Advertisement
  1. CENTRO

Cigarros Cuesta-Rey que se elaboraron hace 116 años en Tampa todavía son ‘fumables’

La caja de 100 cigarros torcidos a mano con tabaco cubano de 1906 se exhibe en la fábrica de cigarros J.C. Newman.
Estos cigarros  de edición limitada Ponce De Leon fueron enrollados por Cuesta-Rey Cigar Company en 1906. Se mantienen en perfectas condiciones y ahora se exhiben dentro del museo de cigarros en  la fabrica de cigarros J.C. Newman Cigar en Tampa.
Estos cigarros de edición limitada Ponce De Leon fueron enrollados por Cuesta-Rey Cigar Company en 1906. Se mantienen en perfectas condiciones y ahora se exhiben dentro del museo de cigarros en la fabrica de cigarros J.C. Newman Cigar en Tampa. [ Courtesy of the J.C. Newman Cigar Company ]
Publicado Sep. 11

CENTRO Tampa

TAMPA — Hace más de un siglo, se le encargó a un puñado de vendedores presentar a la nación el Ponce De Leon Cigar, elaborado por Cuesta-Rey Cigar Co. de Tampa en honor al explorador español que desembarcó en Florida en 1513.

Cada muestra estaba compuesta con una vitrina de madera de cinco bandejas que era del tamaño de una caja de pan y llevaba 100 cigarros en 20 formas y tamaños, todos hechos a mano con tabaco cubano.

“Esas cajas son parte de la historia de Tampa como Cigar City”, dijo Drew Newman, asesor general de J.C. Newman Cigar Co., compañía que hoy produce Cuesta-Rey Cigars. “Las cajas son especiales”.

Newman adquirió recientemente una de las cajas.

Data de 1906 y todavía contiene los 100 Ponce De Leon Cigars. Newman dijo que están en tan “perfectas condiciones” que podrían fumarse.

Sin embargo, ese no es el plan.

En cambio, la caja y su contenido se exhiben en el museo Newman dedicado a la historia de los cigarros de Tampa.

El museo ya contaba con una vitrina de vendedor, pero no tenía ninguno de los puros originales.

El museo también tiene en exhibición la caja más antigua de Cigarros Cuesta-Rey. Esos datan de 1901 pero se dañaron cuando se los donaron.

Drew Newman, consejero general de J.C. Newman Cigar Company, propiedad de una familia multigeneracional, muestra la caja de un  vendedor de cigarros que contiene 100 cigarros elaborados hace 116 años y que aún se encuentran en perfectas condiciones.
Drew Newman, consejero general de J.C. Newman Cigar Company, propiedad de una familia multigeneracional, muestra la caja de un vendedor de cigarros que contiene 100 cigarros elaborados hace 116 años y que aún se encuentran en perfectas condiciones. [ Courtesy of J.C. Newman Cigar Company ]

“Estos cigarros son una lección de historia”, dijo Holden Rasmussen, historiador de J.C. Newman. “Los cigarros enrollados con moldes se convirtieron en algo común en las décadas de 1920 y 1930. Estos se hicieron antes de eso, cuando usaban bloques rodantes, piedras rectangulares planas que hacían rodar hacia adelante y hacia atrás sobre el cigarro para hacerlos más gruesos o más delgados. Luego los prensarían en caja para darles un cuerpo cuadrado uniforme”.

La condición perfecta de los cigarros probablemente se deba a cómo fueron almacenados, dijo Rasmussen.

Los humidores mantienen los cigarros húmedos para condiciones óptimas de fumar pero, con el tiempo, pueden hacer que la forma se hinche o se encoja.

“Estos probablemente se mantuvieron en una casa seca de alguien durante mucho tiempo”, dijo Rasmussen. “Si mantienes el tabaco seco, el tabaco puede permanecer intacto para siempre”.

La caja del vendedor había estado en una casa de Dallas, aunque no está claro cómo la adquirió el propietario.

El propietario no identificado donó la caja a su amigo Ralph Stow para que fuera parte de una subasta anual en apoyo de Folds of Honor, una organización sin fines de lucro que ayuda a brindar becas educativas a las familias de los miembros del servicio caídos y discapacitados. Stow tuvo otra idea para la caja de cigarros.

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Keep up with Tampa Bay’s top headlines

Subscribe to our free DayStarter newsletter

We’ll deliver the latest news and information you need to know every weekday morning.

You’re all signed up!

Want more of our free, weekly newsletters in your inbox? Let’s get started.

Explore all your options

Stow investigó la historia de Cuesta-Rey. Eso lo llevó al sitio web de J.C. Newman, que promociona su museo.

Luego le hizo una oferta a Newman. Él donaría la caja a su museo a cambio de artículos promocionales para ser subastados. Newman intercambió dos esculturas de cigarros pintadas a mano de 4 pies de altura.

“Fue un trato justo”, dijo Stow. “Recaudamos el dinero, y el museo obtiene su historia”.

Angel Cuesta instaló una pequeña fábrica en West Tampa en 1884. Dos años más tarde, se asoció con Peregrino Rey para formar Cuesta-Rey. Más tarde abrieron dos fábricas más, una en Jacksonville y otra en La Habana.

“Hace un siglo, Cuesta-Rey era una de las marcas de cigarros más famosas del mundo”, dijo Newman. “Fue el cigarro oficial del rey Alfonso XIII de España” a partir de 1915.

Hay diferentes historias sobre cómo llegó a ser eso.

Una dice que fue para honrar el trabajo caritativo de Cuesta en su natal Asturias, España, donde construyó escuelas y pozos.

Otra historia dice que fue porque Cuesta envió cigarros al rey y cigarrillos a las tropas españolas durante una guerra.

Cuesta ciertamente tenía una “fuerte lealtad a España”, dijo Newman, como lo demuestra el Ponce De Leon Cigar.

J.C. Newman se estableció en Cleveland en 1895 y se mudó a Tampa en 1954.

Compraron Cuesta-Rey dos años después.

Hoy, J.C. Newman es la última fábrica de puros de Tampa, razón por la cual Newman dijo que están obligados a administrar el museo.

Los artefactos que se exhiben en el museo de 1,750 pies cuadrados distribuidos en tres pisos incluyen un humidor viejo, etiquetas de cigarros y un estado financiero de J.C. Newman de 1912.

“De vez en cuando, nos encontramos con una vieja caja de cigarros que el abuelo de alguien guardó”, dijo Newman. “Sin embargo, casi siempre esos cigarros están rotos, tienen agujeros por los escarabajos del tabaco o (están) solo parcialmente llenos. Lo que hace que esta caja sea única es que los 100 cigarros están en perfectas condiciones. Absolutamente podrían fumarse”.

¿Cómo sabrían?

“Después de unos 10 años, los cigarros pierden mucho de su sabor”, se rió Newman. “Entonces, después de 100 años, no deben estar muy bien”.

Si vas al museo

Ubicado en la fábrica J.C. Newman en 2701 N. 16th St. en Tampa, el museo está abierto al público de lunes a viernes de 9 a. m. a 5:30 p. m. También ofrecen una visita guiada a la fábrica de 75 minutos. Esos se pueden reservar en línea en jcnewman.com.

Advertisement

This site no longer supports your current browser. Please use a modern and up-to-date browser version for the best experience.

Chrome Firefox Safari Edge