Advertisement

El pago del Seguro Social está subiendo. Los adultos mayores del área de la Bahía son escépticos.

Los beneficiarios del Seguro Social están recibiendo el aumento de costo de vida más alto en más de 40 años.
Leni Daniels, de 72 años, y Nancy Francis, de 79, se sientan con sus perros, Luna y Lucille Madonna, afuera de Peterborough Apartments, un complejo para personas mayores de bajos ingresos en St. Petersburg el jueves.
Leni Daniels, de 72 años, y Nancy Francis, de 79, se sientan con sus perros, Luna y Lucille Madonna, afuera de Peterborough Apartments, un complejo para personas mayores de bajos ingresos en St. Petersburg el jueves. [ Hannah Critchfield ]
Publicado Oct. 14, 2022

CENTRO Tampa

Cuando Nancy Francis piensa en loq ue significa vivir en el área de la Bahía de Tampa, se imagina las sonrisas de sus vecinos.

Pasan y sonrien con la boca cerrada por los pasillos de Peterborough Apartments, un complejo de viviendas para personas de la tercera edad de bajos ingresos en el centro de St. Petersburg.

Pero cuando hablan, ella ve piezas dentales que faltan en sus encías, los caninos perdidos porque no pudieron pagar la atención dental.

“No es bueno para las personas mayores, especialmente en nuestro grupo de ingresos”, dijo Francis, de 79 años, mientras ella y su amiga, Leni Daniels, se sentaban en el parque para perros del apartamento. “Este apartamento es el final del camino para nosotros. Los costos han empeorado cada año”.

Los beneficiarios del Seguro Social obtendrán un gran aumento en sus beneficios el próximo año, el aumento más alto en el costo de vida en más de 40 años.

Pero Francis se preguntó: ¿Hará mella en los costos médicos de su vecino o en la deuda de la tarjeta de crédito que acumuló para pagar los comestibles?

El gobierno federal anunció el jueves que los beneficiarios del Seguro Social recibirán un aumento del 8,7 % en sus beneficios en 2023. El ajuste por costo de vida, que se calcula cada año para tener en cuenta el aumento de la inflación, significa que los beneficiarios recibirán un promedio de $140 más mensuales a partir de enero.

Pero los jubilados se muestran escépticos sobre si eso es suficiente para compensar los crecientes costos en Tampa Bay.

“No es realmente un aumento”, dijo Daniels, de 72 años. “Todo lo demás ha subido, por lo que es comparable, en todo caso”.

Los costos están aumentando en todas partes de Estados Unidos. Pero los precios de Tampa Bay han superado el promedio nacional. Los precios por área aumentaron aproximadamente un 11 % el año pasado, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU., en comparación con el 9 % a nivel nacional.

En el Sunshine Center, un centro para personas mayores en St. Petersburg, Thelma Houston, de 98 años, dijo que no está segura de si el aumento será suficiente para complementar sus medicamentos cada vez más caros.

Ross Tarr, de 81 años, residente de Lutheran Apartments, otro edificio para personas de la tercera edad de bajos ingresos en el centro, tiene seguro de que el ajuste no cubrirá los costos de su vivienda.

“Siempre va detrás. Una cantidad más precisa habría sido alrededor del 9,5%”, dijo. “Mi alquiler ha subido un 25 % en dos años”.

El ajuste del costo de vida del Seguro Social, conocido como COLA, se basa en una fórmula basada en el Índice de Precios al Consumidor para Asalariados Urbanos y Trabajadores Oficinistas del Departamento de Trabajo, que analiza los costos crecientes para los trabajadores, no para los jubilados.

Los adultos mayores pueden experimentar la inflación de manera diferente, ya que tienden a gastar más dinero en vivienda y atención médica y menos en transporte.

“El estándar es algo irrelevante para las personas en el Seguro Social”, dijo Tarr. “Lo que es relevante para nosotros es médico, comestibles y alquiler. Y todo eso es mucho más alto que los costos industriales”.

Luego se excusó para correr al trabajo.

Dennis Robinson observa cómo Mordecai Walker, de 98 años, y su cuidador esperan su almuerzo en el Sunshine Center, un centro para personas mayores en St. Petersburg.
Dennis Robinson observa cómo Mordecai Walker, de 98 años, y su cuidador esperan su almuerzo en el Sunshine Center, un centro para personas mayores en St. Petersburg. [ Hannah Critchfield ]

Dennis Robinson tuvo que retirarse a los 49 años, el año de su primer infarto.

Ahora que tiene 66 años, le preocupa que el aumento del Seguro Social perjudique su capacidad para obtener otros tipos de beneficios de los que depende para sobrevivir.

“Muchas personas no recibirán sus cupones de alimentos porque dirán: ‘Estás recibiendo demasiados ingresos’”, dijo Robinson, mientras estaba de pie con su andador en el Sunshine Center. “Dame ese extra, pero deja el resto en paz”.

Como alguien que ha luchado durante mucho tiempo para sobrevivir con el apoyo del gobierno, Robinson cree que los pagos del Seguro Social deben ser mucho más altos.

Aún así, Mordecai Walker dice que conoce el impacto que puede tener el Seguro Social.

A los 98 años, recuerda cuando el presidente Franklin D. Roosevelt firmó por primera vez el programa en 1935.

“Eso es lo mejor que me ha pasado”, dijo Walker mientras comía un sándwich de huevo en el Sunshine Center. “Después de eso, mi madre comenzó a recibir $90 al mes. Eso era mucho dinero en ese momento”.

Hoy, cerca de 4 millones de niños reciben beneficios del programa porque son cuidados por beneficiarios del Seguro Social, ya sea un padr econ una discapacidad o un abuelo jubilado.

El aumento del próximo año estará acompañado por una caída del 3% en las primas de la Parte B de Medicare, lo que significa que los beneficiarios obtendrán el impacto total del aumento del Seguro Social.

“Tenemos que contar nuestras bendiciones a medida que se presentan”, dijo Houston. “El ocho por ciento sigue siendo mucho”.

MORE FOR YOU

  • Advertisement
Advertisement
Advertisement