanes son raros. La posibilidad de sufrir lesiones graves durante un incidente no provocado con un caimán es de aproximadamente una en 3,1 millones. Al menos cuatro personas han muerto en el estado por ataques de caimanes en la última década, según la comisión.

Este año se han reportado al menos 20 incidentes de mordeduras de caimanes en el estado de Florida. Se están realizando esfuerzos para analizar a fondo cada incidente para determinar si un caimán estuvo involucrado y si fue provocado o no, dijo Rothchild.

El año pasado, se informaron 21 incidentes de mordeduras, pero solo nueve involucraron caimanes y no fueron provocados, según la comisión.

Juan Carlos La Verde, un bombero y paramédico posa para un retrato el jueves 25 de agosto de 2022 en Brandon..
Juan Carlos La Verde, un bombero y paramédico posa para un retrato el jueves 25 de agosto de 2022 en Brandon.. [ JEFFEREE WOO | Times ]

Brandon Fisher, un experto en caimanes y director de relaciones con los medios en Gatorland, un parque temático y reserva de vida silvestre de Orlando desde 1949, dijo que es importante ser cauteloso en este estado donde la población de caimanes es de alrededor de 1,3 millones.

“Los caimanes pueden ser peligrosos, especialmente en ciertas épocas del año, como la temporada de anidación o eclosión. (cuando salen del cascarón) y es cuando las caimanes hembras pueden ser muy protectoras”, dijo Fisher.

La Verde dijo que debió haber sido más cuidadoso ese día y haber inspeccionado el lago y sus alrededores. También debería haber estado usando gafas y un gorro de baño para cubrir su largo cabello, pero olvidó llevarlos.

“Cada vez que no disminuye los riesgos, sufre las consecuencias”, dijo La Verde. “Dejé las cosas al azar y fue serio para mí. Tengo que aprender esa lección”.

Como hombre de fe, La Verde dijo que nunca perdió la esperanza de sobrevivir al ataque.

“Perseverancia y alegría. Con ese don espiritual, pude sobrevivir”.

MORE FOR YOU

  • Advertisement
Advertisement
Advertisement